14 Comentario

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ella!

El consumo de pollo en el planeta Tierra crece cada año. Un estudio llevado a cabo por la FAO en el año 2012 dio como resultado unos datos muy evidentes: de los 11 kg que se ingerían por persona y año en 2000, se pasó a los 14,4 kg en 2011. No cabe duda de que esta ave es una de las más sabrosas que existen, pero también hay que tener en cuenta lo beneficiosa que es para el ser humano: la cantidad de proteínas existentes en su carne y su baja concentración de grasas lo convierten en un alimento perfecto.

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

Dentro de la anatomía de este animal, podemos encontrar específicamente una parte deliciosa: la pechuga. Ya sea horneada, a la plancha o condimentada con especias, siempre es algo que nos apetece degustar a la hora del almuerzo. Cuando vemos en el supermercado una bandeja repleta de ellas y con un buen precio, no dudamos a la hora de comprarla, pero con los consejos que daremos a continuación quizá nos lo pensemos dos veces. Muy atentos todos a lo que estamos a punto de mencionar…
¡Sigue leyendo para conocer el resto de la historia!

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

1. ¡Lavar el pollo puede ser peligroso!

Cuando compramos un pollo entero, normalmente pasamos unos minutos lavándolo en el fregadero; gracias a este proceso supuestamente somos capaces de eliminar todos los compuestos patógenos que se encuentran presentes tanto en su piel como en su interior. ¿Y si en vez de hacer desaparecer esas sustancias estamos ayudando a que se propaguen hacia otros lugares? La Food Standard Agency ha resuelto que las bacterias que se encuentran dentro del pollo podría ocasionar la muerte de un ser humano…

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

Todos conocemos de lo que son capaces la Salmonella y la Campylobacter, por eso hemos de cuidarnos de no contraerlas. En lugar de lavar las pechugas, si es que deseamos ingerirlas más adelante, lo que tenemos que hacer es cocerlas durante media hora a una temperatura alta: gracias a la cocción los microorganismos patógenos desaparecerán para siempre del pollo. ¡Conservar una buena salud y disfrutar de la comida es algo que está al alcance de todos! Sigue nuestros consejos y estarás fuerte como un roble para siempre…
¡Aún hay más datos importantes! El siguiente siempre debes tenerlo en cuenta…

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

2. ¡Cuidado con las sustancias cancerígenas!

La FDA reveló en el año 2013 un hecho devastador y que debe ser conocido por todos los consumidores habituales de carne de pollo: este animal podría albergar en su interior altas dosis del metal pesado arsénico. Aunque un consumo muy leve no ocasione ningún tipo de enfermedad en nuestro cuerpo, lo cierto es que la acumulación en nuestro interior puede provocar diversos tipos de síntomas: lesiones en la piel, cáncer en diversos órganos e inclusos desastres vasculares. ¿Vamos a permitir que nuestros hijos sigan consumiendo esto?

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

¿Cómo es posible que el arsénico haya llegado hasta el cuerpo de estas aves? Es muy sencillo. Durante muchísimos años este elemento se utilizó para que los animales tuvieran un desarrollo mucho más rápido y eficiente, lo que evidentemente se traducía en mayores beneficios para la compañía. Antes de ingerir alguna parte del pollo, como la pechuga, debes informarte del lugar de procedencia y de los métodos que utiliza… ¡Los detalles más nimios pueden marcar la diferencia en la conservación de nuestra salud!
Avanza para descubrir algo en lo que nunca te habías fijado...

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

3. Líneas blancas en las pechugas

Normalmente al comprar una bandeja repleta de pechugas de pollo no solemos fijarnos en cómo son, pero lo cierto es que de vital importancia. ¿Has apreciado alguna vez que las pechugas tienen como una línea blanca a lo largo de su extensión? Esto no es precisamente bueno, por lo que deberíamos preocuparnos. Parece ser que esas rayas tienen que ver con que las aves sufrían de obesidad cuando estaban vivas, normalmente porque los dueños les inyectaban una serie de hormonas para incrementar su tamaño.

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

Parece ser que ciertos estudios resultaron en que las líneas blanquecinas casi triplicaban el contenido de grasa del pollo y disminuían sobremanera la concentración de proteínas. Es cierto que las empresas siempre buscan maximizar los beneficios, algo que no tiene discusión, pero los métodos utilizados podrían no ser precisamente los más adecuados. ¿Jugar con la salud del consumidor por unos miles de dólares? Tenemos que estar alerta cuando consumamos esta parte del pollo...

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

4. La piel del pollo y sus beneficios

Muchos de nosotros apartamos la piel del pollo cuando estamos comiendo: no se sabe a ciencia cierta si es que la vemos poco apetecible o simplemente creemos que es mal para la salud. ¡Todo lo contrario! Su poder saciante hará posible que no ingieras azúcares durante el resto del día, lo que repercutirá en tu peso: bajarás esos kilos que te sobran muy rápido. Por otro lado, reduce en casi un 20% el riesgo de contraer cáncer de mama, lo que es algo sin duda genial para todas las mujeres. Y todos los que quieran conservar su belleza durante mucho tiempo deben saber que esa piel retrasa el envejecimiento.

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!

Podría decirse que la mayor virtud de la piel del pollo se encuentra en su composición. Gracias a la grasa que contiene en su interior, puede colaborar bastante en que los niveles de insulina de nuestro cuerpo permanezcan constantes, además de baja exponencialmente la posibilidad de que alguien contraiga una diabetes de tipo II. Gracias a estos consejos probablemente a partir de ahora empieces a degustar este alimento tan sabroso como nutritivo… ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!
¿Te ha gustado este artículo? Si es así y quieres leer más de este tipo, compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: StarStock/ Imgur

¿Consumes pechuga de pollo a diario? ¡Debes conocer estas 4 cosas sobre ellas!
715
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

¿Apartas la piel del pollo a la hora de comer? ¡No lo hagas! Descubre los enormes beneficios que tiene en nuestra salud…
Síguenos