Increíble!Consejos

Publicado 2017-05-10
38 Comentario

8 errores lingüísticos que cometemos a diario sin darnos cuenta

A lo largo de los años, cometer determinadas faltas de ortografía era algo bastante serio cuando un estudiante quería prepararse para el futuro. Sin embargo, no fue hasta los años 60 cuando se empezó a establecer un elevado analfabetismo en la sociedad de habla hispana, provocando que los errores se llegaran a aceptar en cierta parte de la población que no había podido tener acceso a una educación básica. Eso por eso que estos últimos años se ha visto acrecentado el retroceso en el empleo de la lengua, sobre todo en la utilización de la ortografía.

errores linguisticos comunes

No obstante, no parece que este problema se extienda en términos generales. De hecho, el avance de las nuevas tendencias educativas sugiere que el hecho de cumplir las reglas ortográficas, es algo “opcional” o “accesorio”. Tomando como ejemplo las matemáticas o la historia, se pone un mayor énfasis en el aprendizaje y el razonamiento que en la aplicación de las reglas; Algunos lo han llamado “ortografía natural”, es decir, la permitida concordancia entre sonido y grafía. Es por eso que a lo largo de este artículo queremos mencionar una serie de incorrecciones que, están tan aceptadas, que las cometen casi la totalidad de los hablantes hispanos. ¡No dude en echar un vistazo a las siguientes páginas para comprobarlo!

errores linguisticos comunes

1. ”Radiactividad” y “radioactividad”

Este es uno de esos ejemplos en los que se extiende tanto la forma incorrecta de decirlo, que la RAE termina por aceptar como válida la errónea. Ya ha pasado en muchas ocasiones, y al final los poderes lingüísticos acaban autorizando lo incorrecto. Al parecer, la letra “o” incluida en radiactividad pudo aparecer debido al gran parecido con el elemento químico radiactivo llamado “radio”. Sin embargo, la RAE insta a que las personas sigan diciendo y escribiendo radiactividad. Lo mismo ocurre con “paralímpico” y “paraolímpico”, siendo esta última incorrecta.

errores linguisticos comunes

2. ”Eructo” y “erupto”

Este error está desapareciendo con el tiempo (menos mal), y teniendo en cuenta el hecho de que a muchos hablantes les resulta complicado pronunciar una “p” al final de una sílaba, todavía se sigue cometiendo este error. Lo mismo ocurre con los ejemplos de “captus” o “cóptel” en lugar de “cactus” y “cóctel”; Tal error se ha extendido también a la palabra “eructo”, que con el paso del tiempo se ha deformado y se ha convertido en un error común, sobre todo en jóvenes y niños. Obviamente, las vulgares variantes como “eruto” o “iruto” son altamente indeseadas.

errores linguisticos comunes

3. ”Areola” y “aureola”

Este es una caso algo especial, ya que ambas palabras existen en el diccionario. Sin embargo, nos estamos refiriendo a esa “zona rojiza de forma circular que rodea el pezón de un pecho”. Algo que todo el mundo tiene, y que quizás las mujeres lo tienen algo más pronunciado, se llama “areola” o “aréola”. Por otro lado, la palabra “aureola” no es otra cosa que el disco y resplandor luminoso que suele representarse tras las cabezas de las imágenes sagradas. Nuevamente, la RAE terminó por aceptar la forma incorrecta, aunque insiste en que se debe usar el término correcto.

errores linguisticos comunes

4. ”Impreso” e “imprimido”

Estos últimos años se ha empezado a emplear mucho más la palabra “impreso” y no “imprimido”, sin embargo, ambos términos son totalmente correctos. En español existen ciertos verbos que tienen dos participios, uno regular (“imprimido”) y otro irregular (“impreso”), los cuales utilizan el regular únicamente como adjetivo y no como verbo, con la excepción de “freír” (es correcto decir “he freído”, por arcaico que parezca), “imprimir” y “proveer”. De acuerdo a la RAE, “imprimido” se usa en frases como “¿has imprimido el documento?”, “he imprimido el folleto completo”, e “impreso” en: “tome un impreso del mostrador”, “el documento ha sido impreso en el extranjero”. Nunca se debe decir “debe usted cumplimentar el imprimido”, sino “el impreso”.

errores linguisticos comunes

5. ”Súper” y “super”

Hay tres acepciones posibles para estas palabras. El adjetivo “súper” (“El todoterreno usa gasolina súper”), el sustantivo “súper” (“vamos al súper a comprar huevos”) y, por último, el prefijo “super” (“superpotencia”, “superpoblación”). Sin embargo, este último solo debe ser utilizado cuando precede a sustantivos y nunca a adjetivos o adverbios, y aquí es donde radica el fallo extendido. De acuerdo a esta regla, se pueden decir palabras como “superhombre” o “supercoche”, pero nunca se deben emplear palabras como “supercorrecto”, “superbien” o “superútil”.

errores linguisticos comunes

6. ”No doy más de mí”

Esta expresión plantea en algunas situaciones ciertas confusiones. Nos referimos a casos como “Antonio no da más de sí” o “ese polo se ha dado de sí”. El principal problema es que las personas olvidan que siempre se debe mantener la concordancia entre el sujeto y el pronombre que sigue a la preposición “de”. Es decir, lo correcto es decir “no puedo dar más de mí” y “tú no das más de ti”. En los demás casos hay que emplear “sí”. No se puede decir “no puedo dar más de sí”, aunque es algo bastante extendido en la población hispana.

errores linguisticos comunes

7. ”Encima de mí”

Este error lo comete prácticamente el 100% de la población, ya que está realmente arraigado. Los adverbios no pueden ser modificados por un posesivo, “detrás de Antonio” no se corresponde a “su detrás”, por lo tanto, no se puede decir “detrás suyo”. Asimismo, no se deben emplear casos como “delante mío”, “detrás tuyo” ni “encima mío”, sino “delante de mí”, “detrás de ti” y “encima de mí”. Tampoco se aceptan ciertos derivados como “encima mía”, “detrás tuya” y demás.

errores linguisticos comunes

8. ”incluido” e “inclusive”

Si bien ambos términos existen, nos referimos a todas esas expresiones que se ven por ahí, sobre todo en carteles de restaurantes, promociones, descuentos, bares, y demás. Por ejemplo: “Este local permanecerá cerrado desde el día 3 hasta el día 8, ambos inclusive”. Para empezar, “inclusive” es un término cuya procedencia data del latín escolástico, y que tiene un significado de “incluyendo el último objeto nombrado”. Lo correcto sería añadir al final de la frase anterior “ambos incluidos”. Sí se puede decir “...desde el día 1 hasta el día 14 inclusive”, pero no lo anterior. ¡Por favor, comparta este artículo con todo el mundo y no dude en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: StarStock

errores linguisticos comunes
27
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los carteles con los peores errores ortográficos jamás vistos y que dan ganas de llorar
Síguenos