540 Comentario

Ira Brown, la muneca vidente trabaja de modelo desde que nació

Si alguna vez has escuchado de un programa como "Princesitas" (en versión original "Toddlers and Tiaras"), apostamos que te has podido forjar una propia opinión al respecto sin ningún problema. Te guste o no, las modelos infantiles poco a poco se están convirtiendo en una parte fija del mundo del espectáculo actual y pueden saltar a la fama y ganar millones a pesar de su muy temprana edad. Una de las chicas que más captó la atención de todo el mundo es Ira Brown (8). Deja que te contemos su historia.

0

Preciosa desde el principio

Aunque todos los padres se enamoran a primera vista de sus hijos recién nacidos a los que consideran los más bonitos del mundo, los padres de Ira no han podido saber que su pequeña hijita de verdad iba a ser reconocida como tal. El aspecto físico de la nena desde el principio despertaba interés de los demás, y no era de extrañar. ¡La pequeña hermosura no podía destacar más entre los niños de su edad! A continuación encontrarás los detalles de su vertiginosa carrera: ¡no dejes de leer nuestro artículo!

Comienzos tempranos

Como cuentan sus orgullosos papás, tan pronto como Ira entró en razón y aprendió a caminar sola, se apoderó de la mayoría de los cosméticos pertenecientes a su madre. Después de pasar un tiempo mirándola, comenzó a usar los productos de belleza sin la ayuda de nadie y, toda llena de colores y polvos, desfilaba delante de sus progenitores. Ya que los dos no tardaron en notar que era algo que parecía gustarle a su hija, decidieron tomar medidas concretas al respecto.

Cuando Ira cumplió dos años, llenos de esperanzas y convencidos del talento innato de ella, sus padres la llevaron a una agencia de modelos. A pesar de ser una criatura jovencita y diminuta, la nena fue contratada y comenzó su oficial trayectoria profesional en el mundo de modelaje. Puesto que le encantaba posar, hacer caras y cambiarse para las fotos, todo le salía bien. La señorita Brown no tardó en hacerse mascota de la empresa y ganarse el afecto de todos sus compañeros de trabajo.

Desde luego, no eran los únicos que quedaron encantados con ella. Incluso los observadores, críticos y público común se encariñaron con la niña, a quien de inmediato empezaron a inventar apodos cariñosos. Así, hablando o escribiendo de ella, numerosas fuentes de Estados Unidos (su país natal) se referían a ella como "muñeca viviente", "pequeña Barbie" o "angelito de carne y hueso". Teniendo en cuenta lo adorable que era y lo bien que se le daba el modelaje, no era de extrañar...

La otra cara de la moneda

...Aunque cabe destacar que su vida y destino demuestran, a su vez, que no es oro todo lo que reluce. Por más elogios que cobrara la mini-muñeca por parte de sus admiradores, sus padres de repente tenían que enfrentarse a toda una oleada de críticas relacionada justamente con la profesión de su hija. Mucha gente les acusaba de aprovecharse de la niña y forzarla a tomar parte en diversos concursos de belleza infantil, sin tenerla en cuenta.

El papel de los papás

Aunque es obvio que al principio los padres de Ira se volvían locos de alegría y orgullo, según opinión de muchos, con el tiempo perdieron la noción de lo que era bueno -y no- para su retoño. Cuando la nena empezó a ser reconocida, sin ambages le ponían pestañas y dentaduras postizas, dejaban que las maquilladoras pusieran capas gruesas de cosméticos sobre su carita, la llevaban al solário, o permitían hacerle extensiones de pelo. Todo esto, a pesar de que ni siquiera tenía 5-6 años...

Otros muchos les pusieron a parir debido al hecho de que, en su tiempo, habían firmado un contrato muy lucrativo con una agencia de modelos en el nombre de su hija. Los más indignados señalaban que creer que una persona tan poco desarrollada y pequeñita como Ira Brown no podía tomar decisiones a solas, y sus padres -conscientes de todo eso- se aprovecharon de ello. Además, ¿cómo puede uno mandar a una niña tan chiquita a trabajar y ganar dinero para su familia a esa edad?

¿Futuro brillante o no?

Durante más de 5 años que han pasado desde el inicio oficial de su carrera como modelo infantil, la muñequita de ojos azules, pelo rubio y boquita dulce se ha hecho famosísima es Estados Unidos. La hermosura americana pronto se convirtió en una de las modelos infantiles mejor pagadas y más exitosas de su tierra y, aunque cueste creerlo, conserva esta posición hasta el día de hoy. Las redes sociales e Internet ayudan a rastrearla en el mundo virtual y presentar su trabajo a todos los interesados.

Incluso ahora Ira, quien ha cumplido ya 8 años de edad, sigue participando en algunos proyectos de modelaje y no para de posar en las sesiones de fotos infantiles. ¿Qué opinas sobre las niñas que pasan su infancia de la misma forma que ella? ¿Crees que realmente pueden disfrutar de su trabajo, o inconscientemente están haciendo realidad los sueños que sus padres no han podido cumplir?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Facebook

5560
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Joven llamada "doble de Yanet García" presume sus curvas en redes
Síguenos