0 Comentario

Publicó la foto del rostro de su bebé y un año después descubrió algo TERRIBLE

Uno de los rasgos más característicos del siglo XXI es, sin lugar a dudas, el acceso amplio y casi descontrolado que tenemos a la Red. No es ninguna exageración: según indican los datos oficiales más de tres mil millones de todos los habitantes de nuestro planeta (cuyo número asciende ya a más de 7 mil millones) disfrutan de poder conectarse a Internet. Las estadísticas exponen que todos los años entre 200 y 300 millones de personas se convierten en internautas, por lo cual podemos suponer que pronto la mitad de la población del mundo tendrá acceso a las infinidades de la Red.

1

No es de extrañar que la popularidad de Internet y su abrupto crecimento influyan en la vida de millones de personas. Al fin y al cabo, gracias a la Red cualquier tipo de información -por más privada que sea- puede llegar a un alcance global en cuestión de minutos, y causar tantas cosas buenas, como malas. Por desgracia, aunque la idea principal de los creadores de Internet fue construir algo útil y fíable, de momento está lleno de tanta cantidad de datos sin comprobar que automáticamente se convierte en un basurero.

Una prueba patente de ello pueden suponer todas las imágenes ridículas, informaciones inciertas y conflictos virtuales que estallan entre los internautas sin razón y a diario. ¿Te suena la carita del pequeñín de la foto de abajo? Si es así, no nos sorprende, ya que justamente por culpa del mal genio de los internautas esta imagen se hizo conocida a nivel mundial... lo que le hizo enfurecer a su autora.
Lee también: La historia real detrás de estos 5 memes famosos…
Para conocer los detalles de lo ocurrido, pasa a la siguiente página: ni te imaginas a cuánta maldad humana tuvo que enfrentarse este niño...

3

Jameson Meyer: ¿un meme o un ser humano?

AliceAnn Meyer (36) es una madre de 4 proveniente de Estados Unidos. Trabaja para la Armada de los EE. UU. y vive una vida tranquila en San Antonio, Texas. Es una ciudadana como cualquier otra e intenta ser una persona de bien, aunque hace más de un año experimentó en sus propias carnes la falta de escrúpulos y de sentimientos superiores en la Red... y esta vivencia ha cambiado su forma de mirar a los demás. ¿Qué fue lo que pasó y por qué llego a mayores?

Desde que nacio uno de sus hijos, Jameson (5), la mujer dirige una página titulada JamesonsJourney.com que había creado después de enterarse de que el pequeñín sufriría de craneosinostosis (o, dicho de otra manera, el cierre prematuro de las suturas de los huesos del cráneo). La condición del nene por los especialistas fue diagnosticada como el síndrome de Pfeiffer y es una enfermedad genética que se manifiesta en 1 de cada 100 mil bebés. Aunque responde por cambios físicos de los afectados, la mayoría de ellos neurológicamente son personas completamente sanas.

Jameson es uno de los afortunados que, pese a ser físicamente "diferente" se comporta como un típico chico de su edad. Sus orgullosos padres a menudo le sacan fotos y las publican en la Red, pero ¿cómo iban a saber que una de estas imágenes posteadas en las redes sociales se convertirá en algo terrible? Cuando la AliceAnn descubrió que una fotografía de su hijo fue convertida en un meme de carácter ofensivo, no podía disimular su furia e indignación.
Lo peor de todo fue que incluso los personajes públicos y conocidos compartían la imagen de su hijito...

La mujer cree que todo empezó cuando los "trolls" de Internet el año pasado se sirvieron de una foto que ella había posteado como parte de una publicación en su blog, y la usaron sin permiso para mofarse de la fisionomía de Jameson. La forma de la que decidieron hacerlo no pudo ser más cruel. "Simplemente se reían de su look. Desde el preimer momento en el que vi el meme, ni siquiera me pareció gracioso, pero entendí que alguien se tomó el tiempo necesario para crearlo. Entré en un estado de shock, eso seguro", cuenta hoy Alice Ann.

Puesto que el meme comenzó a circular por la Red, la madre de Jameson denunció el contenido a las mayores redes sociales. Tanto Facebook, como Instagram y Twitter permitieron detectar y eliminar las imágenes en cuestión de 24 horas, aunque los internautas no dejaron de compartirlas. "Su cara estaba en todas partes y pensé que sería una excelente oportunidad de decir que es mi hijo y que es por la condición médica que tiene", admitió Meyer. "No puedo hacer que la gente deje de actuar así, pero si su foto es tan conocia, debo hacer lo que pueda para sacar algo bueno de toda esta situación", agregó en una entrevista a ABC.

Cabe destacar que, aunque el trastorno de Jameson requiere que se le someta a varias cirugías muy complicadas, el nene es alegre y feliz, le encanta gastarles bromas a los demás y provocar sonrisas de los demás. ¿Se mereció ser tratado como si fuera un animal? ¿Te parece entendible la reacción de la madre? ¿Qué harias tú si estuvieras en su lugar? ¿Qué opinas de su historia?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Giphy / Facebook @AliceAnn Meyer / jamesonsjourney.com

28
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La mejor dosis de memes de todos los tiempos
Síguenos