7 Comentario

Los científicos descubren un ingrediente mortal en las gomas de mascar

Aunque la goma de mascar, comúnmente conocida como chicle, puede parecer ser un invento de la actualidad, en realidad estuvo con el ser humano desde épocas antiguas. Claro, no en la forma en la que la conocemos a día de hoy y no se hacía de los mismos ingredientes, pero desde tiempos remotos el ser humano tuvo interés por mascar algo. Los primeros yacimientos arqueológicos sobre este tema tuvieron lugar en Chile y se data que tenían más de 14 mil años. Se encontraron restos de algo parecido a chicle, una mezcla de Boldo y diferentes especies de algas que servía para mascar. Más adelante, los antiguos griegos ya mascaban con regularidad resina de entina y en el siglo XVI, los españoles observaron cómo los mayas masticaban savia de chipozapote, llamado tzictli. Probablemente de ahí viene el nombre “chicle”.

El primer chicle comercial salió al mercado en 1848 y unos años más tarde fue patentado por William F. Semple. Sin embargo, se hizo altamente popular un siglo más tarde, cuando los soldados estadounidenses los recibían durante la guerra junto con sus raciones. Así se populariza. La receta original de la goma de mascar contenía principalmente savia del Manilkara zapota, un árbol originario de México, América Central y del Sur, pero en la actualidad se hace principalmente de plástico neutro y polímeros. Sin embargo, parece ser que este producto no es tan seguro como pudiéramos querer.
Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

Algunas variedades de la goma de mascar tienen usos en la medicina (tienen niveles reducidos de azúcar) o para ayudar a salir de un mal hábito (incluyen nicotina o sus variedades), pero sin lugar a dudas la mayor parte de las gomas de mascar sirven simplemente para tomarlas, suelen ser dulces aunque las versiones de menta o hierbabuena son también muy populares. Uno de los principales usos que le damos a la goma de mascar es ayudarnos a aliviar el estrés. Toda la energía que normalmente se usa en producir ansiedad o temblores, es dirigida al proceso de mascar, cosa que puede durar el tiempo necesario.

Por esa razón es tan popular en la actualidad y muchas personas lo toman incluso sin hacerlo de manera completamente consciente. Sin embargo, un equipo de científicos gastroenterólogos de Francia y Luxemburgo ha descubierto que en las gomas de mascar contemporáneas se esconde una sustancia altamente peligrosa. ¿Qué puede pasar si tomas goma de mascar? Enseguida te lo contamos.

Las pruebas de laboratorio hechas con ratas han demostrado que las gomas de mascar contienen una sustancia muy perjudicial, el complemento alimentario E171, también presente en una gran mayoría de pastas de dientes. ¿Qué es ese E171? En otras palabras es dióxido de titanio. Todavía no está del todo claro si el dióxido de titanio tiene un efecto similar sobre las personas, pero el gobierno francés ha ordenado comenzar una investigación en cuanto a la seguridad de sus ciudadanos relacionada con la presencia del E171.

La sustancia ·E171 es uno de los productos principales en la industria del titanio. En cuanto a la comida, por lo común es usado como blanqueador y se puede encontrar en casi todo tipo de dulces, galletas, chocolates y gomas para mascar. También marca su presencia en las pastas para los dientes y en los filtros solares. ¿Es posible que se pueda prohibir su uso en tantos ingredientes? Efectivamente, existe cierta posibilidad de que eso suceda, pero el tema por ahora está en la etapa de observación y experimentos.

El dióxido de titanio (a menudo transcrito como E171 o CI 77891) puede ser, según los científicos, cancerígeno. Los investigadores han llegado a semejantes conclusiones durante sus experimentos con ratas. Resultó que las ratas que durante 100 días recibían agua con cantidades de E171 parecidas a las que ingiere el ser humano, desarrollaron un 40% más de probabilidad de padecer lesiones precancerosas del sistema digestivo. En palabras más simples: con mayor facilidad podían padecer cáncer de cualquier parte del aparato digestivo. Esta sustancia aceleraba también el desarrollo de dichas lesiones. Aunque en un principio no son malignas, con el paso del tiempo pueden convertirse en neoplasmas mucho más peligrosos.

Los autores de los estudios por ahora se abstienen de sacar conclusiones de que exista un peligro real para el ser humano a causa del uso de E171, pero tampoco lo excluyen. De todas maneras, el gobierno francés se ha tomado las cosas muy en serio y ha solicitado llevar a cabo una investigación detallada para comprobar la seguridad y la frecuencia de uso de este aditivo en la comida.

Otros estudios llevados a cabo años atrás revelaron que la inhalación de dióxido de titanio puede producir cambios cancerígenos en el cuerpo humano. Este aditivo aparece también en productos como pinturas. Sin embargo por primera vez se considera que puede haber un peligro y una relación entre los cambios cancerígenos y el dióxido de titanio si la sustancia es tomada por vía oral. Subrayamos que todavía no se sabe nada al 100%, ya que en ese caso se prohibiría el uso de la sustancia en productos alimenticios, pero la investigación está en curso y los resultados pueden ser muy importantes. Si el artículo te ha gustado, no dudes en compartirlo con tus familiares y amigos.
Fuente: Giphy

966
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
La pésima relación de las Kardashian-Jenner con Brody Jenner, su medio hermano
Síguenos