Increíble!Salud y Belleza

Publicado 2017-01-23
6 Comentario

10 síntomas del cáncer de huesos a los que deberías prestarle mucha atención…

Aproximadamente 3.010 adultos serán diagnosticados con cáncer de huesos este año. Más de 1.400 morirán de la enfermedad. Hay varios tipos de cáncer de hueso: el primario, que se produce cuando un tumor crece dentro de un hueso; y el secundario, que se produce cuando las células cancerosas se extienden de otra parte del cuerpo a los huesos adyacentes. Los cánceres de hueso secundarios son los más frecuentes, y lo malo es que los pacientes no se dan cuenta de que te lo tienen hasta que es demasiado tarde. ¡No se convierta en una estadística! No ignore estos síntomas del cáncer de huesos…

1. Dolor en los huesos

1. Dolor en los huesos

El dolor crónico es común en las personas con cáncer de huesos. El dolor continuo puede resultar en un tumor propio del cáncer, ya sea emanando desde el interior del mismo o en la articulación afectada, o que el tumor se encuentre presionando sobre un órgano o nervio cercano. Asimismo, un dolor punzante en los huesos también es propio en el tratamiento de la enfermedad (radiación o quimioterapia). ¡No se pierda el resto de síntomas!
Haga click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

2. Inflamación

El cáncer de huesos primario se produce cuando un tumor (tejido anormal) se enraiza dentro de un hueso. El tumor en crecimiento tiene severos efectos inflamatorios, a menudo causando una gran hinchazón y sensibilidad en y cerca de la zona afectada, donde el cáncer está presente. Si nota algunas partes cercanas a las articulaciones están inflamadas, y no parecen disminuir, no dude en consultar a su médico.

3. Fracturas de huesos

Los huesos en los que un tumor cancerígeno ha echado raíces a menudo se debilitan a medida que este crece. Este deterioro óseo puede causar una fractura con muy poco trauma o presión. Por ejemplo, simplemente estando de pie o presionando un hueso afectado puede hacer que se rompa. Debido a que los tumores pueden propagarse muy rápidamente, los huesos cercanos también pueden volverse débiles y ser propensos a grandes fracturas.

4. Pérdida repentina de peso

Una gran pérdida de peso no intencionada e inexplicada que no resulta del estrés, así como algunos cambios en su dieta o ejercicio, podrían ser signos tempranos del cáncer de huesos. También puede notar una pérdida de peso en combinación con la reducción de apetito y estreñimiento (o la incapacidad de eliminar el desperdicio corporal). Estos síntomas pueden deberse a muchas otras causas, pero no viene mal echarles un ojo de cerca.

5. Fatiga

La fatiga o el agotamiento físico, mental y emocional sin razón puede ser indicativo de un problema subyacente, como el cáncer. Las personas con cáncer tienen un cansancio ininterrumpido y duradero que no mejora con el descanso. Si constantemente te sientes agotado sin ninguna explicación aparente, es hora de pedir cita con el médico a que te someta a un chequeo intensivo. ¡Cuanto antes, mejor!

6. Anemia

La anemia a menudo señala una condición subyacente, como el cáncer de huesos. Puede ocurrir cuando el cuerpo sobreproduce glóbulos blancos para combatir una enfermedad (es decir, cáncer), resultando en una reducción de la producción normal de glóbulos rojos. 7. Pérdida de apetito: Muchos pacientes con cáncer pierden su deseo de comer porque los alimentos ya no pueden apreciar su sabor u olor. Esto ocurre cuando las células cancerosas de su cuerpo absorben los nutrientes de los alimentos y dejan poco para energizar a sus células sanas.

8. Insomnio

Un síntoma muy revelador del cáncer de huesos es un dolor óseo insoportable. Esto a menudo causa una gran dificultad para dormir si el paciente está extremadamente incómodo y es propenso al dolor durante la noche. El dolor durante las noches a menudo se agrava debido a un masa de cáncer o hinchazón que presiona incómodamente en las articulaciones y los órganos circundantes.

9. Infecciones frecuentes

El cáncer a menudo hace que el cuerpo aumente la producción de glóbulos blancos para luchar contra el cáncer. Al hacerlo, el cuerpo será propenso a la fiebre, rigidez muscular y síntomas generales similares a la gripe, que pueden dejarlos susceptibles a otras infecciones y enfermedades debido a la disminución de inmunidad. Todo comienza con un gran cansancio que no parece disminuir con el tiempo, seguido de distintos síntomas que debilitan aún más al organismo.

10. Tratamientos para el cáncer de huesos

Los tratamientos prescritos para el cáncer de huesos se basan siempre en el tamaño y la ubicación del mismo. También dependen de si el cáncer se ha propagado desde el mismo hueso afectado hacia cualquier tejido circundante. Los tratamientos más comunes para este tipo de cáncer incluyen una combinación de cirugía para eliminar el mismo, la quimioterapia para prevenir y destruir las células cancerosas de su propagación y el nuevo crecimiento, y la radioterapia administrada localmente utilizando rayos de alta energía en el área específica para eliminar los restos que puedan quedar. De este modo, se evitará que crezcan de nuevo y se multipliquen. ¡Comparta este artículo con todo el mundo y no dude en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Giphy / activebeat

960
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Este hospital concedió un último deseo a una muchacha antes de morir dándole la noche de graduación mas increíble.
Síguenos