Increíble!Controversial

Publicado 2017-03-30
1 Comentario

Las 7 increíbles ideas que cambiarán por completo nuestro futuro

¿Nos integraremos en el futuro con las máquinas y seremos capaces de conectarnos a la red de cualquier lugar de la Tierra? ¿Qué le espera a nuestro planeta? ¿La protegeremos de una catástrofe ecológica o la explotación descontrolada la cambiará para siempre? Lo seguro es que viviremos de otra manera que lo hacemos ahora.
En 1951 el novelista de ciencia ficción Theodore Sturgeon pronunció una lectura en la Universidad de Nueva York. Dijo entonces las famosas palabras que pasaron a la historia como La ley de Sturgeon. Eran simples: “El 90% de todo es mierda”. “Independientemente de si hablamos de física, química, psicología evolucionista, sociología,medicina, música rock o country, el 90% de todo no vale nada”, confirmó en 2012 el filósofo Daniel Dennet que considera la Ley de Sturgeon uno de los siete pilares del pensamiento crítico.

¿Qué significan las palabras citadas anteriormente? Simple: que la mayoría de la información, fenómenos y procesos con los que nos topamos a diario no soportarán la prueba del tiempo. Son sólo bruma informativa. Cada día nos inunda un exceso de información de baja calidad: caótica, incoherente, carente de mayor contexto. Son esas noticias que sólo muestran una parte de la realidad y no tendrán ninguna influencia en el futuro.

Las 7 increíbles ideas que cambiarán por completo nuestro futuro 1

¿Qué pasa con el 10% restante? ¿Cómo sacar la información importante que cambiará nuestras vidas y la realidad? Los futurólogos se ocupan de la arriesgada tarea de predecir el futuro. Aunque a veces se equivocan, lo que hacen - buscar tendencias en la actualidad que antes o después alterarán la vida de las personas y el mundo - siempre despierta fascinación. Queremos creer que la clave de lo que pasará está al alcance de la mano y que mediante la observación del presente podemos predecir de manera correcta el futuro.

Las siete ideas que cambiarán el futuro son nuestra propuesta personal. Creemos que son estas las tendencias que enseñan cómo vamos a vivir, comunicarnos, cómo cambiaremos la Tierra y con qué propósito.

Las 7 increíbles ideas que cambiarán por completo nuestro futuro 2

1. Internet para todos

La red que casi rodea la Tierra todavía tiene agujeros. Aunque en algunos países casi el 100% de habitantes tiene acceso a Internet, en algunos países africanos este porcentaje es de 1-2%. Es un reto para las mayores empresas tecnológicas del mundo que declaran en público que uno de los objetivos de sus empresas es proveer a la Tierra entera con acceso a Internet.

El 20% de la humanidad todavía no sabe leer y escribir. ¿Qué significado puede tener acceso rápido y barato a Internet? Como escribe Manueal Castells, profesor de sociología relacionado con University of South California en Los Ángeles en “Technology Review”, el acceso a la red en cada cultura incrementa su participación e intensifica las relaciones personales. Sin embargo, son otro tipo de relaciones - la red ayuda a los individualistas del siglo XXI encontrar a otros individualistas parecidos a ellos. Juntos crean redes de comunicación horizontales independientes de los gobiernos o corporaciones globales. La primavera Árabe de 2010 y protestas en masa demuestran que gracias a la red, las personas adquieren la posibilidad de cooperar, dirigidos por un mismo objetivo y a una escala antes desconocida en la historia.

1. Internet para todos

Las empresas que quieren dar acceso a Internet en zonas excluidas hasta ahora apuntan alto, literalmente: al espacio o por lo menos a la estratosfera. El proyecto Loon de Google quiere usar globos llevados por los vientos a 20 km sobre la superficie de la Tierra. Este globo funciona como una base de telefonía celular. La altura de su vuelo se puede cambiar de manera teledirigida y todos los sistemas estarían alimentados por energía solar. Facebook ofrece un proyecto llamado Internet.org, en el que se puede usar la aplicación Free Basics, o sea acceso gratuito a determinadas páginas web (hasta ahora con la participación de operadoras celulares locales). También se está desarrollando un proyecto paralelo de Mark Zuckerberg, cuyo objetivo es proveer Internet con la ayuda de drones alimentados con energía solar.

