Increíble!

Publicado 2017-05-23
13 Comentario

8 cosas espantosas que ocurren mientras dormimos…

¿Sabías que una persona corriente duerme muchísimo tiempo a lo largo de su vida? De hecho, si tenemos en cuenta que el promedio de una noche de sueño es de ocho horas (es decir, un tercio de un día), una persona puede llegar a dormir un tercio de su vida. Con lo cual, si vives, por ejemplo, 75 años, eso significa que pasas 25 años dormido, o un total aproximado de 9.125 días. Por eso no es extraño que durante todo este periodo, ocurran cosas realmente extrañas, y no nos referimos solamente al sueño recurrente en el que se caen los dientes. Sin embargo, uno de los mitos persistentes sobre el sueño es que cada uno de nosotros se traga ocho arañas al año mientras dormimos. ¡Pero sí que hay otras cosas increíble! ¡No se pierda este interesante artículo!

1. Parálisis del sueño

Cuando estás dormido, tus músculos entran en una parálisis temporal para que no te muevas mientras sueñas (es por eso que puedes soñar que estás corriendo pero tu cuerpo no se mueve). Ocasionalmente, las personas experimentan la parálisis del sueño, lo que significa que sus mentes se despiertan antes de que sus músculos sean móviles de nuevo. Es una experiencia inofensiva, pero es comprensiblemente aterradora; Después de todo, la idea de despertar y descubrir que no podemos movernos es como una película de terror. Ciertas personas tienen una enfermedad rara llamada trastorno del comportamiento del sueño REM, en el que sus músculos no entran en parálisis durante el sueño profundo. Es potencialmente peligroso, ya que los enfermos se mueven en sueños mientras otros duermen, posiblemente lesionándose a sí mismos y a otros.

2. Sacudidas involuntarias

Puedes sentir como si estuvieras cayendo al vacío o siendo golpeado, pero las sacudidas hípnicas (a veces también llamados tirones hipnagógicos o mioclono) son una parte natural y común de quedarse dormido. Este fenómeno hace que tus miembros se muevan, tal vez porque tu cuerpo se está preparando para los cambios que ocurren durante el sueño, o quizás porque interpreta erróneamente los signos de un sueño inminente, como una caída, y por lo tanto, los empuja en un esfuerzo equivocado para mantenerse erguido. Los científicos no están de acuerdo en qué causa exactamente estas sacudidas, pero son generalmente inofensivos.

3. Mueves los ojos

Mientras duermes, experimentas cinco fases de sueño, con el REM como la última y más activa. Una vez que completes un ciclo REM, comenzará de nuevo la primera fase. De 70 a 90 minutos después de quedarte dormido, deberías estar en la fase REM, y pasarás aproximadamente el 20% del tiempo durmiendo en dicha etapa. Durante esta fase, nuestros ojos se lanzan rápidamente hacia adelante y hacia atrás, como si fuera una especie de posesión, pero típicamente no nos acordamos de esto (excepto los recuerdos de sueños que ocurren a menudo en esta fase).

4. Estrechas tu garganta

Mientras duermes, tu respiración cambia y la garganta se estrecha de forma natural un poco mientras tus músculos se relajan. Si conoces a alguien que ronque de manera muy ruidosa, sabrás lo que significa cuando la garganta se queda demasiado estrecha. Por supuesto, los ronquidos pueden tener muchas causas, incluyendo nariz tapada o problemas en las amígdalas. Peor aún, las vías respiratorias pueden cerrarse completamente, causando apnea del sueño.

5. Te conviertes en charlatán

Es más común en los niños que en los adultos, y en los hombres que en las mujeres, pero hablar en sueños le sucede a aproximadamente el 5% de la población. Apodado “somniloquio”, hablar en sueños es técnicamente un trastorno del sueño, pero no te molesta en absoluto. De hecho, es posible que ni siquiera te des cuenta de que lo estás haciendo. Como el sueño, el somniloquio todavía debe ser explicado, y puede ocurrir en cualquier etapa del sueño. Cuando estás durmiendo ligeramente, tus palabras son más fáciles de oír, y viceversa. Hablar en sueños puede estar provocado por episodios de estrés, depresión y enfermedades, o se producen junto a otros problemas del sueño, como la apnea del sueño.

6. Dientes apretados y que rechinan

Si frotas o aprietas los dientes cuando duermes, tienes bruxismo. Según Best Health, alrededor del 10% de los adultos padecen bruxismo, con síntomas que van desde leves y muy graves. Rechinar los dientes puede conducir a problemas en estos, así como en las articulaciones de la mandíbula. Este trastorno se ha relacionado con el estrés, por lo que si lo estás experimentando, intenta evitar la cafeína antes de acostarte, y relájate. Algunos dentistas también recomiendan el uso de un protector bucal (no son bonitos pero ayudan un poco).

7. Terrores nocturnos

Según la Clínica Mayo, los terrores nocturnos son “episodios de gritos, miedo intenso y agitación mientras se está dormido”. Son mucho más comunes en los niños que en los adultos y, aunque son terroríficos, no suelen ser dañinos. No son lo mismo que las pesadillas; Alguien que experimenta terror nocturno permanece dormido todo el tiempo, incluso si ese alguien está gritando o moviéndose bruscamente alrededor de la casa. Por lo general, serán incapaces de recordar el incidente a la mañana siguiente.

8. Síndrome de la cabeza explosiva

Suena como la premisa de una película de terror, pero no se asocia realmente con el dolor (o la explosión de la cabeza). Las personas con este raro síndrome escuchan un fuerte estallido, como una bomba o un disparo, ya que están entrando y saliendo de un sueño profundo. Al igual que con otras condiciones del sueño como el sonambulismo, los terrores nocturnos y el bruxismo, el síndrome de la cabeza explosiva se ve exacerbado por el estrés y la falta de sueño. Así que relájate, duerme mucho, y no bebas café antes de acostarte. ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Giphy

130
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Imágenes espléndidas de la Tierra que todos deberían ver
Síguenos