2 Comentario

Esta mujer adoptó a un niño que nadie quería. 27 años después él hace ESTO a sus espaldas…

La adopción: significado y cifras de interés…

No todas las personas de nuestro mundo tienen la suerte de traer un niño. Los motivos son diversos: pueden ser parejas del mismo género, personas que no pueden tener descendencia por esterilidad… La experiencia de ser padre es altamente recomendada, ya que es muy gratificante ver cómo una pequeña criatura se desarrolla a tu lado y aprende gracias a tus enseñanzas. Si no se puede tener un hijo por el método natural, ¿por qué no adoptar a uno? El inmenso amor que te dará ese pequeño/a está fuera de toda duda…

Esta mujer adoptó a un niño que nadie quería. 27 años después él hace ESTO a sus espaldas…

Algunos datos de interés que nos ayudarán a comprender mejor este artículo son los pertenecientes a España: ¿sabías que más de 60000 niños se adoptaron en el periodo comprendido entre 1998 y 2011? Las nacionalidades eran diversas, pero en mayor grado procedían de China, Rusia y el propio estado español. Normalmente estos infantes se adoptan cuando poseen una edad entre 0 y 6 años, siendo con un 80% la situación más corriente. Un 75% de los adultos que realizan el proceso legal son parejas, aunque un 25% prefiere cuida al niño en solitario.

Esta mujer adoptó a un niño que nadie quería. 27 años después él hace ESTO a sus espaldas…

¿Sabías que podrías esperar hasta 10 años para que el niño llegue a tu casa? Eso depende de la rapidez de los trámites, de la capacidad económica de la familia adoptiva y de ciertas características de los niños que por desgracia no tienen personas que los cuiden como se merecen. En ocasiones, que los pequeños estén enfermos o posean algún tipo de atención especial favorece la adopción, pero a menudo hay personas que pueden llegar a perder la pasión por la paternidad. En el artículo de hoy conoceremos una historia conmovedora que te llegará al corazón… ¡26 años después correspondió todo ese amor!

Esta mujer adoptó a un niño que nadie quería. 27 años después él hace ESTO a sus espaldas…

Una familia comprometida con los huérfanos

La noticia de hoy está protagonizada por una familia estadounidense, los McIntosh. El matrimonio no había podido tener hijos, así que decidieron convertirse en hogar de adopción de todo niño que estuviese falto de cariño. No se quedaban con ellos de forma permanente, pero sí durante varios meses, que se convertían en oasis de tranquilidad y felicidad para todos los pequeños. Hasta 25 infantes llegaron a pasar por la vivienda de los McIntosh, que observaban una sonrisa en sus rostros lo bien que lo pasaban jugando en el jardín.

Los medios de comunicación se especializaron por su caso, de ahí que fueran en más de una ocasión a charlar con la familia: Ingeborg, la mujer, siempre estaba encantada de atenderles. “Para nosotros no era ninguna molestia que tantos niños llegaran a nuestro hogar, al contrario, nos sentíamos muy bien cuidándolos y proporcionándoles un techo bajo el que dormir y mucho amor cada día.” Hace casi 27 años llegó a la vivienda de los McIntosh un niño de un año llamado Jordan; de momento se convirtió en la alegría de la casa.

Ingeborg se dio cuenta de que el pequeño Jordan era muy especial: cuando lo tomó entre sus brazos su estómago le dio una especie sacudida placentera, de ahí que acordara junto a su marido quedárselo para siempre, aparte de cuidarlo y educarlo lo mejor que podían. Su deseo no fue satisfecho al momento, ya que la madre biológica de Jordan no tenía intención de que unos padres de tez blanca se hicieran cargo de su pequeño, pero por suerte con el paso del tiempo todo se arregló. ¿Sabíais que esta historia tiene el más feliz de los finales? Sin embargo los comienzos no fueron nada fáciles: Ingeborg cayó enferma…

Jordan y su madre estarán unidos para siempre…

Durante cuatro largos años los McIntosh estuvieron peleando para obtener la custodia de Jordan, pero finalmente consiguieron su sueño. ¡Qué felices eran todos! La familia al completo disfrutó durante más de veinte años: el cariño del niño hacia sus padres adoptivos aumentaba cada año, ya que se sentía muy agradecido por todo lo que habían luchado por él. Tanto Ingeborg como su marido veían cómo ese ser del que se habían enamorado cuando era pequeño iba creciendo poco a poco y se convertía en un hombre hecho y derecho.

La felicidad de todos terminaría en el año 2014, ya que después de unos dolores inmensos en la parte baja de la espalda Ingeborg fue a una clínica cercana a su hogar. El doctor, después de examinar su caso de manera exhaustiva, le comunicó la mala noticia: parece ser que tenía una enfermedad poliquística en uno de sus riñones. Este mal afecta a 12,5 millones de personas en el mundo, pero no existe todavía la cura. Un trasplante podría ayudar a que la vida de Ingeborg se prolongara, sin embargo los médicos no eran capaces de encontrar a un donante.

Jordan, viendo que la vida de su madre estaba en serio peligro, se personó un día en la oficina del doctor encargado del caso, comentándole que le hiciera unos análisis de compatibilidad. ¡Qué sorpresa se llevó al saber que podía ayudar a esa mujer que tanto se había sacrificado por él! Todo salió fenomenal, de ahí que recientemente ambos hayan hecho unas declaraciones realmente emotivas a los medios: “Creo que estaba destinado a salvar la vida de mi madre, por eso llegué a su hogar hace 26 años”, ha comentado Jordan. Ingeborg, que se está recuperando, ha afirmado con lágrimas en los ojos que “su adorado hijo se ha convertido en su salvador”.
¿Te ha gustado este artículo? Si es así y quieres leer más de este tipo, compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: Giphy/ Pexels/ Youtube-HLN

190
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Rompe en llanto al mostrarle el título universitario a su padre albañil…
Síguenos