El tema también es tratado por la empresa OneWeb (parte de los planeados 648 satélites serán enviados al espacio exterior por Richard Branson de VirginGalactic) y Elon Musk de SpaceX (habrá más de 4 mil satélites). Y aunque todos hablan de sus caros proyectos con palabras preciosas, no son filántropos. El precio de la carrera espacial es llegar a miles de millones de usuarios que pagarán por el acceso a Internet de una manera u otra. Por ejemplo, ofreciendo sus datos personales a cambio y viendo anuncios.

1. Internet para todos 1

2. El término “basura” dejará de existir

El consumo de plástico ha incrementado 20 veces en los últimos 50 años y en los siguientes años se multiplicará nuevamente por dos. El mundo se está asfixiando con basura. Para cambiar esta tendencia no sólo reciclamos los desechos, sino que también nos acostumbramos a la idea de que cualquier cosa que usemos tiene que ser apta para otro uso.

Cada año en los océanos termina 12 toneladas de plástico. Según el informe expuesto en el foro económico en Davos, a mitad de este siglo habrá más plástico que peces en los océanos. Los residuos que residen en los fondos marinos están empezando a crear una nueva capa geológica. El prof. Jan Zalasiewicz, geólogo de la Universidad de Leicester en Gran Bretaña ha informado que comienza una nueva era geológica: el antropoceno, la época del hombre.

¿Es posible darle la vuelta a esta tendencia? Por ahora se recicla sólo el 14% del plástico usado (compara con 58% de papel). Sin embargo, la necesidad de parar la ola de plástico se hace cada vez más fundamental. En otoño de 2016, Francia prohibió el uso de vasos, cubiertos y platos de plástico en su totalidad, a excepción de los biodegradables. Cada vez más ciudades de USA lucha con los envases de poliestireno con leyes parecidas. De las tiendas están empezando a desaparecer las bolsas de plástico o hay que pagar por ellas.

2. El término “basura” dejará de existir

Los científicos también están buscando métodos de limitar la producción de materiales plásticos. Ya han inventado cómo crear botellas a partir de algas o envases para helados de membranas comestibles. Los investigadores de Stanford y la universidad china de Beihang descubrieron que las larvas del gusano de harina pueden digerir poliestireno y convertirlo en dióxido de carbono y residuos que se pueden usar para abono. En el futuro, para librarnos del plástico podremos usar las enzimas digestivas de estas larvas.

También aprendemos a no malgastar la comida. Esto tiene lugar tanto durante el proceso de producción, venta como consumo en los países desarrollados y en vías de desarrollo. Hace un año en Francia se prohibió a los grandes supermercados tirar los productos no vendidos a la basura, sino cederlos a los necesitados, por ejemplo bancos de alimentos. Los italianos propusieron a las tiendas un menor impuesto por ceder sus productos no vendidos. En Berlín y en Varsovia hay tiendas que venden productos sin envases. Todas estas iniciativas crean un cambio mental: nada de lo que se produce se debe considerar un desecho innecesario.

2. El término “basura” dejará de existir 1

3. Queremos estar constantemente presentes en el espacio

Desde que en diciembre de 1972 la última misión Apollo abandonó la Luna, los astronautas no han salido más allá de la órbita terrestre. Después de décadas estamos listos para invertir en vuelos espaciales y el objetivo más cercano es Marte.

