Increíble!

Publicado 2017-05-31
1 Comentario

Los 11 sorprendentes objetos que se usan en el cine para crear sonidos

Las películas de acción, o en general la industria del cine, siempre están llenas de situaciones dramáticas, con escenas apasionantes y una ambientación perfecta. Aunque no nos damos cuenta, cada sonido es fundamental para la coherencia de la escena y los directores de cine siempre hacen todo lo posible para que cada segundo de sus películas sea lo más realista posible. Sin embargo, esta tarea se hace particularmente complicada cuando tienen que reproducir sonidos que no son comunes o son demasiado complicados y costosos para realizar. En el artículo de hoy te presentamos 11 objetos inusuales que los creadores usan para simular otros sonidos.

1. Silla vieja

Las películas de tensión y de miedo se basan en la técnica del suspense. Para conseguir mantener al espectador en estado de espera y tensión, se juega con el silencio y con los sonidos más inquietantes, como lo puede ser el crujir de una escalera, señal de que el asesino en serie se está acercando. Sin embargo, no todas las escaleras crujen y diseñar unas escaleras con madera vieja, inestable y crujiente sería muy peligroso para el actor. Por esto y por cuestiones de economía se ha optado por simular el sonido con una silla vieja.

2. Flecha con palo

Te quedarás sorprendido, pero el silbido no es algo que a todos les viene con la misma facilidad. A lo mejor por esta o por alguna otra razón, en muchas ocasiones se recurre a una flecha y un palo muy fino para grabar los sonidos del silbido. A lo mejor esta combinación de herramientas es capaz de dar un sonido perfecto, cosa que las cuerdas vocales del actor no siempre pueden. Si estos objetos te han sorprendido, no dudes en comprobar el resto del artículo.

3. Bolso de cuero lleno de arena

El crepitar de la nieve es para muchos uno de los sonidos más relajantes que puede haber. En todas las escenas de invierno podemos oír el crujir de la nieve a cada paso del protagonista. Sin embargo, cuando nosotros paseamos en invierno por la nieve, rara vez oímos el mismo sonido. ¿Por qué? A lo mejor la respuesta esté en que el crepitar de la nieve se graba en un estudio con la ayuda de un bolso de cuero lleno de arena. Esto demuestra el nivel de detalle que se le da a una película durante su producción. Es un sonido que casi ningún espectador escucha de manera consciente, pero que todos oyen y recuerdan.

4. Gelatina

En las películas de acción o de terror a menudo pasa que el protagonista pierde alguna parte de su cuerpo o muere aplastado de forma más o menos brutal, según la idea del director. Está claro que no se puede registrar el sonido real de un miembro aplastado, por eso se recurre a… gelatina. No sabemos si su sonido es parecido o no, pero confiamos en los que lo han inventado que efectivamente así es.

5. Apio

Siguiendo el tema de las múltiples catástrofes que sufren los protagonistas en las películas, sería muy cruel partir huesos de verdad para grabar un sonido que necesita el director para una o varias escenas de su nueva producción. De todas formas, parece ser que algún especialista en la materia descubrió que el apio simula perfectamente el sonido de los huesos rotos y por eso se usa a menudo para aquellas dolorosas escenas de combate. ¿Qué otros famosos sonidos se reproduce en el estudio de grabación? No te pierdas la siguiente parte del artículo.

6. Martillo y torre eléctrica

Cuando la saga Star Wars se hizo popular, todos quedaron alucinados con las épicas batallas en las que el arma principal era el sable de luz. El característico sonido que hacían las espadas era único y muchos niños y adolescentes intentaron simularlo con sus bocas durante sus juegos. Lo más curioso de este efecto especial es que fue grabado con la ayuda de un martillo, con el que se golpeaba una torre eléctrica. Probablemente de ahora en adelante cuando veas una batalla monumental de los Jedi contra los Sith, lo único que podrás ver será un martillo y una torre eléctrica, ¿verdad?

7. Cáscara de coco

Aunque podría parecer que grabar el sonido de los cascos de los caballos no supone mayor dificultad, muchos han decidido ir por el camino más fácil y barato, o sea por el estudio de música. Con la ayuda de cáscaras de coco se puede imitar los pasos de los equinos y los directores de Monty Python se burlaron de esta técnica en una de sus películas, en las que todos cabalgaban sobre caballos imaginarios, mientras que los sirvientes golpeaban cáscaras de coco.

8. Ladrillo de cemento

Te sorprenderá hasta más no poder, pero las voces de Balrog en la saga del Señor de los Anillos no fueron grabados por el propio Balrog. Suponemos que un viaje a Moria fue mala idea. Sin embargo, pocos podrían adivinar que los sonidos que emite el monstruo demoníaco fueron en realidad un ladrillo de cemento movido en varias direcciones. De saberlo de antemano, la escena sería mucho menos épica. Continúa la lectura para descubrir otros tres sonidos particulares que se graban en un estudio.

9. Celofán

El sonido de una hoguera es para algunos muy estresante, mientras que a otros les tranquiliza y relaja. Es también un sonido muy común en todo tipo de películas, ya que a menudo algo estalla en llamas ante el agrado o desagrado del público. Lo curioso es que el sonido del fuego que puedes oír en muchas películas ni siquiera es cualquier tipo de hoguera. Nos imaginamos que podrían grabar el sonido de una hoguera en casa, pero resulta que es mejor utilizar celofán. No sabemos cómo se ha descubierto que el celofán simula perfectamente el sonido del fuego, pero en la actualidad se usa a menudo.

10. Guantes de cuero

Otro sonido que por lo visto ha requerido un sustituto ha sido el sonido del aleteo de las aves. Es un recurso utilizado en algunas películas, principalmente dramas y de suspense, para asustar al espectador o crear un ambiente lúgubre. Sea cual sea el propósito, en vez de grabar aves reales, se usa el sonido que producen unos guantes de cuerpo para sustituirlo.

11. Nueces

Para terminar, algunas películas particularmente violentas recurren al sonido de cráneos rotos. Ya sean esqueletos esparcidos por el escenario o batallas con finales infelices, el sonido de un cráneo roto del que podemos disfrutar en las películas es de verdad una nuez partida. A lo mejor no sólo el parecido acústico ha animado a los técnicos a usarlas… Si el artículo te ha parecido interesante, no dudes en compartirlo con tus familiares y amigos.
Fuente: Giphy

52
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La conmovedora historia de la pareja de un cortometraje de Pixar “Lava”...
Síguenos