1 Comentario

10 cosas sobre la comida rápida que los restaurantes te están ocultando

Seamos sinceros: aunque sabemos muy bien que comer en sitios así en realidad no es nada saludable, al menos una vez en la vida todos nos hemos inclinado a probar algo de comida rápida. Por más nocivo que sea, también está muy rico y capaz de hacerte adicto en muy poco tiempo. Esto, sin embargo, no es lo único que nadie quiere decirte al respecto. De hecho, existen ciertas informaciones que las empresas más famosas siguen ocultando ante las masas, temiendo el decrecimiento de su popularidad.
¿Cuáles son estas? ¡A continuación vas a poder conocerlas todas!

1. Todos los productos saben idénticos

No es posible que, dentro de una marca, una hamburguesa sepa mejor que la otra, o unas papas fritas tengan mejor sabor que las de otra persona. Está todo planeado y medido de tal manera para impedir que surjan situaciones así. Por ello, nunca vas a notar que tu comida rápida favorita está pasada de condimentos, muy sosa o mal hecha. No importa cuánto tiempo ha pasado desde que pediste una de sus "especialidades" por última vez: gracias al empleo de los potenciadores de sabor, siempre va a estar igual.

2. Los huevos no son lo que crees

Si en los restaurantes de comida rápida te gusta pedir cosas que contienen huevos, mejor desacostúmbrate de hacerlo. LOs bocadillos de huevo, además de él, suelen contener también un ingrediente llamado "premium egg mixture" que se compone de la glicerina, el dimetilpolisiloxano y el E552 que responde por su sabor. En otras palabras, es mejor prepararse un sándwich en casa...
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

3. Lo comes más rápido

Casi nadie se da cuenta de que la comida servida en los "fast food" necesita ser masticada unas 12 veces antes de que nos la traguemos. Curiosamente, los alimentos preparados en casa, con el uso de componentes frescos y naturales, tiene que masticarse 15 veces o más... Cuanto más esfuerzo pongas en triturar la comida, más llenadora la notas y mejor te sacia el hambre. Por otro lado, si no te sientes lleno, ordenas cantidades más grandes. Esto sí que es un círculo vicioso.

4. El logo influye más de lo que piensas

No es por nada que los colores dominantes en los logos de los restaurantes más populares de comida rápida sean el rojo y el amarillo. Incluso un detalle así de insigificante forma parte de una gran estrategia. Resulta que dichas tonalidades, junto con el color naranja, influyen en el nivel de nuestro apetito. Si los especialistas quisieran conseguir que los clíentes no comieran en estos negocios, ¡los pondrían azules!
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

5. Lo común es lo grande

Es un truco más simple del mundo. Si quieres vender mejor, haz que la gente compre lo mismo, pero en envases más grandes. El 80% de los clientes de negocios con la comida rápida eligen una bebida mediana para su comida de manera instintiva... Aunque la versión estándar del pedido incluye un refresco de tamaño grande (que por lo general resulta demasiado grande, considerando sus necesidades). En otras palabras, sin decir precisamente qué tipo de bebida quieres, te van a meter la bebida más grande sin que te des cuenta.

10 cosas sobre la comida rápida que los restaurantes te están ocultando

6. Olvídate de la carne a la parrilla

¿Tienes ganas de una hamburguesa con carne asada? Entonces, mejor búscate un sitio donde los cocineros la preparen en tu presencia, porque las de "fast food" no tienen nada que ver con la comida de verdad. Lo que hacen es, básicamente, sacar de los evases la carne semi-preparada (en masa y a máquina) y calentarla a la velocidad de la luz. Y ¿por qué huelen tan bien? Pues, también gracias a un aroma artificial.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

7. Cuidado con las ensaladas

Muchas redes de restaurantes de este tipo han incluído a sus menús una "opción saludable": una ensalada de verduras. Lo que tienes que saber al respecto es que, en la mayoría de los casos, contienen una enorme cantidad de aderezos y componentes químicos que son capaces de convertirlas en unas verdaderas bombas de calorías. A decir verdad, no son nada parecidas a las que podemos prepararnos en casa, y lo que contienen las salsas que se les añade sigue siendo un misterio incluso para los mismos empleados...

8. El café no cumple su función

Si bien el café en los "fast food" a menudo sabe bien, algunas empresas la venden en tazas de tergopor, y no de plástico. ¿Cuál es el problema? Influído por la alta temperatura de la bebida, el poliestireno empieza a emitir sustancias nocivas que alternan el funcionamiento de nuestro sistema nervioso, pueden provocar depresión y afectar la concentración de cualquiera. ¡Tenlo en cuenta!
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

9. Coca Cola no sabe nada mejor

Muchas personas opinan que los refrescos vendidos en los restaurantes de comida rápida son más sabrosos que los que se pueden conseguir en supermercados y kioscos. No pueden estar más equivocadas. La verdad es que los dos son exactamente el mismo producto, sólo que los primeros a menudo se combinan con agua antes de ser servidos. Esto es lo que hace que parecen más refrescantes y livianos que los demás. No es broma, incluso en esta cuestión las apariencias pueden engañar...

10. No lo pidas para llevar

La mayoría de los platos servidos en los restaurantes de comida rápida deben consumirse durante un par de minutos, contando desde el momento de su entrega al cliente. Por ejemplo, las papas fritas pierden sus cualidades gustativas al cabo de 5 minutos. Créenos, no vale la pena comprar comida allí y llevarla a casa: media hora después ni siquiera las hamburguesas van a estar tan buenas como en el acto...
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Giphy

200
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

REPUGNANTES secretos sobre la COMIDA RÁPIDA que te harán ODIARLA para SIEMPRE
Síguenos