5 Comentario

9 sustancias encontradas en los menús de comida rápida que te disgustarán

Uno de los mayores problemas del hombre contemporáneo resulta ser el aumento descontrolado de peso. Una vida sedentaria, incluso en numerosos puestos de trabajo, y comida rápida y poco sana son los principales causantes de esta situación. Según las estadísticas, uno de cada tres niños entre 6-19 años en Estados Unidos sufre de sobrepeso u obesidad, mientras que en el caso de los adultos la cifra es de 2 de cada 3 personas (pasado en los cálculos del BMI). Gran parte de estas cifras devastadoras pertenece a los restaurantes de comida rápida, ya que sus productos suelen ser considerados de muy baja calidad y una gran toma de calorías. Sin embargo, parece ser que en la carrera por ofrecer la mayor velocidad, un sabor decente y un precio lo más barato posible, algunas empresas han optado por materiales que no deberían encontrarse en la comida. A continuación te presentamos 9 ingredientes que se descubrieron en la comida basura. Probablemente se te quite el apetito de inmediato.

1. Sulfato de amonio

1. Sulfato de amonio

El sulfato de amonio es una sal inorgánica empleada principalmente en la fertilización de la tierra, aunque también se puede encontrar en uno de los herbicidas más populares, el Roundup. ¿Quieres otro dato gracioso? El sulfato de amonio forma también parte de los productos ignífugos. Sin embargo, como es de esperar, su digestión no es saludable: puede provocar grandes trastornos hormonales. Si crees que el sulfato de amonio es detestable, espera a que veas los demás ingredientes.

1. Sulfato de amonio 1

2. Terbutilhidroquinona (TBHQ)

La pregunta del milenio es: ¿por qué alguien podría querer ingerir algo que no se puede ni apenas decir con facilidad? Sin embargo, la terbutilhidroquinona es una sustancia que se encuentra en numerosos productos, desde galletas hasta papas fritas, aunque se usa también en cosméticos y barnices. Aunque diferentes organizaciones dicen que el TBHQ es “completamente seguro”, la agencia americana de Administración de Alimentos y Medicamentos ha limitado el uso de esta sustancia, ya que las pruebas han demostrado que su exceso puede producir TDAH, cáncer de estómago o incluso daños en el ADN.

2. Terbutilhidroquinona (TBHQ)

3. Aceite de silicona

El mismo material que se puede encontrar en algunas alitas de pollo frito es empleado en la industria óptica para fabricar lentes de contacto. Su nombre químico es dimetilpolisiloxano (enhorabuena a cualquiera que es capaz de leerlo rápido a la primera) y se usa también para calafatear y enmasillar. Es una sustancia que no se biodegrada, así que también se le da uso en los implantes de senos por cuestiones de seguridad. Sin embargo, el aceite de silicona no es un producto que debería terminar en tu estómago para el bien de tu salud. Uno de los siguientes ingredientes que puedes encontrar en la comida rápida lo usas para limpiar cristales. ¡Vale la pena conocerlo!

3. Aceite de silicona

4. Propileno glicol

El propilenglicol es una sustancia química (un diol, para ser más precisos) que se usa ampliamente en diferentes ramas de la industria. Se usa como ingrediente principal en la pintura del paintball, como fluido hidráulico para las máquinas e incluso como líquido para limpiaparabrisas. Se usa también para curar quemaduras, pero su exceso puede perjudicar los tejidos de la piel. Las personas con problemas de piel, ojos o con alergias son incluso más susceptibles a esta sustancia que se emplea también como humectante en los productos alimenticios y como anticongelante. ¿Es de verdad sano? La respuesta te la dejamos a ti.

4. Propileno glicol

5. Celulosa

Con el término de celulosa muchos nos hemos encontrado por primera vez en clases de ciencias naturales o biología, pero no tenía relación alguna con los alimentos. Es el compuesto base de los tejidos de las plantas y es un polisacárido compuesto. Es un compuesto importante en la dieta de los humanos en cantidades pequeñas, pero no puede servir como fuente de energía, ya que los humanos no tienen la celulasa, enzima necesaria para romper los enlaces químicos de este compuesto. En otras palabras, en tu hamburguesa hay madera, así que déjasela a las termitas. Es posible que todo esto no te desagrade tanto, pero si te decimos que puedes encontrar también insectos, seguramente le dirás adiós a cualquier comida rápida.

5. Celulosa

6. Ácido carmínico

El ácido carmínico es un compuesto producido por los insectos para repeler a los depredadores. Se mata, se tritura y se inunda en alcohol aprox. 70 mil insectos para producir el ácido carmínico que luego va a parar a numerosos alimentos. Si miles de bichos triturados no te desagrada lo suficiente, te podemos añadir que el ácido carmínico influye en el desarrollo de la asma, diarreas y muchas otras condiciones detestables. Se usa como colorante rojo no sólo en la comida rápida. Si quieres evitar este producto, busca entre los ingredientes el número E120, ya que ese es el número que representa el ácido carmínico.

6. Ácido carmínico

7. Arena industrial

La arena industrial, conocida también como sílice, es un material usado en la producción de vidrio y cemento. Sin embargo, algunos restaurantes de comida rápida la usan también en sus carnes con el fin de impedir su endurecimiento. El sílice tiene la cualidad física de absorber la humedad de su entorno, así que un exceso de este material en los tractos digestivos puede ser nocivo para el cuerpo humano. Para terminar, algo que te dejará sin palabras. Es algo que se les da a los animales para comer y que finalmente termina en tu plato también.

7. Arena industrial

8. Medicamentos

El tema de cómo se trata a los animales en las grandes industrias productoras de carnes y otros productos de procedencia animal es un tema aparte y vale la pena conocerlo en detalle, pero avisamos que pueden ser cosas muy drásticas. De hecho, es una de las razones por las que más y más personas deciden mantener una dieta vegetariana o vegana. Aquí no vamos a entrar en detalles, pero vale la pena saber que muchos medicamentos preocupantes terminan en el pienso y la comida para los animales, por ejemplo sustancias antidepresivas. Estos ingredientes se acumulan en el cuerpo del animal y después pasan a formar parte de la carne que consumes en un restaurante (o en casa).

8. Medicamentos

9. L-cisteína

La L-cisteína es un aminoácido sintetizado a partir del pelo humano y las plumas de las aves. Se emplea en las carnes y en productos de repostería para ablandar su textura. Sin embargo, es un ingrediente que el cuerpo humano es capaz de sintetizar por su propia cuenta y un exceso de este producto puede llevar a condiciones como: diarreas, vómitos, erupciones, fiebres, dolores de cabeza, somnolencias, baja presión arterial o problemas de hígado. Si el artículo te ha parecido curioso, no dudes en compartirlo con tus familiares y amigos.
Fuente: Starstock

9. L-cisteína
244
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Alimentos que no volveremos a comer después de saber cómo se producen
Síguenos