0 Comentario

7 hábitos diarios que pueden arruinar tu bienestar...

Cuando nos preguntan sobre los hábitos más nocivos de todos, la mayoría respondemos casi sin pensarlo: solemos asociarlos con los vicios (la adicción al alcohol, el tabaco y la droga), y hasta cierto punto tenemos razón. Si bien el consumo de las dos primeras sustancias últimamente va disminuyendo en todo el mundo (ya que la gente en la actualidad quiere cuidarse más y alargar su vida), esto no quiere decir que sean los únicos factores capaces de deteriorar nuestra salud.

No importa si lo hemos experimentado en nuestras propias carnes o no, todos sabemos muy bien que librarse de las garras de las costumbres insanas conlleva mucho esfuerzo y aún más fuerza de voluntad. De hecho, existen algunos hábitos que, aunque un poco menos dañinos, también pueden hacernos pasar un mal rato (o, en algunos casos, terminar mal).
Deja que te contemos un poco acerca de 7 de ellos... ¡Apostamos que la mayoría te dejarán con la boca abierta!

1. Cuidado con el uso de perfumes

Incluso los perfumes más populares y ricos pueden suponer cierto peligro. Todo esto porque muy a menudo contienen sustancias sintéticas que emiten aromas fuertes, al mismo tiempo siendo más baratos que las esencias al cien por cien naturales. Dichos componentes pueden causar náuseas, vértigos y somnolencia, aunque también son capaces de irritar los ojos, la garganta y la piel. Una solución perfecta sería usar solamente las fragancias hechas a base de aceites esenciales y aplicarlas únicamente en habitaciones bien ventiladas. Tal vez valga la pena gastar un poco más en perfumes la próxima vez...

2. ¡Estornuda!

Cuando, en vez de estornudar como se debe, intentamos parar el impulso cerrando los labios y apretando la nariz, inconscientemente nos hacemos daño. Aunque no nos damos cuenta de ello, nuestra presión intracraneal aumenta de manera notable, el flujo de sangre hacia el cerebro queda trastornado, mientras que los tejidos nerviosos y los vasos sanguíneos se estrechan. Todo ello puede producir jaquecas, dañar nuestros vasos sanguíneos e incluso influir en el desarrollo de unos serios problemas auditivos. Por eso, cuando tienes ganas de estornudar, ¡hazlo!
Cepillado de los dientes es uno de los hábitos más saludables de todos, aunque ¡no siempre! No te pierdas la siguiente parte de nuestro artículo!

3. ¿Qué pasa con los envases de plástico?

Muchos envases de plástico contienen sustancias químicas (tales como ftalatos y bisfenol) que les ayudan a preservar la elasticidad. Cuando decidimos usarlos para guardar comida durante un tiempo largo, dichos elementos se impregnan a los alimentos y, con ellos, a nuestro sistema sanguíneo. Es mucho más sensato hacer uso de los envases hechos de vidrio, acero inoxidable o cerámica. También es importante leer las indicaciones visibles en los tupperware: ¡a menudo indican cómo y cuándo exactamente deben usarse!

4. Cepillar los dientes no siempre es saludable

Durante décadas, los dentistas recomendaban cepillarse los dientes media hora después de comer. La tendencia más actual indica que no debemos usar el dentrífico hasta una hora después de tragar el último bocado. Tanto la comida, como la bebida -sobre todo los de sabor muy agrio- influye de manera negativa en el esmalte dental, así como en la dentina. Durante el cepillado, metemos los ácidos más cerca de la parte interna de los dientes, con lo que podemos arruinar el esmalte y provocar su hipersensibilidad.
¡Incluso los pantalones apretados pueden arruinar tu salud! Por más que cueste creerlo, hay pruebas que lo confirman: te las demostramos más adelante.

5. No te pases con el jabón

Sobre la piel humana viven montones de bacterias de las cuales algunas protegen nuestros cuerpos. Al usar el jabón antibacterial con demasiada frecuencia nos esterilizamos las manos y hacemos que las bacterias nocivas tienen más posibilidad de atacarnos, provocando enfermedades. Los dermatólogos recomiendan el uso de dichos productos sobre todo cuando nos rasguñamos, rozamos la piel o tenemos cortes en la piel. En caso contrario, ¡el jabón de este tipo no debe ser utilizado más de dos veces por semana!

6. ¿Pantalones ajustados? ¡Olvídalos!

Aunque supongan el último grito de la moda, los vaqueros demasiado apretados todo el tiempo oprimen nuestras extremidades -y las terminaciones de los nervios-, provocando un malestar que a la larga puede causar problemas del sistema nervioso. Cuando la entrada de aire está limitada, nuestras piernas empiezan a picar y dormirse. A propósito, los hombres, además de eso, también pueden notar molestias en la zona de otra parte del cuerpo...
Si te has acostumbrado a tomar jugo recién exprimido, más vale que lo cambies por agua mineral. ¿Qué tiene de malo? A continuación, te proporcionamos la respuesta.

7. Jugos frescos no son los mejores

Tomar un poco de zumo fresco, recién exprimido, no debe hacerte daño, aunque en el caso de las personas propensas a algunas enfermedades puede resultar realmente peligroso para la salud. El zumo de uva no debe ser tomado por las personas obesas y con diabetes. Los jugos son alérgenos naturales y es imprescindible servirlos en cantidades relativamente pequeñas. Por más que muchos no lo sepan, a los niños, sólo podemos dejarles tomarlos después de consultar la idea con el médico.

Como vemos, incluso las acciones más típicas pueden perjudicar nuestra salud... ¿Cuál de estos 7 hábitos te ha parecido más curioso? ¿Serías capaz de agregar algo más a nuestro listado? ¿Hay alguno que te resultó más chocante que otros?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Giphy

210
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los comportamientos que les impiden a las mujeres que sean felices
Síguenos