Increíble!Consejos

Publicado 2017-05-24
49 Comentario

Los aparatos que tenemos en casa y que consumen más energía estando apagados

Hace un "puñado" de años, había una diferencia entre “encendido” y “apagado”, pero ahora es más complicado. Aproximadamente 50 dispositivos y electrodomésticos que hay repartidos en las típicas casas familiares, siempre están consumiendo energía, incluso cuando parecen estar apagados. Pero hay más: Alrededor de una cuarta parte de todo el consumo de electricidad residencial se emplea en dispositivos en modo de energía inactiva. Eso significa que los aparatos que están apagados, en stand by, hibernando o en espera, pueden utilizar hasta el equivalente a 50 centrales eléctricas de electricidad, además de suponer una barbaridad de dinero en facturas.

1. Televisión por cable

Suponiendo que tengas una caja de televisión por cable conectada al televisor, ésta consume 28 vatios cuando está encendida y grabando una película o programa determinado, y 26 cuando está apagada. Incluso si ni siquiera ves la televisión, aún así consumiría alrededor de 227 kilovatios/hora al año. Para ponerlo en contexto, eso es más de lo que una persona normal usa un año entero en algunos países en desarrollo, incluyendo Kenia y Camboya, según las estimaciones del Banco Mundial.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Kim Kardashian sigue revelando sus facetas ocultas, en este caso la maternidad, siendo un ejemplo para muchos y una aberración para otros.

2. Laptop

Una gran cantidad de personas tienen el hábito erróneo de dejar un laptop u ordenador portátil enchufado, incluso cuando está completamente cargado. Aunque parezca una estupidez, hacer eso puede consumir una cantidad similar a los 4.5 kilovatios/hora de electricidad en una semana, o alrededor de 235 al año. Hay que tener en cuenta que las cantidades pueden variar dependiendo del modelo de laptop y su batería, pero se puede usar como referencia con los que tienen un par de años. Según algunos expertos, los MacBooks utilizan mucha menos electricidad.

3. Conexión a Internet y televisiones

Hoy en día, alrededor del 40% de la población mundial tiene conexión a Internet de alta velocidad (en 1995 era del 1%), más de 3 mil millones de personas, lo que probablemente supone disponer de al menos un módem y router cercanos. Mientras que ninguno gasta mucha energía, en la mayoría de los hogares, nunca se desconectan. Lo mismo ocurre con muchísimos televisores. Para encender un televisor con un mando a distancia, éste debe estar encendido para recibir dicha señal. Si se trata de “smart” TV, tiene que estar prendido para permanecer en línea. Y si está en modo de inicio rápido - y así evitar esos agonizantes 15 segundos para que arranque - el gasto es todavía mayor.

4. Cualquier aparato común

Un montón de electrodoméstico tradicionales, cosas que tu abuela probablemente tiene, también se conectan a Internet, al igual que ella. Las bombillas, los hornos, los refrigeradores, las cafeteras, incluso los colchones, ahora pueden disponer de una conexión a la red, por lo que también gastan energía todo el tiempo. Los aparatos de trabajo, como los lavavajillas o lavadoras, han sido mucho más eficientes con el tiempo, pero muchos modelos ahora tienen pantallas digitales, lo que significa que siempre gastarán una mayor cantidad de energía.

No paramos de consumir energía

Incluso cuando los electrodomésticos son más eficientes, siempre adquirimos muchos más. Para el año 1966, un persona promedio utilizaba unos 5.590 kilovatios/hora al año, según el Banco Mundial. Sin embargo, a partir del año 2013, ese número se había disparado hasta alrededor de 12.985 kilovatios/hora al año, y la cifra sigue aumentando. Parte de este aumento proviene de la electrónica: casi dos tercios de la población tiene un laptop o un ordenador de sobremesa; La mitad tiene una tablet o un e-reader; Un 64% tiene un teléfono inteligente; Y el 36% tiene todo lo mencionado anteriormente.

Desigualdad en consumo

Sin embargo, algunos aparatos de cocina tradicionales, desde mucho antes de la llegada del Internet, consumen mucha electricidad cuando están encendidos, o incluso si no lo están. Por ejemplo, una máquina cafetera puede llegar a gastar 900 kilovatios, aunque solo esté encendida durante unos minutos. Si suponemos que una cafetera tarda unos 10 minutos (dependiendo del modelo) en preparar una taza, y lo hace a diario, sale a unos 50 kilovatios/hora cada año, que es un poco más de lo que una personas gasta en el país de Níger, África, al año.

La manera más simple de reducir el consumo de energía “fantasma”

Muchas empresas de servicios públicos proporcionan datos horarios del consumo de energía eléctrica, y un gran número de compañías de numerosos países desarrollados del mundo, instalan medidores inteligentes, los cuales te permiten (y a la compañía) rastrear la cantidad de energía que consume tu casa en una hora. Quizás una manera fácil de restringir el consumo de energía es usar una regleta para agrupar aparatos, como la TV, consola de videojuegos, altavoces con alimentación, reproductor DVD, y otros dispositivos de transmisión, para desactivarlos todos al mismo tiempo.

Sin embargo, los expertos advirtieron que, dado que algunos de estos productos tienen conexiones a Internet, dicha conexión, el tiempo u otra información podrían perderse si se desconecta totalmente. Y si usas tu consola para ver películas online, mejor que no lo hagas. Puede utilizar 45 veces más energía que un transmisor, según el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, sobre todo porque no son buenas a la hora de usar la misma energía que la tarea que le requiere. ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Giphy

264
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
¡Los actores de Netflix que se están haciendo fortunas MILLONARIAS!
Síguenos