Increíble!

Publicado 2017-02-16
81 Comentario

Verdades que son conocidas por todos, pero que la ciencia no logra explicarnos

Algo por lo que se ha caracterizado el ser humano desde el inicio de los tiempos es el interés por la investigación y por saber de dónde proceden las cosas. Gracias a nuestro deseo de avance, sólo las mentes más evolucionadas eran las que sobrevivían a los depredadores, haciendo uso de un gran poder de investigación para descubrir la rueda o el uso de metales. Después de esto, se podría decir que el uso de la ciencia ha sido exponencial con el paso del tiempo.

Conforme los medios avanzaban, los seres humanos nos hemos ido volviendo cada vez más inteligentes, haciendo que nuestras ansias de descubrimiento siguiesen cada vez yendo a más. Hoy en día, hay explicación para millones de cosas que hace sólo 2 siglos no sabíamos de dónde venían, pero sin embargo hay otras, que por mucho que se investigan, todavía no es conocida la causa que las provoca. Aquí te traemos 5 cosas inexplicables para la ciencia hoy en día.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Aunque cada vez que el ser humano trata de predecir el destino suele equivocarse, nunca antes estuvimos tan cerca de nuestro futuro.

1. Los agujeros negros

Los agujeros negros son una fuente de intriga sobre las que los científicos tienen muchísimas incógnitas. Si quieres saber un poco del tema y te gusta el cine, lo mejor que podrías hacer es ver “Interstellar” de Christopher Nolan, donde tratan este tema. Un agujero negro no es algo hueco, sino todo lo contrario, es una concentración de masa tan grande que tiene una enorme fuerza gravitatoria que no deja salir ni la luz. Aunque no lo creamos, las leyes de la física son distintas en cada lado del universo.

Así como la gravedad en la Tierra no es la misma que en Marte, el tiempo varía de la misma manera dependiendo en donde nos encontremos. En los agujeros negros, el tiempo pasa de una forma muchísimo más rápida que en la Tierra, llegando a que un segundo en el agujero sean varios años en nuestro planeta. Por ahora los científicos no han podido hacer más investigaciones sobre el tema, y solo se tienen teorías y suposiciones.

2. El efecto placebo

Es mundialmente conocido por todos el poder de la mente humana sobre el cuerpo, ya que controla todos los procesos vitales que llevamos a cabo en nuestra vida. El efecto placebo es llamado cuando nuestra mente es engañada para que crea que estamos recibiendo una consecuencia a algo que en realidad no es verdad. Esto pasa muchas veces con las medicinas, ya que si vamos al hospital porque nos duele algo y el médico nos manda una medicación, nosotros creemos que tomándola se nos quitará ese dolor. Antes de sacar un nuevo medicamento al mercado, el método para comprobar si funciona es dar a dos grupos de personas sustancias placebo y a otro, las de verdad.

Los resultados son sorprendentes, ya que han habido casos que la gente que ha tomado placebo, se han curado de la misma forma que los que tomaban la medicina de verdad. Sin ir más lejos, cuando el médico nos manda “paracetamol y mucha agua” para alguna fiebre o algo por el estilo, deberías saber que estamos siendo un poco engañados, ya que recientes estudios demuestran que el paracetamol no tiene un mayor efecto que la medicina placebo. Así que si creías que te hacía efecto, sentimos darte esta triste noticia.

3. Los bostezos

Todo el mundo bosteza, desde los bebés que aún no han nacido , hasta los bisabuelos más viejos, pasando por los animales, pero ¿Por qué?. Nadie lo sabe a ciencia cierta, sólo hay varias teorías sobre el tema. La primera es que cuando estamos aburridos o cansados, simplemente no respiramos tan profundamente como solemos hacerlo, por tanto nuestro cuerpo toma menos oxígeno porque nuestra respiración se ha ralentizado.

Como esto pasa, el bostezo nos obliga a traer más oxígeno al cuerpo. Otra teoría dice que esta acción estira los pulmones y el tejido pulmonar, aumentando la frecuencia cardiaca y sintiéndonos más despiertos como consecuencia. Lo que no está claro es por qué se contagia cuando lo vemos, oímos o incluso leemos sobre él. De hecho, si alguna vez te sientes observado, bosteza, y a quien se le contagie, podría ser tu “stalker”. ¿Cuántas veces has bostezado leyendo esta parte del artículo?

4. Los rebaños de pastoreo van siempre en la misma dirección

Se sabe que animales como las gaviotas,los salmones o los murciélagos tienen un “GPS” natural que les sirve para orientarse durante las migraciones. Recordemos que la Tierra es como un imán gigante que tiene un norte y un sur magnéticos, desviados un poco del norte y el sur geográficos. Los científicos que llevaron a cabo esta investigación notaron un patrón de comportamiento entre animales que normalmente pastan en todo el mundo, como el caso de las vacas o los ciervos.

Para ello utilizaron imágenes de Google Earth, donde se podía ver claramente la orientación de estos animales. Se han investigado más de 8.510 reses de ganado, tanto pastando como en reposo, en 308 llanuras de pastizales en todo el mundo. Debido a la resolución de las imágenes, muchas veces no se podía saber dónde estaba la cabeza, aunque lo que estaba claro es que tenían orientación norte-sur. Los investigadores están desconcertados al ver este patrón repetido en este tipo de animales.

1. Los agujeros negros

5. El ronroneo de los gatos

Este es otro tema sobre el que los científicos no se ponen de acuerdo. No se saben las razones por las que un gato puede ronronear, ya que la mayoría de los humanos creemos que lo hacen cuando se sienten a gusto y felices, aunque no está demostrado. Es verdad que puede ser una ocasión para ronronear para ellos, pero no la única, ya que lo hacen en multitud de ocasiones, como cuando tienen frío, hambre o heridos. Esto es algo que tiene desconcertados a los científicos, ya que incluso utilizan el ronroneo para comunicarse con otros de su misma especie.

Se han visto casos en los que un gato se ha puesto a ronronear al lado de otro herido, lo que se conoce como “ronroneo terapéutico”. Y es que se ha descubierto que el ronroneo se hace exactamente a 26 hz, una frecuencia que aunque no lo creas, promueve la regeneración de los tejidos y de los huesos, de hecho, ya han sido inventados dispositivos de ronroneo que se utilizan en clínicas terapéuticas y que ayudan a la regeneración ósea.
¿Te ha gustado este artículo? Si es así y quieres leer más de este tipo, compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: GIPHY

73
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El último estudio de Stephen Hawking: "Los agujeros negros tienen un pelo suave"
Síguenos