Increíble!

Publicado 2017-05-09
1 Comentario

Los caprichos más extravagantes de los hijos de Pablo Escobar…

Nacido en el año 1949, Pablo Emilio Escobar Gaviria comenzó su carrera criminal en las calles de Medellín, Colombia, cuando era adolescente, vendiendo cigarrillos y robando automóviles. Cuando fue abatido por la Policía Nacional de Colombia el 2 de diciembre de 1993, era uno de los criminales más ricos de la historia, digno de una fortuna cercana a los 30 billones de dólares. Tras trabajar como guardaespaldas a principios de los años 70, Escobar se pasó al tráfico de sustancias ilegales. Su operación fue tan exitosa que pudo comprar 15 aviones y 6 helicópteros que ayudaran a extender su material, principalmente a Estados Unidos.

hijos de pablo escobar

Escobar acumuló tanto dinero en efectivo que tuvo que gastar alrededor de 2.500 dólares al mes en gomas para sujetar los montones de billetes de manera ordenada. Su cartel de Medellín atrajo inevitablemente la atención de las autoridades, pero Escobar combatió contra ello sin piedad sobornándolos o acabando con ellos. Fue fusilado mientras intentaba escapar por unos tejados cercanos con su guardaespaldas, Álvaro de Jesús Agudelo, quien también fue abatido. Su fortuna tuvo que ser solventada de alguna manera por su familia; No sólo su esposa perdió a su marido, sino que sus dos hijos perdieron un padre a los 14 y 9 años. Si quieres conocer más datos interesantes sobre su familia, no dude en avanzar a las siguientes páginas…

hijos de pablo escobar

Un mundo de ensueño

Escobar vivió en un hogar con el que todo el mundo soñaría. Con un extenso circuito de karts, piscinas enormes e incluso un zoológico privado que albergaba millones de dólares en animales raros y exóticos, los 11 kilómetros cuadrados de tierra en el campo colombiano que formaban la Hacienda Nápoles podrían haber parecido el lugar ideal para crecer. Sin embargo, para un joven Sebastián Marroquín, también era un lugar terrorífico, y no solo por los hipopótamos que vivían libres en los ríos y lagos que rodean los terrenos hasta el día de hoy.

hijos de pablo escobar

La principal razón del temor de los jóvenes fue la seguridad de su multimillonario padre Pablo Escobar, quien en ese momento era el hombre más buscado del mundo, en una larga y sangrienta guerra contra las bandas rivales del tráfico de sustancias y contra el estado colombiano. Marroquín, cuyo anterior nombre era Juan Pablo Escobar, observaba cómo su casa se inundaba de flotas de coches antiguos, sirvientes, piscinas y animales exóticos - incluidos elefantes - comprados a un gran coste por su padre.
¿Cómo era vivir en un lugar así? Te lo contamos en la página siguiente…

hijos de pablo escobar

Todo por su hija Manuela

Los helicópteros eran enviados a recoger peticiones particulares de comida rápida que tenían los niños, mientras que los restos de la finca de Escobar incluyen una plaza de toros privada y una pista de aterrizaje. Pero, junto a todo este mundo de fantasía, Marroquín también vio en primera persona historias de traición, muerte, y del comportamiento errática de su padre. Su hijo contó que su padre, en una ocasión, quemó más de 1 millón de dólares para mantener a su hija caliente durante una noche que tuvieron que escapar. Por si fuera poco, también encendió una hoguera usando fajos de billetes estadounidenses en un escondite de montaña mientras era perseguido por las autoridades, pensando que su hija Manuela sufría de hipotermia.

También utilizaron un fuego, alimentado con 2 millones de dólares, para preparar comida, según afirmó Sebastián Marroquín. En ese momento, también se reveló que Escobar, loco por la seguridad de sus hijos, compró su propia empresa de taxis para averiguar cuándo llegaban forasteros a su Medellín natal. Su hijo recordó que tanto él como su familia eran trasladados cada dos días entre 15 escondites que tenía repartidos por toda la ciudad. Incluso solía vendarles los ojos para que nunca pudieran saber el paradero de cada y no tener nada que decirles a los torturadores en caso de ser capturados. No se pierda otros detalles interesantes en la siguiente página…

Escobar no quiso algo así para sus hijos

Cuando Sebastián tenía tan solo 9 años, recibió la primera lección sobre sustancias ilegales de su padre. Escobar le instó a su hijo a que nunca las usara, ni a seguir sus pasos. “Mi padre no es un modelo a seguir. Nos mostró el camino que nunca debemos tomar como sociedad porque es el camino hacia la autodestrucción, la pérdida de valores y un lugar donde la vida deja de tener importancia”, dijo Marroquín. “Tuve el extraño privilegio de ser hijo de Pablo Escobar. Para mí fue un gran padre. Tengo miles de cartas que él me escribió dándome consejos… animándome a obtener una educación, ser buena persona, mantenerme alejado de todo este asunto”.

Todo tenía su lado oscuro

Sin embargo, incluso todas esas historias de protección paternal contienen hilos de la violencia registrada de Escobar. “Mi padre incluso amenazó con matar a sus empleados si fumaban delante de mí”, dijo Marroquín. “Mi madre y yo le rogamos muchas veces que abandonara la violencia, pero había llegado al punto de no retorno”. También dijo que se dio cuenta de la notoriedad de su padre como el hombre más buscado en 1983, a la edad de 7 años, el mismo año que Escobar acabó con la vida de Rodrigo Lara, el Ministro de Justicia del gobierno colombiano. En lugar de alimentar el ciclo de la venganza y el asesinato, el hijo pacifista de Pablo Escobar busca el diálogo, el perdón y la reconciliación. ¿Y qué ocurrió con la hija de Pablo Escobar, Manuela? Lo explicamos en la página siguiente…

La gran desaparecida

Manuela, la hija de Pablo Escobar, sigue siendo una figura más misteriosa que su hermano y su madre. Mientras que los otros dos han concedido entrevistas y realizado un documental, Manuela se apartó totalmente del ojo público. Se supo algo más de ella como niña, antes de la muerte de su padre. Nació en 1984, por lo que la relación con su padre fue bastante corta. Sin embargo, la mayoría la recuerdan como la pequeña princesa mimada de su padre. Cuando Manuela le pidió a su padre un unicornio, le compró un caballo y le grapó (sí, grapó) un cono a su cabeza y alas a su espalda. Lamentablemente, el intento de cumplir su deseo acabó con la vida del animal, que murió de una infección.

Cuando Manuela le preguntó a su padre cuánto era mil millones de dólares, respondió “el valor de tus ojos, mi princesa”. Escobar obligó incluso a una de sus amantes a interrumpir su embarazo. ¿Por qué? Resulta que Escobar le había prometido a su hija que ella sería la última descendiente. Lo que Manuela quería, Manuela tenía... a expensas de una vida de paz y seguridad. En Argentina cambió su nombre a Juana Manuela Marroquín Santos, y comenzó de nuevo pretendiendo ser otra persona. Sin embargo, en diciembre de 1993, con la muerte de su padre, todo se desmoronó, todos supieron quién era. Desde entonces no se ha registrado mucha información sobre ella; Ahora, con unos 33 años de edad, vive lejos de los focos y parece que lo mantendrá así. ¡Comparta este artículo con todo el mundo y no dude en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: StarStock / YouTube - Evrensel Benli - Tops Prohibidos - Arzu Akkoyun - Moises Villadiego

54
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La mano derecha de Pablo Escobar cuenta lo que su hija pedía de regalo para cada Navidad
Síguenos