135 Comentario

Cosas que no deberían de hacer en la cama

La cama es uno de los lugares en los que pasamos más tiempo. Un descanso adecuado es fundamental para tener una vida plena, con un rendimiento óptimo. Los expertos recomiendan un sueño de unas 7 a 9 horas para las personas adultas. En este mundo moderno en el que vivimos tan ajetreados dormir es una de las asignaturas pendientes para muchos. Pero no sólo la cantidad de tiempo es imprescindible, también se necesita evitar hábitos realmente dañinos…

Por la noche, nuestro cuerpo debe reposar y desconectar de la dura rutina a la que le sometemos (incluído el cerebro), es por esto que si pernoctamos de manera insatisfactoria podemos contraer varios males. Tales pueden ser el aumento de peso, los cambios de humor e incluso trastornos graves como el insomnio, que puede hacernos más propensos a contraer diversas afecciones. En el artículo de hoy te mostraremos 7 hábitos que tendrías que eliminar o reducir cuando vayas a tu lecho. Sigue leyendo para conocerlos todos.

1. El primero de todos es el que más personas practican, sin saber que puede ser muy perjudicial para su salud. Se trata de dormir con nuestros dispositivos tecnológicos, como el celular o las tabletas electrónicas cerca de nosotros. Estos aparatos nos hacen estar siempre al tanto de si nos requieren por redes sociales o si nos han mandado un mensaje. Incluso puede hacer que te desveles de madrugada con dicha preocupación. De la misma manera, artefactos como los móviles contienen radiaciones muy peligrosas que no deberían ser tomadas a la ligera.

2. Este punto es un clásico. Se trata de otro aparato visual, los televisores. Observar la “caja tonta” antes de entrar en el sueño es maligno en muchos casos y por muchas razones. Primeramente esta costumbre hace que nuestro cerebro siga atendiendo y se vea afectado por lo visto o oído, y no pueda relajarse plenamente. Hay un gran número de personas que no pueden adormecerse sin tener una tv de fondo. No obstante, lo mejor sería apagarla al menos una hora antes de ir al camastro. Seguro que muchos de ellos los haces muy a menudo, incluso más de lo que quisieras.

malos hábitos en la cama

3. En tercer lugar hablamos sobre algo que suele pasar desapercibido, pero que influye de igual manera en nuestra psicología y de igual modo en nuestra fase de ensoñación. Se trata de algo que puede pasar cuando compartimos nuestra cama con alguien, normalmente nuestra pareja. Discutir es una costumbre que puede acarrearnos problemas de salud si la cosa no mejora. El lecho de un lazo debería ser un lugar “sagrado”, que sólo se utilizara para el amor.

malos hábitos en la cama

4. De nuevo volvemos a los ya casi imprescindibles teléfonos. ¿Cuántos de nosotros revisamos el celular antes de “desconectar” del mundo? De igual manera que la televisión, el brillo de estos aparatos puede afectar a tus horas de letargo, con lo que lo ideal sería utilizarlos con moderación. Si sueles navegar por la red, has de saber que internet está plagado de entretenimientos que pueden hacernos pasar las horas sin que nos demos cuenta. Así que ten en cuenta la hora a la que quieres irte a dormir, y respétala. Quien esté libre de pecado que se eche una buena siesta.

5. El sueño no debería estar asociado nunca con el trabajo. Según un reciente estudio realizado en la Universidad de Harvard, son más de dos tercios de la población joven los que llegan a realizar actividades laborales en el camastro. Esto es bastante funesto, ya que nuestro cerebro asume que nuestro lugar de letargo es además un sitio donde podemos trabajar, y sendas actividades se cruzan y se confunden.

malos hábitos en la cama

6. El penúltimo punto de nuestra lista se refiere a la acción de comer en la cama. Esto hará que experimentes pesadez en tus últimas horas del día, y que entres en la fase de sueño de la peor de las maneras. Dependiendo de qué sea lo que ingieras y en qué cantidad puedes llegar a tener hasta pesadillas. Cada acción necesaria para nuestra vida es mejor aislarla para atenderla, disfrutarla y realizarla a la perfección. El mejor lo hemos reservado para el final.

7. Las mascotas en la cama son también algo a debate. Los usuales pequeños mamíferos con los que solemos compartir nuestros lechos pueden llegar a convertirse en uno de los factores por los que nuestro adormecimiento sea precario. Muchas veces generan sonidos molestos, algo así como los ronquidos de los humanos. Por mucho que los queramos, sería mejor proporcionarles un propio catre donde puedan o podamos estar más cómodos.

malos hábitos en la cama

Así llegamos al final de la lista de las peores acciones que tendríamos que evitar para dormir apropiadamente. ¿Cuántos de los hábitos de los que hemos hablados realizas a menudo? ¿Tienes problemas a la hora de pernoctar? Si estás leyendo esto en la cama, te recomendamos que apagues el celular… lo mejor es que trates estas costumbres, y si tu condición perdura acudas a un experto médico. Esperamos que te haya servido al menos de información. Si te gustó el artículo dale like y comparte con tus allegados.
Pixabay/Giphy

94
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Termina con el insomnio en 1 minuto con un simple ejercicio
Síguenos