Increíble!Conmovedor

Publicado 2017-05-15
1 Comentario

La historia secreta detrás de una de las escenas más emotivas de “El Chavo del Ocho”...

Una serie que nos marcó a todos...

Desde el año 1980 hasta 1992 se emitió en México una de las series más divertidas que han existido hasta la fecha: “El Chavo del Ocho”. Esta ficción, creada por el genial actor, director y productor Roberto Gómez Bolaños (f. 2014), nos deleitó a todos y cada uno de nosotros a lo largo de sus ocho temporadas y sus 290 episodios. Fue tal la popularidad de este programa que llegó a ser visto de manera semanal por 350 millones de espectadores en todo el mundo: un récord enorme para un espacio de origen hispano.

El Chavo del Ocho era un niño huérfano que se trasladó a una vecindad de México. Allí conoció a personajes bastante extravagantes y peculiares, pero sin duda todos ellos han dejado una huella imborrable en nuestra memoria: Quico, La Chilindrina, Don Ramón y el Señor Barriga son algunos de estos caracteres a los que tanto cariño cogimos. En el artículo de hoy hablaremos de una escena en concreto que dio bastante que hablar: el reencuentro de la Chilindrina y Don Ramón después de mucho tiempo sin verse… ¡Quédate con nosotros para emocionarte por completo!

Dos personajes míticos, pero muy diferentes...

Los dos personajes que hemos mencionado en la página anterior están entre los más populares de “El Chavo del Ocho”. Eran padre e hija, aunque el carácter de ambos era muy diferentes. Residentes en el número 72 de la vecindad, Don Ramón se caracterizaba por ser un personaje muy amable y carismático, aparte de ser un bromista a más no poder. Nunca se le vio trabajando, así que poco a poco contrajo una enorme deuda con el Señor Barriga, el dueño de la vecindad. Siempre fue uno de los favoritos del público.

Por otro lado, la Chilindrina era justamente todo lo contrario de su progenitor. Era una niña de ocho años que solía molestar bastante al Chavo y a Quico, a pesar de amar en secreto al protagonista de la serie. Esta chica, que poseía gafas y unas pecas muy características, no paraba de hacer travesuras por todo el barrio, además de que no tenía precisamente una buena relación con Doña Florinda por todo el mal que le hizo a su padre. ¿Sabías que tanto Don Ramón como la Chilindrina protagonizaron una escena memorable? Muchos aún la tenemos grabada en la retina...

Una escena memorable...

En el año 1982 se emitió uno de los capítulos que marcaron a todos los seguidores de “El Chavo del Ocho”. Todo parecía transcurrir con normalidad en la vecindad, aunque la Chilindrina estaba persiguiendo a Ñoño con un cinturón en la mano debido a una trastada de éste. Antes de que pudiera alcanzarlo, la chica se frenó en seco y la cara le cambió por completo: delante de ella estaba el que durante mucho tiempo había sido su padre y mentor, Don Ramón. La emoción del momento aún puede palparse en el vídeo…

En la ficción, este personaje había tenido que marcharse fuera del barrio por razones de trabajo, así que tuvo que dejar a su única hija con su abuela Doña Nieves. En la cara de la Chilindrina puede observarse de manera muy clara la sorpresa le invade, tanto que incluso comenzaron a saltarle las lágrimas. De repente le gritó “¡Papito!” y corrió a abrazarlo ante la atenta mirada del Chavo y de Ñoño. Los espectadores se dieron cuenta al instante de la maravillosa interpretación de los personajes, pero es que detrás había algo realmente especial…

Lo sucedido tras bastidores no lo conoce mucha gente...

Aunque todo pareciera ir sobre ruedas delante de las cámaras, a finales de los años 70 sucedieron varios conflictos entre los actores principales de “El Chavo del Ocho”. Es por todos conocido que durante varios años Roberto Gómez Bolaños y Carlos Villagrán (73) no se llevaban muy bien, aparte de que competían por cautivar al público con sus chistes y bromas. El intérprete de Quico quería llevar a cabo su propio show, pero todo terminó en un enfrentamiento con el creador de “El Chavo del Ocho”. Un año después, otro de los pesos pesados abandonó el barco…

En 1979, esta ficción mexicana sufrió un gran varapalo, ya que el carismático Don Ramón, interpretado por Ramón Valdés (f. 1988) se marchaba por motivos personales. Realmente la razón por la cual abandonó la serie era porque quería probar suerte en otros programas diferentes y porque se había cansado de dar vida al mismo personaje durante tantos años. Las sustituciones no fueron precisamente exitosas, y después de reconsiderarlo, Ramón Valdés volvió a la serie en el año 1982. Parece ser que no avisaron al resto del elenco sobre su vuelta…

Un reencuentro muy especial entre dos amigos...

Roberto Gómez Bolaños sabía que sería una auténtica sorpresa que algunos actores de “El Chavo del Ocho” no conocieran la vuelta de Don Ramón hasta el último momento. María Antonieta de las Nieves (66), intérprete de la Chilindrina, era una de las actrices que no tenía ni idea de que Ramón Valdés estaba de nuevo junto a ella, de ahí la emoción que sintió al ver de nuevo a su padre en la ficción. Habían sido más de dos años sin él dentro de la serie, así que fue muy normal lo sucedido. ¿O incluso había algo más?

Parece ser que a “Don Ramón” no le había ido muy bien fuera de este programa tan exitoso, así que durante varios más acompañó a los telespectadores. Valdés sabía de sobra que la Chilindrina iba a emocionarse bastante, pero no le dijo a nada a sabiendas de que la audiencia iba a emocionarse en gran medida por ese momento tan especial. Es por todos conocido la gran amistad existente entre ambos, incluso Ramón la acompañó al altar cuando se casó, de ahí que la joven no pudiera contener las lágrimas… ¡Ojalá en todas las series sucedieran momentos igual de bellos!
¿Te ha gustado este artículo? Si es así y quieres leer más de este tipo, compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: Giphy/ Youtube-Fede

La historia secreta detrás de una de las escenas más emotivas de “El Chavo del Ocho”...
64
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Famosos presumiendo sus fotos con Luis Miguel en las redes sociales
Síguenos