En otoño 2016, el ex presidente Barack Obama declaró los primeros vuelos de astronautas estadounidenses a Marte. Tendrán lugar en los años 30 del siglo XXI “con el objetivo final de quedarse allí durante más tiempo”. El planeta rojo es punto de interés también para otros países, sin embargo lo más probable es que sea una empresa privada, y no una organización gubernamental, la que lleve al primer hombre a Marte. Si es cierto, cambiará la filosofía de la exploración espacial. La presencia humana no servirá para demostrar la dominación tecnológica de un país sobre otros, sino para anunciar una empresa en concreto. Además, podrá satisfacer y fortalecer la idea de que en el espacio exterior podemos cumplir la necesidad de explorar lo desconocido.

El sector espacial privado se está desarrollando en los últimos años de manera muy dinámica. Le ayuda la energía de los multimillonarios-visionarios que tienen la cualidad que las organizaciones gubernamentales perdieron hace años: plantearse un objetivo, aunque sea muy arriesgado, y realizarlo consecuentemente. El proyecto más famoso de viajar a Marte pertenece a Elon Musk, el propietario de la empresa SpaceX. Musk comenzó por conseguir el contrato de suministrar la Estación Espacial Internacional, pero este éxito no tiene nada que ver con sus ambiciones. El millonario repite que ha creado su empresa para enviar personas a Marte y crear una colonia autosuficiente.

3. Queremos estar constantemente presentes en el espacio

Los detalles de su proyecto fueron presentados en septiembre de 2016 en el Congreso Internacional de Astronáutica. Musk promete las primeras pruebas no tripuladas en los años 20 del siglo XXI y sólo unos años después empezará a enviar personas allí. En 40-100 años Musk quiere enviar un millón de colonizadores a Marte.

¿Cuánto costará todo esto? Hoy por un billete hay que pagar 10 mil millones de dólares, pero Musk quiere rebajar el precio a sólo 100 mil dólares. Todo el concepto parece ciencia ficción, pero el millonario es una persona de palabra: Su Interplanetary Transport System (que aparte de Marte viajaría también a otros planetas y satélites del Sistema Solar) no es sólo un boceto, ya está siendo creado. “La primera misión a Marte será peligrosa y el riesgo de morir: grande. No se puede evitar. Si estás preparado para morir, bien, puedes ir”, avisa Musk y añade que la decisión no tiene por qué ser definitiva. Si a alguien no le gusta la vida en Marte, siempre puede volver a la Tierra. Gratis.

3. Queremos estar constantemente presentes en el espacio 1

4. Cederemos el control a la inteligencia artificial

Las grandes cabezas del mundo tienen dudas relacionadas con el desarrollo de la inteligencia artificial. Stephen Hawking dice que será el fin de la raza humana, mientras que Bill Gates admite que no entiende a las personas despreocupadas con el poder de la inteligencia artificial. Ray Kurzweil, un entusiasta de la IA, admite que puede superar intelectualmente al ser humano a mediados de este siglo.

Elon Musk, la personificación de la valentía en innovaciones tecnológicas, declara en público sus preocupaciones relacionadas con la inteligencia artificial. Por otro lado sabe que su desarrollo es inevitable e invierte en empresas que se ocupan de la IA para “tenerlas a la vista”.

La inteligencia artificial ya es parte de nuestras vidas, pero entró de manera poco invasiva: ayuda a pilotar un auto, dirige una aspiradora robótica, separa fotografías temáticamente, analiza datos mercantiles y médicos. Hay muy pocas áreas en las que la computadora es mejor que el hombre, pero aparecen cada vez más. Los algoritmos son capaces de invertir en la bolsa por sí solos y establecer la solvencia crediticia de un cliente en el banco.

En 2014 durante una prueba organizada por los científicos de la Universidad de Reading, Eugene Goostman, un chat bot que se hacía pasar por un niño de 13 años de Odessa pasó la prueba de Turing, convenciendo a 10 de 30 jueces que no era una máquina. En 2016 un programa de computadora ganó al ser humano al go, un juego de la China Antigua en la que mucho depende de la intuición. El maestro Lee Se-Dol se esperaba una fácil victoria al afrontar el reto con el programa AlphaGo de la empresa Deepmind. Sin embargo perdió 1:4. Ahora el equipo de Deepmind está enseñando a la inteligencia artificial a jugar a Starcraft II, un juego de estrategia que requiere habilidades usadas en la vida real.

