Increíble!

Publicado 2017-03-10
0 Comentario

4 personas que fueron enterradas vivas y cómo lograron salir…

En los días anteriores a los sofisticados métodos médicos para determinar si alguien ha fallecido realmente, eran muchas las personas que temían ser enterradas con vida. En el libro “Enterrado con vida: La Aterradora Historia de Nuestro Miedo Más Primario”, Jan Bondeson explica algunas medidas tomadas por los antiguos para combatir estos espeluznantes hechos, que llegaron a ser más comunes de lo que la gente piensa…

enterrado con vida

Tales procedimientos incluían ataúdes con una campana o una bandera que pudiera alertar a la gente cercana de cualquier movimiento interno del soterrado. Mientras que muchos casos reportados de de este tipo fueron exagerados, este escritor ha desenterrado algunos hechos de personas que fueron sepultadas mientras aún respiraban. Si tienes claustrofobia, este es tu momento para no continuar leyendo. Si como a la mayoría de nuestros lectores te puede la curiosidad, pasa a la siguiente página para conocer los 4 casos de enterramientos de vivos…

1. El zapatero

En 1822, un zapatero alemán de 40 años fue sepultado, no obstante, hubieron muchas preguntas sobre su muerte desde el comienzo. A pesar de que su familia había confirmado su fallecimiento (parecía muerto, contaron), nadie pudo detectar ningún hedor característico ni rigidez alguna en el cadáver. Aún así, el funeral siguió su marcha con normalidad. Pero cuando el sepulturero estaba vertiendo la última pala de tierra en la tumba, escuchó unos golpes provenientes de abajo.

enterrados con vida

Revirtiendo este protocolo y removiendo toda la tierra rápidamente, el enterrador encontró a este hombre moviéndose en el interior de su sarcófago. Sus brazos estaban estirados hacia arriba, no estaba frío, y cuando un médico le comprobó una vena, la sangre fluía con normalidad. Durante tres días estuvieron tratando de resucitarlo, pero todo esfuerzo fue vano. Finalmente se le declaró muerto por segunda vez y descansó eternamente… Pero este no es la única horrible historia de hoy, sigue leyendo...

enterrados vivos

2. Essie Dunbar

En 1915, una mujer de 30 años de Carolina del Sur llamada Essie Dunbar sufrió un ataque fatal de epilepsia, o eso pensó todo el mundo. Tras declarar su paso a mejor vida, los doctores la introdujeron en un ataúd y programaron su velatorio para el día siguiente, de esta manera su hermana, que vivía fuera de la ciudad, podía presentarle sus últimos respetos. No obstante, su hermana no llegó a tiempo a la ceremonia, algo que sería clave…

enterrados con vida

Cuando la pariente llegó, sólo pudo ver las últimas trazas de lodo arrojadas de la sepultura. Pero esto no le sentó bien a la joven, que quería ver a Essie una última vez antes de despedirse. Ordenó que se sacara de nuevo el cuerpo. Cuando la tapa del féretro fue abierta, Essie se levantó y sonrió a todo el mundo alrededor suya. Parecía que tenía una nueva oportunidad en la vida, y es que consiguió vivir durante 47 años más… Sigue leyendo para conocer los 2 últimos enterramientos en vida...

enterrados vivos

3. Philomèle Jonetre

En 1867, una mujer francesa de 24 años llamada Philomèle Jonetre contrajo el virus de la cólera. No mucho después, se la dio por difunta. Como era costumbre, un cura llegó a administrar los últimos sacramentos, y el cuerpo de la joven fue situado en el interior de un sarcófago. Sólo 16 horas después, la caja en la que estaba encerrada fue sepultada a seis pies bajo el suelo. Pero no todo sería tan simple…

enterrados con vida

Como en el caso del zapatero, un enterrador escuchó los golpes contra la tapa del féretro y en pocos minutos fue sacada de su tumba. Aunque no parecía respirar cuando se le acercó una vela a la nariz, se podían sentir claramente sonidos rítmicos en su pecho, además de que algunos músculos se le contraían, así como los párpados. Esto no duró mucho, y al final terminó pereciendo. Todo el proceso se volvió a repetir tétricamente…

enterrados vivos

4. Angelo Hays

Bondeson comenta este caso como “la más remarcable situación de un entierro prematuro. El protagonista fue un ciudadano francés de 19 años, Angelo Hays. En 1937, Hays se estrelló con su motocicleta, siendo lanzado de la máquina contra una pared de ladrillo. Su cara se desfiguró tanto que no se permitió a sus padres ver el cuerpo. Tras percibir que no tenía pulso, los especialistas confirmaron la hora de su muerte, y tres días después fue puesto a descansar bajo tierra. Pero debido a una investigación comenzada por una compañía de seguros local, su cadáver fue exhumado dos días después del funeral.

Para sorpresa del colegio de forenses, Hays permanecía con temperatura cálida. Había permanecido en un coma profundo y la disminuida necesidad de oxígeno por su cuerpo lo mantuvo con vida. Tras numerosas operaciones y alguna rehabilitación, se recuperó completamente. De hecho, se convirtió en una celebridad francesa. La gente viajaba desde muy lejos para hablar con él, y en los 70 relaizó una gira junto a un ataúd de seguridad inventado por él. Disponía de tapicería gruesa, despensa, retrete e incluso biblioteca. Así llegamos al final de las historias espeluznantes de hoy. Por suerte esto es actualmente casi imposible… si te gustó este artículo dale like y comparte con tus allegados.
Fuente: www.mentalfloss.com/Starstock/www.imgur.com/www.odditiesbizarre.com/www.gothic.life

enterrados con vida
22
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Escucharon ruidos en la tumba de una joven, cuando la abrieron se llevaron una sorpresa bárbara
Síguenos