Increíble!Controversial

Publicado 2017-04-05
2 Comentario

Durante 6 horas la artista permitía que la gente hiciera lo que quería con su cuerpo: ¡lo que pasó no tiene nombre!

Si al hablar de los artistas que rompieron moldes en las últimas décadas del siglo pasado no mencionas a Marina Abramović (70), no sabes lo que te pierdes. Esta mujer de origen yugoslavo-serbio levantaba una polvareda entre el público que acudía en masa a sus "performances" durante más de cuatro décadas. De hecho, en la actualidad se autodescribe como "madrina del arte de la performance" y a pesar de que su debut tuvo lugar en el año 1973, sigue siendo reconocida y aclamada por los conocedores del tema.

1

Los que nunca habían escuchado de ella, tuvieron la oportunidad de cambiarlo en 2010, cuando durante uno de sus proyectos artísticos titulado "La artista está presente", donde volvió a encontrarse con su gran amor y compañero de trabajo, el artista alemán Ulay (74). Esta, sin embargo, no fue la más impactante de sus creaciones artísticas. La más fuerte de todas fue realizada todavía en 1974 y terminó con algo horroroso...
Si quieres conocer los detalles de la idea que dejó a Abramović destrozada y llorando, no dudes de seguir leyendo.

¿Qué es una "performance"?

Desde el punto de vista artístico, se trata de una manifestación o situación creada por una persona con el fin de sorprender, inspirar o impresionar al público. Si bien a veces los eventos de este tipo pueden ser comprendidos como llenos de controversia, no es lo que pretenden provocar a largo plazo. Tanto el objeto, como el sujeto de una "performance" es el cuerpo del mismo artista quien, mediante el "show" que realiza, une lo intelectual a lo carnal y todo lo convierte en componentes fijos de dicha situación artística.

3

"Rhythm 0"

Hace 43 años, en un estudio de Nápoles, Abramović decidió chocar al público con uno de sus primeros "performances". Su idea no era nada complicada: la artista tenía que permanecer parada durante 6 horas, y la gente presente a su alrededor podían hacer todo lo que quisieran con su cuerpo; ella, por su parte, no podía hablar con nadie al respecto ni negarles hacer nada.
¿A qué llevó todo esto? Pues, a nada bueno... y podrás convencerte de ello más adelante.

4

El show empieza...

Antes de empezar, la artista dejó en una mesa de al lado 72 objetos entre los cuales se encontraban tanto los artefactos peligrosos (navajas, cuchillos, una pistola cargada) e inocuos (plumas, flores, etc.). Cualquier persona presente allí podía utilizarlos de la manera que quisiera, y aunque al principio todo parecía suceder según plan, pronto empezaron los problemas. Thomas McEvilley, un crítico del arte y testigo de la controvertida "performance" de Abramovic, contaba lo sucedido: "Empezó muy tranquilo. Alguien le dió vuelta, alguien le levantó las manos, alguien tocó sus partes íntimas." Al cabo de un tiempo, los espectadores se volvieron más bravos.

5

...El show continúa...

Un hombre usó una maquinilla para afeitar para herir su cuello. Le quitaron la ropa y empezaron a agredirla. A pesar de todo ello, Marina estaba tan involucrada en el proceso que decidió no parar el "espectáculo". En un momento, alguien puso la pistola contra el cuerpo de la mujer. Otra persona se lo quitó. Las personas acumuladas en el estudio con ganas usaban los objetos capaces de herirla: casi nadie se sirvió de las cosas inofensivas. Aunque una persona agarró la rosa de la mesa, lo hizo sólo para pinchar el cuerpo de la artista.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

6

...El show termina.

Durante todo el tiempo de su "performance" Marina, humillada, dolida y con los ojos llenos de lágrimas seguía parada (tumbada o sentada, según los gustos de sus agresores) en el medio de la habitación, esperando a sus supuestos "admiradores". Una vez pasadas las 6 horas indicadas al principio, se dirigió al público estremecida y ostentando heridas frescas de su cuerpo. Las palabras que salieron de su boca después, reflejaron toda la asquerosidad de la situación de la que quiso formar parte.

7

Reacción del público

Cabe destacar que, a pesar de que Abramović, llorando, se movió hacia los espectadores acumulados a su alrededor, nadie se sintió lo bastante valiente para confrontarla. Ni una persona quiso mirarle los ojos, ni se disculpó por sus actos. Como era de esperar (¿o no?), todo el mundo hizo todo lo posible para evitar responsabilidad y no tener que responder por nada ante ella.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

8

¿Hay conclusiones?

"Esta demostración descubrió la verdadera naturaleza de los seres humanos", constató la mujer cuando recobró la voz. "Reveló lo rápido que una persona es capaz de hacerle daño a otra, cuando se encuentra en circunstancias favorables para eso". A decir verdad, teniendo en cuenta toda la serie de aberraciones realizadas sobre su persona es difícil no darle toda la razón. Como podemos notar, aparentemente existen situaciones en las que la gente se convierte en bestias capaces de todo...

9

Lo último que queremos mostrarte aquí es el auténtico vídeo en el que la artista serbia recuerda aquellos momentos de terror y humillación. Anímate a verlo y ponte a pensar en lo poco que necesitamos para transformarnos en verdaderos monstruos... ¿Qué te parecen los experimentos de este tipo? ¿Te atreverías a formar parte de una "performance" como esa? ¿Cómo crees que se sentía la artista?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Youtube / Instagram @abramovicinstitute

206
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Cuando él se sienta delante de ella, no pueden quedarse juntos. La razón de por qué es muy hermosa.
Síguenos