4. Cederemos el control a la inteligencia artificial

En otoño de 2016, los especialistas de DeepMind declararon que su sistema de IA es capaz de usar conocimiento conseguido con anterioridad para solucionar nuevos problemas (localizar rutas en el mapa de metro de Londres, lee árboles genealógicos). La habilidad de generalizar hasta ahora ha sido una cualidad inaccesible para las máquinas.

Las noticias sobre el desarrollo de la IA no parecen aterradoras. Sin embargo, hay cada vez más iniciativas (Future of Life, OpenAI, Partnership on AI creada por las empresas Google, Facebook, Amazon, IBM y Microsoft) que tienen como objetivo controlar que la IA se mantenga bajo control y que sirva a la humanidad en vez de perjudicarla.

4. Cederemos el control a la inteligencia artificial 1

5. Las máquinas asumirán el riesgo

Las máquinas nos robarán el trabajo. Este es uno de los mayores miedos de los humanos relacionados con la tecnología. Hay trabajos que les cederemos sin ningún rencor.

Los robots trabajaron en las ruinas del World Trade Center y en las plantas nucleares de Fukushima. Realizaron mediciones, fotografías, pero no eran capaces de hacer cosas simples para el hombre, como andar por las escaleras, abrir puertas o grifos. Eran capaces de llegar a lugares que para el ser humano eran un peligro mortal. Por ahora no sustituirán a los paramédicos, pero sí harán su trabajo más seguro.

Los viajes espaciales tripulados serán también menos arriesgadas gracias a las máquinas. Según Michio Kaku, físico y popularizador de la ciencia, la mejor solución es enviar al espacio avatares: robots resistentes a las condiciones extraterrestres que no necesitarán aparatos de soporte vital y que podrán ser controlados desde la Tierra. De esta manera podremos “estar” en la Luna o Marte no sólo sin arriesgar vidas, sino también de manera barata, porque el avatar no genera costes relacionados con las necesidades humanas: no respira, no come, no bebe, no necesita volver a casa.

5. Las máquinas asumirán el riesgo

Los robots, especialmente los drones, se usan en la actualidad con fines militares. Sustituyen a los soldados: hacen reconocimientos, desarman minas, ayudan a buscar heridos, encuentran caminos de evacuación seguros. Usarlos para hacer incursiones despierta controversias (¿quién es el responsable en caso de error o accidente en el que mueran personas inocentes, civiles o rehenes como pasó en muchas veces durante las incursiones de los drones americanos en Pakistán?). “Los drones son mejores tanto para identificar a terroristas como para evitar mayores pérdidas que cualquier otro método a nuestra disposición”, dice Bradley J. Strawser, filósofo que se ocupa de los aspectos éticos de usar drones militares. Al mismo tiempo afirma que usar drones seguros y baratos en la batalla puede estar relacionado con decisiones precipitadas de atacar.

5. Las máquinas asumirán el riesgo 1

6. Comeremos todo lo que produzca la Tierra

En 2050 la cantidad de personas se acercará a los 10 mil millones, Si queremos que haya comida suficiente para todos, tenemos que incrementar la eficiencia de su producción, siendo al mismo tiempo cada vez más ecológicos. Esto requiere un cambio en la filosofía de la alimentación: si queremos sobrevivir, tenemos que aprender a comer todo lo que nace en nuestro planeta y lo que seamos capaces de sintetizar con métodos científicos.

Por suerte no falta métodos alternativos de conseguir alimento. Se busca principalmente un buen cambio para la carne, una fuente de proteína fácil de asimilar. Los favoritos son indiscutiblemente los insectos. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), más de dos mil millones de personas los come a diario.

