5 Comentario

Se quedó a dormir en casa de un amigo: ¡cuando despertó, no podía hablar ni moverse!

El derrame cerebral es una enfermedad grave, típica sobre todo de las personas mayores: el riesgo de experimentarlo aumenta notablemente después de pasar el límite de 55 años de edad. Cuanto mayor sea una persona, más probable es que lo padezca: se estima que una de cada 100 personas de 70 y más años de edad sufren derrames. Después de cumplir 85 este riesgo aumenta tres veces. Por todo ello, es bastante inimaginable que una persona joven y fuerte pudiera pasar por lo mismo. Aun así, la vida misma a veces escribe historias difíciles de creer.

1

Un día como cualquiera

Bonnie Dietz y su marido han estado teniendo un día como cualquier otro, cuando sus teléfonos empezaron a llamar. La noticia que escucharon al atenderlos, les dejó helados: se trataba de su hijo Cody de 17 años de edad quien el día anterior decidió pasar la noche en casa de un amigo. Los dos habían tenido planes de asistir a una fiesta y, por lo que sabían sus padres, cumplieron su plan. Lo que pasó más tarde, sin embargo, no tenía nada que ver con las fiestas organizadas por los jóvenes...

2

Cansancio extraño

Al día siguiente, resultó que a pesar de intentarlo Cody no era capaz de levantarse de la cama. Al principio su amigo creía que se trataba de una fatiga típica de la gente que se pasa la noche de fiesta, pero en realidad era algo terrible. El padre del chico pidió hablar con su hijo, así que su colega acercó el auricular a su cara: así fue como se dieron cuenta de que lo único que salía de la boca de su hijo eran murmullos sin sentido. Sin pensarlo mucho, decidieron llamar la ambulancia. El tiempo demostró que no pudieron haber hecho nada mejor que esto.

3

Diagnóstico poco común

Cuando los médicos le realizaron tomografía por resonancia magnética, descubrieron que el joven había sufrido un derrame que afectó el hemisferio izquierdo de su cerebro. Sabiendo que su condición era propia de las personas mayores, todos sin excepción quedaron asombrados ante tal diagnóstico. Teniendo en cuenta que fue un chico que nunca se quejaba de problemas de salud y pasaba mucho tiempo realizando actividades físicas, no había nada extraordinario en su reacción al respecto.

4

Indicios ignorados

Alarmados a más no poder, sus parientes comenzaron a preguntarse si había algo que pudo haberles señalado la posibilidad de que su hijo sufriera un derrame, así ayudando a prevenir una tragedia, reaccionando a tiempo. Pronto se percataron de que unos días antes Cody había dicho un par de cosas que carecían de sentido. También les contó que sentía que sus piernas y brazos estaban insensibles y adormecidos. Si hubiera sido una molesta constante, probablemente habrían consultado dichos síntomas con especialistas...

5

El mejor cuidado

...Pero como terminaron siendo trastornos temporales y se le pasaron solos, no les dieron mucha importancia. Cuando Cody terminó en el hospital, en un estado grave y con un montón de aparatos conectados a su cuerpo y órganos, comenzaron a echarse la culpa por ello, aunque al mismo tiempo se daban cuenta de que los derrames no solían ocurrirles a las personas tan jóvenes. Las fotos que verás a continuación fueron sacadas cuando el chico estaba en el hospital, recién operado.

6

Primeros progresos

El muchacho pasó dos semanas bajo efecto de los sedantes y los especialistas estimaban que pasaría al menos un año hasta que su capacidad de hablar fuera recuperada por completo. Por suerte, les volvió a asombrar y consiguió hacerlo en el lapso de un mes. Sus primeras palabras fueron "Te amo", dirigidas a su conmocionada madre. Ahora, la familia de Cody quiere aumentar la conciencia de los demás y cuenta su historia a todo el mundo. Merece la pena tener en cuenta lo que subrayan los médicos que salvaron al joven.

7

Lo que nadie sabe

El derrame cerebral en realidad puede ocurrirle a cualquiera, y en cualquier momento de su vida. En realidad nadie está extento de este riesgo. Aunque entre la gente de la edad de Cody no son tan frecuentes, pueden ocurrir si los sujetos se identifican con los factores de riesgo típicos de ellos. Los más cautelosos al respecto deberían ser las personas que sufren de diabetes y tienen. También alta presión sanguínea, alto nivel de colesterol, la costumbre de fumar tabaco y tomar mucho alcohol pueden ifluir en su surgimiento.

8

¿Qué se puede hacer?

Ninguno de los Dietz había sabido qué exactamente era un derrame, hasta que no le ocurrió a su hijo. Aunque los especialistas reconocen que entre él y el paro cardíaco existen bastantes similitudes, la diferencia principal consiste en que el infarto siempre produce un dolor en el pecho. Lo peor del derrame es que mucha gente prefere esperar hasta que se les pasen los síntomas (que tampoco parecen tan serios) y con frecuencia acuden al hospital más tarde de lo debido o en el último momento. Esta, desde luego, es la peor manera de enfrentarlo.

9

Conclusiones para el futuro

Hoy, cuando lo peor por fin forma parte del pasado, Bonnie advierte a otros padres. "Mi consejo es no ignorar ningún síntoma inusual del que se puedan quejar nuestros hijos". Si bien Cody tuvo mucha suerte, todavía no ha podido recuperarse por completo. Está en rehabiitación y sabemos que nunca volverá a ser el mismo. Esperemos que su historia sirva de ejemplo a otros, y no sólo personas de su edad.
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Youtube

224
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El 75% de las personas del mundo actual están en riesgo de sufrir esto y aún no lo saben…
Síguenos