Increíble!

Publicado 2017-04-27
10 Comentario

Los arqueólogos se han quedado sin palabras al encontrar centenares de túneles de más de 10.000 años en Brasil…

La historia de la tierra siempre ha estado plagada de los más sorprendentes hallazgos, desde construcciones que parecen extraterrestres hasta los descubrimientos de criaturas de tamaño colosal. A veces cuando no podemos encontrar una explicación viable solemos acompañar el descubrimiento con alguna leyenda o mito que pueda dar la sensación de un peligro mayor, hasta que la ciencia consigue desenmascarar el verdadero causante y lo desmiente.

mitos

1. Primer túnel

Eso fue lo que sucedió en una región de Brasil cuando, un geólogo llamado Amilcar Adamy, descubrió en 2010 un túnel de un tamaño demasiado grande para haber sido excavado por un animal actual. Aunque en un principio le llamó la atención, no pudo dar con el dueño del terreno donde había descubierto la construcción. Por ello no pudo entrar a verificar su interior, dejándolo como una tarea pendiente para otro momento. Aunque en un principio desistió, la curiosidad por conocer el orígen de ese túnel le llevó a volver de nuevo.

túnel

2. Segundo túnel

Otro geólogo, Heinrich Frank, encontró unos años antes otra excavación de menor tamaño pero igualmente sorprendente. La curiosidad de este profesor de la Universidad Federal de Rio Grande Do Sul fue mucho más fuerte y se pudo acercar a explorar más detenidamente el origen de la cueva. Descartó de plano la intervención de un proceso geológico, ya que a lo largo de la cueva no encontró ninguna fuente natural que pudiera haber desarrollado este tipo de construcción.

túnel

Sin embargo al abandonar la cueva se encontró con unas marcas que lo sorprendieron sobremanera. Unas especie de garras habían dejado unas marcas en la tierra, por lo que parecía como si se tratara de una megaconstrucción hecha por un animal de dimensiones demasiado grandes como para existir en la realidad. Al no ser su especialidad, no pudo determinar el origen de la misteriosa cueva o tan siquiera su propósito para dicha criatura. Lo que parecía una criatura fantástica pronto se revelaría gracias a una tercera cueva.

3. Las cuevas iban apareciendo

Diferentes investigaciones de los estudiantes del profesor Heinrich Frank sirvieron para concretar que existian mútliples cuevas a lo largo del territorio y que estas tenían unas características similares. Las dimensiones de la entrada llegaban a alcanzar más de un metro ochenta de alto y entre uno y un metro y medio de ancho. Teniendo en cuenta que una criatura normalmente precisaría de una entrada suficiente como para poder entrar sin que permitiese el paso a sus posibles predadores de mayor tamaño, estaríamos hablando de una criatura realmente grande.

túnel

Fue por ello que comenzó a realizarse un estudio mucho más detallado de las características de la criatura que podría haber realizado tales agujeros, comenzando por datar la propia excavación para poder localizar la época en la que el enorme ser habría habitado la región. Tras datar entre 8.000 ó 10.000 años la construcción, se descartó la posibilidad de un dinosaurio u otra criatura similar. Gracias a este dato se pudo poner en marcha una consulta a expertos para determinar qué animal había creado lo que ahora se sabía que era una madriguera prehistórica. El hallazgo dejó perplejo a la comunidad científica.

marcas de garras

4. La primera cueva es explorada a conciencia

El primer descubridor de esta historia, Amilcar Adamy, pudo por fin conseguir un equipo de investigación con el que explorar a conciencia su hallazgo. Esto fue posible gracias al Servicio Geológico de Brasil, el CPRM, quien acompañó en la investigación al geólogo. Lo que encontró fue un complejo de túneles de más de seiscientos metros de longitud. Esto suponía que fuese lo que fuese que hubiese construido la madriguera tuvo que retirar en total más de 4.000 toneladas métricas de tierra para poder excavar ese túnel.

pared

Esto dejaba por completo descartado que una sola criatura fuese capaz de mover tal volumen en solitario. Se estimó entonces que había sido producto del trabajo de varias generaciones de animales que habrían colaborado para poder desarrollar una madriguera enorme. Las investigaciones iban descartando las posibilidades de seres que hubieses sido capaz de diseñar unos túneles tan enormes. Finalmente los científicos comenzaron a investigar y dieron con el autor, un animal que, por desgracia, se encuentra ya extinto.

la bestia

5. El animal

Tras varios descartes se consideró que se trataba del Megatherium americanum. Esta criatura, que se cree que alcanzaría un tamaño de dos metros de alto y hasta seis metros de largo, vivió en la región desde hace 15 millones de años hasta que vio su extinción hasta unos 9.000 años aproximadamente. Era un pariente lejano de los actuales perezosos. A pesar de ser ligeramente más pequeño que un elefante, tenía una estructura ósea mucho más poderosa que le conferían una fuerza impresionante y una capacidad de perforación muy considerable.

antepasado perezoso

Se cree que la extinción de estos animales estaba asociada a la última glaciación o a la interacción con los seres humanos, quienes posiblemente jugasen un papel importante a la hora de terminar con estas increíbles criaturas. Aunque no está completamente claro que haya tenido toda la culpa, podríamos haber sido los causantes de que estos animales desaparecieran de la faz de la tierra, convirtiéndose posiblemente en uno de los primeros que lo hicieran en el continente americano una vez llegásemos allí. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Imgur / Pixabay / Starstock / Heinrich Frank / Amilcar Adamy / CPRM

antepasado perezoso
370
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Harry y Meghan gastan millones renovando su nuevo hogar
Síguenos