Increíble!Consejos

Publicado 2017-05-10
159 Comentario

Trucos que resultarán muy convenientes para cualquier estudiante

La etapa escolar es un tiempo muy peculiar en la vida de cada persona. Acudimos en busca de conocimiento que nos servirá en la vida adulta y a cambio aprendemos cómo resolver ecuaciones con varias incógnitas y para qué sirve una mitocondria. Es también verdad que la escuela no era sólo estudiar y aprobar exámenes (a no ser que eras un empollón, cosa que los demás te dejarían muy claro al instante). La escuela eran también tus amigos y las trastadas realizadas juntos y todos aquellos trucos que nos podían facilitar la vida escolar. Porque es verdad que de pequeños teníamos una imaginación increíble para resolver diferentes pequeños y grandes problemas de la vida (¿pero por qué se activaba especialmente para hacer chuletas antes de un examen al que no habíamos estudiado?). Hoy te presentamos una serie de 9 trucos ingeniosos para facilitar la vida de un alumno… y sí, algunos de estos trucos ingeniosos te podrán ayudar durante un examen.

1. Lápiz con goma…

… o goma con lápiz. Si una vez pruebas este truco, nunca más querrás volver al lapicero tradicional y una goma de borrar por separado. Agarra una goma y haz un agujero con un taladro del tamaño del lápiz. A continuación, si el lápiz no entra, recórtalo un poco con la ayuda de un cuchillo y ya está. ¡Ahora tienes un lápiz con goma para borrar! Este truco es particularmente efectivo con ese lápiz cortito que ya no puedes agarrar con los dedos. Otros trucos que describiremos a continuación también son dignos de conocer.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Los niños de Rusia están acostumbrados a unas condiciones de vida extremas que los convierten en auténticos supervivientes. Pero lejos de pensar que solo es cuestión genética, su forma de vida les ayuda y mucho a superar los retos.

2. Sacapuntas Tic-Tac

Cada alumno ha pasado por lo menos una vez por el problema de sacar punta a un lápiz y al rato encontrarse con todo el escritorio ensuciado con virutas. Añádele a eso un profesor que no te permite ni levantarte para tirarlas a la basura y ya tienes la receta perfecta para una clase arruinada. Sin embargo, con una cajita de Tic-Tacs puedes solucionar el problema de la viruta con facilidad. La tarea es simple: Los típicos sacapuntas pequeños deberían entrar con facilidad en la tapa de los caramelos. De ser así, usa pegamento fuerte para unir las dos piezas y ya está. Tal y como puedes ver debajo, ahora la viruta se almacenará en el envase. Tu escritorio permanecerá limpio y podrás tirar la viruta después de la clase.

3. Chuleta refrescante

Esta idea se hizo famosa hace tiempo y hay que decir que es una muestra del ingenio estudiantil para hacer trampa en los exámenes. Prepara una chuleta en una hoja de papel de tamaño ligeramente más pequeño que la cinta de la botella de un refresco. Pégala con adhesivo en la parte interior y ya está. Si necesitas refrescar tu memoria, simplemente agarra tu bebida favorita. Desgraciadamente, este truco tiene un lado negativo: no todos los profesores permiten tener una botella de agua o refresco en su clase durante su examen. ¿Alguna vez has necesitado un libro de apuntes de bolsillo? A continuación te enseñamos el mejor método para crear uno.

4. Cuaderno de bolsillo

Está bien tener un pequeño cuaderno que puedes llevar a cualquier parte para apuntar alguna información pequeña pero importante. Prepara un par de hojas de papel sueltas y dóblalas todas juntas dos o tres veces, para conseguir un formato más pequeño y más hojas en tu cuaderno para escribir. Ahora, con una grapadora, grapa el borde de tu cuaderno. Con ayuda de unos alicates puedes presionar más fuerte las grapas para asegurarte de que están bien dobladas. Si ya lo tienes, agarra un par de tijeras y corta los otros bordes para que tu cuaderno quede más estético. El último toque que le puedes dar para que quede incluso más bonito, es agarrar un poco de cinta aislante y esconder las grapas. ¿Ya lo tienes? Entonces lo único que queda es poner tu nombre en la primera página y puedes con toda la tranquilidad del mundo colocarlo en tu bolsillo y salir de casa.

5. Manchas de tinta

Otro de los problemas más comunes de los alumnos y estudiantes, o en general todos aquellos que usan bolígrafos a diario. Estás escribiendo con toda la tranquilidad del mundo y de repente ves como tu cuaderno, tus manos y hasta la clase entera parece inundarse de tinta. Miras tus dedos con espanto y rencor y ya sabes que te esperan por lo menos unos días con manchas de tinta que no podrás quitar ni con papel de lija. ¿Pero sabías que puedes hacerlo con pasta de dientes? Pon un poco de pasta de dientes en la manos que ha sufrido el derrame y frota con un poco de papel. Al rato las manchas desaparecerán.

6. Compás improvisado

Por alguna razón, el compás era uno de esos utensilios que no se llevaba al colegio todos los días, sólo cuando era necesario. O mejor dicho: siempre un día después de que fuera necesario en matemáticas. Siempre se nos olvidaba y había que pedírselo al alumno más diligente de la clase. Sin embargo, resulta que puedes hacer un compás improvisado eficaz con utensilios que con toda seguridad tienes en tu estuche: lápices, bolígrafos y gomas elásticas (por alguna razón las gomas nunca faltaban). Usa las gomas elásticas para unir primero dos lápices entre sí y luego una la punta de cada lápiz con un bolígrafo, tal y como presentamos a continuación. De esta manera conseguirás un compás improvisado lo suficientemente bueno como para hacer un par de circunferencias hasta que traigas tu compás.

7. Goma para borrar

Hay lapiceros que no tienen una goma para borrar al final. A veces pasa también que has perdido tu goma o simplemente se ha terminado (seamos sinceros, nunca nadie ha “terminado” una goma. Siempre queda un resto pequeño que se pierde). ¿Qué hacer si te has equivocado y necesitas borrar algo? Una vez más puedes recurrir a las gomas elásticas de tu estuche. Enrolla una goma en el lápiz y ya está. Frota con cuidado el error y verás que al rato desaparece.

8. La chuleta suprema

El arte de hacer chuletas debería ser una asignatura separada en el colegio. En serio. La imaginación de algunos alumnos es digna de una medalla. Para preparar este truco, necesitas un borrador grande. Corta con un bisturí un fragmento en el lateral corto y a continuación perfora una hendidura un poco más pequeña. Es ahí donde se esconderá tu sabiduría. La siguiente parte es la más conocida por todos: agarra un trozo de papel, dóblalo en acordeón y prepara tus respuestas. En la hendidura pon un poco de pegamento, introduce la chuleta y pega su otro fin a la parte de goma de borrar que cortaste antes. Para evitar que se vean los cortes, puedes ensuciar el borrador con el lápiz. ¿Ves? Es la chuleta perfecta para cualquier examen.

9. La chincheta tramposa

Un último truco para llevar un poco de sabiduría contigo al examen sin tener que estudiar demasiado incluye el uso de una chincheta. Para agarrarla con mayor facilidad puedes usar el tapón del bolígrafo. “Escribe” con la chincheta las fórmulas o palabras que necesitas en el tubo del boli. Las marcas serán casi invisibles, pero podrás leerlas con facilidad. Si los trucos escolares te han gustado, no dudes en compartir el artículo con tus familiares y amigos.
Fuente: YouTube - AreYouCrazy ? / YouTube - HawkGuruHacker

51
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

9 geniales trucos que harán tu vida más fácil...
Síguenos