En nuestra zona cultural comer insectos no es algo popular. Sin embargo, la FAO estima que para el 2050, el 10% de producción de proteínas procederá de los insectos. Sin embargo, una forma más aceptable parece ser carne de laboratorio. Mark Prost de la Universidad de Maastricht, el creador de la primera hamburguesa in vitro, antes de comenzar su experimento se aseguró de que tendría clientes. Creó la primera hamburguesa in vitro en 2013 por el precio de 325 mil dólares que pagó uno de los creadores de Google, Sergey Brin. Dos años después, el precio de esta carne bajó a los 11 dólares. Mark Post afirma que la carne in vitro aparecerá en las tiendas en unos años.

6. Comeremos todo lo que produzca la Tierra

Con miles de ideas presume también California. La empresa Perfect Day hace leche D y quesos E sin vacas, usando fermentos modificados genéticamente con genes procedentes del ADN de las vacas. Muy cercana a imitar la carne a partir de proteína vegetal está la empresa Impossible Foods y Beyond Meat de Los Ángeles. Ambas empresas son patrocinadas por los millones de Bill Gates.

Un candidato perfecto para fuente de proteína en el futuro son también las algas, tomadas ya en muchos países del mundo. Se puede cosechar silvestres de los mares o cultivar. Son poco exigentes y no necesitan tierra fértil. A este último problema se enfrentan los creadores de ideas de cultivos en lugares poco óptimos, como desiertos. Los invernaderos experimentales existen desde los años 90 del siglo XX y en 2016 la primera empresa comenzó su actividad a gran escala en Australia: Sundrop Farms. Se dice que será capaz de dar 15 toneladas de tomates al año.

6. Comeremos todo lo que produzca la Tierra 1

8. El ser humano se integra plenamente con la computadora

Nos estamos librando de los intermediarios en la comunicación con la computadora. La transmisión inalámbrica nos ha permitido abandonar los cables. Está llegando la hora de librarnos de teclados o pantallas táctiles y comunicarnos con la mente.

Los últimos años han traído un avance impresionante en el mundo de la ciencia: el control con la mente. El concepto lo conocen todos los fans de ciencia ficción, pero es una realidad que ayudará en principio a personas que no tienen extremidades. Pueden también permitir el contacto con el mundo exterior a personas completamente paralizadas.

¿Será posible que el cerebro humano aprenda a usar otros “dispositivos periféricos” como manos o pies biónicos? Todo apunta a que sí. Hace 8 años en la Universidad de Pittsburgh, un grupo de macacos con electrodos implantados en el cerebro por el neurofisiólogo Andrew Schwartz fue capaz de mover un brazo robótico, con el que se llevaron unas frutas a la boca. En 2012 el mismo grupo de científicos observaba como una paciente aprendía a usar una prótesis de mano. En 13 semanas consiguió la destreza que se esperaban conseguir en un año. En 2015, en la misma universidad, se colocó un implante en el cerebro de un hombre paralizado conectado con un brazo mecánico. Esto le permitió por primera vez desde un accidente que tuvo 12 años antes sentir sus dedos. Los científicos tocaban los dedos de la mano artificial y el paciente los sentía en su mano.

8. El ser humano se integra plenamente con la computadora

Las tecnologías que unen al ser humano con la máquina poco a poco se están haciendo una realidad. Dentro de poco en la sociedad tendremos que hacer espacio para las personas, los robots y formas entremedias. Los entusiastas de la tecnología afirman que dentro de poco podremos vivir eternamente gracias a ello: nanobots implantados en la sangre pararán los procesos de envejecimiento y trasladaremos la mente a una computadora. Para conseguir este tipo de vida eterna trabaja un futurólogo de Google, Ray Kurzweil. Según él, las personas dicen que no quieren vivir eternamente porque lo relacionan con la demencia senil. Sin embargo, la vida eterna basada en la tecnología será diferente: seremos jóvenes y sanos y nunca nos aburriremos.
Fuente: Starstock

8. El ser humano se integra plenamente con la computadora 1
48
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Objetos tecnológicos que todos queremos tener ahora mismo
Síguenos