0 Comentario

8 razones asquerosas por las que NUNCA deberías ponerte el mismo pijama 2 veces seguidas...

Cómo crees: ¿es necesario cambiar el pijama con frecuencia, o no hace falta hacerlo? Aunque la respuesta a esta pregunta es realmente obvia, las estadísticas al respecto hablan por sí solas. Mientras que la mayoría de los hombres lo hacen una vez cada 13 días, ¡las mujeres... cada 17! Si bien estos datos a algunos les pueden parecer algo repugnantes, mucha gente no les presta toda la atención que se merecen.
A continuación, 8 razones que indican que debemos cambiar de pijamas con la mayor frecuencia posible. ¿A que tú tampoco te dabas cuenta de su existencia?

1. Infecciones por estafilococo

Lo que muy pocas personas saben es que la mayoría de los seres humanos, en nuestros cuerpos tenemos cierta cantidad de las bacterias de estafilococo que pueden encontrarse sobre la piel, en la nariz o en la boca. No obstante, son tan pocas que, por lo general, no suponen ninguna amenaza para nuestra salud. Eso sí: si no cambiamos la ropa o los pijamas con frecuencia, podemos acelerar la acumulación y el desarrollo de dichos gérmenes y hacer que se conviertan en un verdadero peligro. Cuantas más son, más fácil pueden llegar a nuestro organismo y provocar infecciones capaces de poner nuestra vida en riesgo.

1

2. Granitos

Apostamos que a nadie le gustan las imperfecciones cutáneas... Pero no muchas personas se dan cuenta que los cambios poco frecuentes del pijama pueden influír en su surgimiento. Todo tipo de bacterias, células muertas, sebo u otras secreciones corporales se acumulan en las telas de las que está hecha nuestra ropa. Es allí donde se desarrollan los microbios que actúan sobre nuestros cuerpos durante toda la noche. Con cada día que pasa, su cantidad aumenta y más probable es que terminen bloqueándonos los poros e influyendo en la aparición de granitos.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

2

3. Acumulación de los ácaros

Los ácaros son unas entidades microscópicas que viven en todas las casas (incluso las más cuidadas y limpias). Ipendientemente de ello, merece la pena (o inluso hace falta) disminuír su cantidad en nuestros dormitorios y las camas en las que descansamos. Cabe destacar que los ácaros se alimentan con la piel muerta de los humanos... y de esa hay un montón en las fibras de los pijamas. Mientras más usada la prenda, más probable es que atraiga los ácaros que pueden provocarnos reacciones alérgicas y problemas de respiración.

3

4. Olor malo

Todos sabemos muy bien que la falta de higiene y el poco interés en mantenerlos en condiciones pueden llevar al surgimiento de unos olores poco agradables. Pero incluso si gastamos una fortuna en cosméticos y tardamos una eternidad en bañarnos, cuando nos ponemos los pijamas que hemos estado usando durante 10 noches, todos nuestros esfuerzos terminan en vano. La transpiración y las células muertas de la piel en las que se van multiplicando las bacterias de todo tipo nunca van a oler a rosas...

4

5. Sensaciones poco agradables

Este punto supone una continuación del anterior. Incluso si te bañas a diario, usando un pijama durante varios días seguidos nunca podrás sentirte fresco al cien por cien. Hasta poniéndote la ropa limpia y bienoliente, podrás notar que no has quedado limpio del todo... Y no va a ser solamente una ilusión, ya que cierta parte de la suciedad acumulada en tu pijama seguirá presente en la superficie de tu cuerpo. ¡Tenlo en cuenta!
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

5

6. Problemas de sueño

¿Te has percatado de lo bien que se siente ir a dormir usando un pijama fresco? Acostándote de esta forma todos nos sentimos relajados y listos para caer en brazos de Morfeo. De hecho, la calidad de nuestro sueño también mejora de manera notable: dejamos de atraer los ácaros y, al mismo tiempo, podemos olvidarnos de los problemas respiratorios o con el picor de la piel. Si eres de las personas a las que no les importa usar el pijama durante un tiempo, apostamos que sabes que esto no tiene nada que ver con tu propio sueño...

1. Infecciones por estafilococo

7. Alergias

Todos nuestros lectores alérgicos deberían familiarizarse con el contenido de este párrafo. Como ya hemos dicho, los ácaros son unos de los alérgenos más comunes y, cuantos más de ellos atraemos mediante nuestros pijamas usados, más problemas de salud podemos padecer. Si bien el hecho de estar tumbados en sí dificulta el proceso de respiración, el polvo y los arácnidos diminutos tampoco lo hacen más fácil... Lo peor de todo es que pueden causar unas reacciones alérgicas realmente graves y hacerte padecer asma.

7

8. Inmunodeficiencia

Por más poco probable que suene esto, el uso constante de la misma pijama de verdad puede debilitar nuestro sistema inmunitario y convertirse en una causa de infecciones de nuestras vías aéreas superiores. La lucha contínua con las bacterias y virus es capaz de hacerle mucho daño a tu resistencia natural e influír en el empeoramiento de tu salud a largo plazo. ¿Sigues pensando que no hace falta cambiar de pijama todas las noches?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Giphy

8
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
¿Halle Bailey es la mejor opción de DISNEY para interpretar a la Sirenita?
Síguenos