Increíble!Comida

Publicado 2017-05-09
13 Comentario

7 alimentos FALSOS que comemos TODOS los días...

Las estanterías en los supermercados y las cajas de los mercadillos están llenas de todo tipo de alimentos que animan a los posibles compradores a adquirirlos. A primera vista todo parece fresco, sabroso y saludable, pero la verdad es que no hay que confíar en las apariencias. Solemos creer que si algo luce bien (las zanahorias son perfectamente naranjas y grandes, el jamón se ve jugoso y huele riquísimo), también es sano... Y por más que algunas veces sea cierto, no ocurre en absolutamente todos los casos.

a

Para mejorar la calidad de la comida, ante todo hace falta empezar a comprarla en las pequeñas tiendas locales y apostar principalmente por la verdura y fruta de temporada, típicas de la zona climática en la que estás viviendo. Asimismo, aprende a cocinar y hazlo en tu casa: de esta forma vas a saber exactamente qué es lo que estás consumiendo. A continuación, te dejamos unos consejos más que te ayudarán a alimentarte mejor: ¿sabías que todos estos productos pueden ser falsos?
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

1. Café molido

Si crees que el café soluble que sueles tomar es la mejor cosa del mundo, ahora vas a cambiar de opinión. Con el fin de reducir los costes de la producción, algunas de las compañías agregan el trigo, la soja y la cebada tostada a la mezcla preparada del café molido. En ocasiones se puede detectar allí incluso pulpa de madera. Por ello, si te encanta el café y no puedes prescindir de su sabor, mejor compra los granos de café fresco y muélelos en tu casa. Al menos vas a poder sentirte seguro de sus componentes...

1

2. Jugo de granada

Si sueles comprar el jugo de granada embotellado, seguramente te das cuenta que casi todas las marcas aseguran de que su producto está hecho a base de un cien por cien del zumo puro. Las pruebas, sin embargo, desmienten dicha información: los productores usan jugo diluído con agua y lo combinan con zumos más barato, como el de manzana o el de guayaba. Justamente por eso, antes de adquirirlo, tienes que leer la etiqueta muy detenidamente. ¡Lo mismo podemos decir sobre el jugo de arándano!
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

2

3. Aceite de oliva

No te dejes engañar: a veces lo que se vende bajo el nombre de aceite de oliva es el barato aceite de palma, de soja o de maíz. Para cerciorarte de que el aceite de oliva que estás a punto de llevarte es un producto de buena calidad, vierte un poco en un vaso y mételo en la nevera. Déjalo allí por un tiempo y observa qué va a pasar con él. Si el aceite es puro de verdad, lo notarás cuando veas pedacitos de sedimento formados en el líquido. ¿A que no sabías que era tan fácil comprobarlo?

3

4. Queso parmesano

El llamado queso de Parma es el rey de todos los productos falsos disponibles en el mercado. Sus productores carecen de vergüenza y venden una mezcla de quesos baratos bajo la etiqueda de parmesano. Algunas veces puede contener también virutas de madera (y su contenido puede suponer hasta un 10% del peso del alimento). Antes de pagar por el queso, asegúrate de estar pagando por toda una pieza y familiarízate con los componentes enumerados en la etiqueta.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

4

5. Miel

Apostamos que ni siquiera te das una idea de lo que pueden ser capaces las personas con ganas de venderte la miel artificial. La mayoría de ellos, simplemente diluirá el almíbar de maíz de alta frucosa esperando que los demás fallen a la hora de diferenciar entre él y la miel de verdad. Por cierto, la mayor parte ni se dará cuenta de la diferencia. La miel pura no necesita estar en la nevera y mantiene su consistencia original. Tenlo en cuenta antes de hacer la compra...

5

6. Sushi

Si todo este tiempo creías que la loncha roja de la carne encima de tu arrollado de arroz es salmón, te tenemos una mala noticia. Posiblemente te habían servido una versión más barata (y coloreada) del pescado. Es una táctica frecuente en los bares de sushi, y lo peor de todo es que nadie sabe de ella... En vez de gastar fortuna en dicha especialidad, mejor ordénate un pescado común: así al menos sabrás al cien por cien que has tenido la suerte de probar el salmón verdadero.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

6

7. Arroz

Si a ti también te gusta el arroz, deberías tener cuidado: lo que estás comiendo no siempre lo es. Hace tiempo salió a la luz que muchas compañías venden almidón mezclado con pedacitos de plástico bajo el nombre del famoso trigo. Puesto que los granitos lucen y huelen parecido, los productores suelen simplemente pulverizarles con preparados de sabor y mandar al mercado. ¡Si el arroz es falso, se hundirá en el agua! Recuerda que merece la pena confíar principalmente en las marcas conocidas y de renombre.

7

Ahora que has conocido la verdad sobre algunos de estos productos, piénsalo bien. ¿Merece la pena comprarlos teniendo acceso a sus variantes más saludables? ¿Te parece que hace falta gastar mucho más dinero para poder comer sano, o es sobre todo cuestión de ponerse a buscar en lugares indicados? ¿Seguirás intentándo engañar tu cuerpo, o vas a hacer caso a estas pautas? ¡Tú eliges!
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Giphy

71
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Maddox reclamará la custodia de sus hermanos por el exceso de peleas entre Brad y Angelina
Síguenos