Increíble!Consejos

Publicado 2017-05-05
1 Comentario

¡4 trucos con jeringa que debes conocer!

Cuando pensamos en una jeringuilla, por lo común no tenemos buenas asociaciones. Se usan principalmente para vacunar o tomar sangre. Y aunque está claro que ambos procesos son sumamente importantes y nadie va a negar su utilidad, siguen siendo un trauma infantil que no se puede curar y punto. Muy rara vez una jeringa ha creado buenos recuerdos a los que queremos volver. La verdad es que los responsables de crear una buena imagen de las jeringuillas en la sociedad no se toman su trabajo muy en serio. De lo contrario presentarían trucos caseros como estos con los que no sólo la vida sería más fácil, sino que además las jeringas nos darían una gran cantidad de alegría.

¡4 trucos con jeringa que debes conocer! 1

Por suerte, hemos preparado hoy 4 trucos ingeniosos que repararán la mala reputación que se han ganado las jeringas. Algunos de estos trucos van a requerir el uso de objetos afilados, calientes y peligrosos. Por eso, si quieres hacerlos en tu casa, asegúrate de que lo tienes todo bajo control y no te harás ningún tipo de daño ni a ti ni a tus cosas valiosas. A continuación te contamos algunos trucos con la jeringuilla que te encantarán.

¡4 trucos con jeringa que debes conocer! 2

1. Filo para cinta adhesiva

¿Cuántas veces has querido cortar un pequeño trozo de cinta pero ha resultado apenas posible y no sin bajas civiles y un borde estriado, feo y horrible. Con este pequeño truco podrás salvar vidas y cortar exactamente ese trozo de cinta que necesitas. Primero corta un fragmento pequeño del tubo de la jeringuilla. Para facilitarte la tarea puedes usar un bisturí afilado y calentarlo con un mechero. Pero repetimos: ten cuidado para no hacerte ningún daño. Cuando tengas un cilindro, córtalo e insértalo en el rollo de cinta adhesiva tal y como lo ves abajo. A continuación, con la ayuda de un destornillador, consigue el filo de un sacapuntas.

¿Lo tienes? Entonces ahora usa una pistola de pegamento industrial para pegar el filo sobre el tubo de la jeringuilla. ¡Ojo! Pega el filo en la dirección adecuada para poder cortar la cinta adhesiva. ¡Así de fácil! Ahora puedes cortar con facilidad la cantidad de cinta que necesitas. ¿Te ha gustado? Entonces no te puedes perder el siguiente truco. Estamos seguros de que por lo menos te dará un rato de felicidad.

2. Dardo

Para este truco, prepara un pequeño trozo de papel, dóblalo en cuatro y con un par de tijeras corta pequeños triángulos (los podrás ver debajo de este párrafo). Esta vez vamos a necesitar no sólo la jeringuilla, sino también la aguja, la principal protagonista de este truco. Una vez más, con la ayuda de la pistola de pegamento industrial, pega 4 triángulos de papel alrededor de la aguja. No te preocupes si no te sale a la perfección, pero asegúrate de que todo esté bien pegado para que no se despliegue durante su uso.

¿Qué es lo que hemos obtenido? Un dardo o un proyectil. ¡Con la ayuda de la jeringuilla y el aire comprimido dentro podrás propulsar tu dardo! Eso sí, úsalo para tu diversión todo lo que quieras pero apunta sólo a objetos, no vayas a hacerle daño a alguien. Lo que te sugerimos es organizar algunos de estos y usarlos para jugar a los dardos, usando como blanco una papa, una manzana u otro objeto que te inventes. Como puedes ver, la jeringuilla puede servir para divertirse. De todas maneras, el truco que vas a conocer a continuación tiene un uso muy práctico que te puede facilitar la vida. ¡No te lo pierdas!

3. Dosificador

No estamos seguros si le pasa a todo el mundo, pero nosotros tenemos este problema a menudo. Acabas de desayunar, te diriges al cuarto de baño para lavarte los dientes, agarras el cepillo y la pasta, echas lo que parece ser un poco de pasta y… todo se cae y va a parar al lavabo. ¡Bajón instantáneo! Esto sucede porque la cantidad de pasta que usamos es demasiado grande, pesada y a la más mínima se cae. Pero en esta tarea puede ayudarte una jeringuilla. Simplemente acerca la jeringuilla al tubo de pasta y aspira la cantidad que deseas. Puede no ser una tarea muy fácil debido a la densidad de la pasta de dientes, pero con un poco de fuerza no debería suponer gran problema.

Ahora simplemente cuando vayas a lavarte los dientes, agarra la jeringa y dosifica un poco de pasta de dientes. De esta manera estarás seguro de que utilizarás sólo la cantidad necesaria y la pasta no caerá al lavabo. A continuación un último truco. Es más complejo de los que hemos presentado hasta ahora, pero estamos seguros de que merece la pena.

4. Tirachinas

¡Menos mal que no conocíamos este truco cuando estábamos en el colegio porque nos convertiríamos en el individuo más temido del vecindario! Una vez más haz uso de un bisturí caliente. Corta la punta, saca el muelle y pega otras dos jeringuillas, más pequeñas, a los dos lados opuestos de la jeringa grande. Una vez más haz uso del bisturí caliente y haz cortes diagonales en el muelle. Podrás verlo debajo para que te resulte más fácil visualizarlo. A partir de ahora vas a necesitar sólo gomas elásticas. Enrolla unas cuantas alrededor del muelle, encima de los cortes e inserta el muelle de vuelta en la jeringa. Cuando lo tengas, usa más gomas para unir una de las jeringuillas pequeñas con uno de los cortes en el muelle. Repite el proceso con la otra jeringuilla también.

Tu tirachinas personalizado está prácticamente listo. Si quieres, puedes añadir una goma más alrededor del muelle para mejorar el agarre. Ahora podrás insertar un elemento pequeño en el cilindro y dispararlo a gran velocidad. Si el presente artículo te ha gustado, no dudes en compartir el artículo con tus familiares y amigos.
Fuente: YouTube - CoolThings / Starstock

276
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

9 maneras de usar el vinagre que casi nadie conoce…
Síguenos