2 Comentario

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

¡No hay nada que deseemos más!

Si en alguna ocasión preguntamos a un alumno qué días lectivos prefiere, no hay duda de que responderá lo siguiente: en los que se produce una excursión o una salida al exterior. No importa que estemos hablando de una visita a un museo, al casco histórico de la ciudad, a una granja escuela o incluso a la montaña: salir de la rutina y pasar un rato muy agradable en compañía de tus compañeros de clase es algo realmente mágico. En años venideros recordamos con una gran sonrisa esos momentos tan especiales…

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

En la escuela secundaria se suelen hacer viajes más importantes, tales como otra ciudad e incluso un país extranjero. Alrededor del 95% de los estudiantes que terminan el bachiller afirman haber estado en al menos una nación diferente a la suya. En esas excursiones también se disfruta la ausencia de los padres y sobre todo que los maestros son muchísimo más permisivos. Por otro lado, siempre hay que cumplir una serie de medidas de seguridad si no queremos que suceda nada malo… ¡Podrían evitarse muchos accidentes si siguiéramos unas pautas!

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

Conocer perfectamente el recorrido que se va a hacer es algo básico, aparte de ir siempre con un documento que permita la identificación de cada alumno. No separarse mucho de los profesores y sobre todo no intentar ciertas travesuras pueden ser nuestros mejores aliados a la hora de que todo transcurra sobre ruedas. Por desgracia, en ocasiones ciertos factores externos provocan que lo que parecía algo increíble se convierta en una verdadera tragedia. A lo largo de este artículo descubriremos lo que le pasó a estos niños… ¡Ellos no tuvieron la culpa!

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

¿Qué podía salir mal?

Todo parecía ir fenomenal en esta escuela, ya que se irradiaba en el ambiente un aroma de felicidad muy agradable. Todos los niños estaban inquietos y deseosos de que llegaran las diez de la mañana y de que alguien tocara la puerta del aula. ¿Por qué estaban todos tan contentos? La razón es muy simple: esta clase de educación infantil iba a pasar una mañana muy divertida en un parque cercano… Los infantes podrían jugar al escondite, a las carreras e incluso a las adivinanzas en lugar de estar en la escuela, lo que les hacía una gran ilusión.

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

Finalmente llegó la hora establecida, así que todos se dispusieron a levantarse de sus asientos. Se pusieron la mochila y el abrigo, ya que la época era finales de otoño, y en orden procedieron a salir de la clase. Por suerte no sucedió ninguna de las típicas peleas previas por estar el primero en la fila, principalmente porque la clase era muy civilizada. Uno de los chicos que más estaba esperando este día tenía un pequeño coche azul de juguete. Se lo habían regalado sus padres el día anterior, de ahí que le tuviera mucho aprecio.

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

A continuación cambiamos totalmente de escenario. Nos trasladamos a las afueras de la ciudad: un universitario se ha levantado por la mañana con la hora justa, así que después de ducharse y desayunar a la ligera coge el coche para acudir lo más rápido posible al campus. Este joven tiene un examen importante y si no quiere suspender más vale que no se meta en tráfico cuando circule por la carretera. El chico está confiado de que llegará a tiempo, principalmente porque su automóvil puede ir a velocidades muy altas…
¡Avanza para conocer el resto de la historia! Probablemente ya sepas cómo terminará todo… ¡Qué triste!

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

Lamentablemente llegó el desastre…

Era un día genial para los niños, ya que durante esa jornada iban a pasarlo en grande rodeados de la naturaleza. Durante esa mañana pudieron ver todos los árboles del parque, aprender qué animales se localizan en los troncos caídos e incluso pudieron verlos gracias a una lupa. Si hay algo que de verdad le encantó a los pequeños fue el momento del río… ¡Entraron en el agua y lograron capturar algunos peces pequeños! Por supuesto luego los soltaron, ya que estos animales se encuentran muchísimo mejor en su hábitat natural…

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

Las profesoras estaban orgullosas de lo bien que se estaban portando sus alumnos, así que les prometieron volver al mes siguiente como recompensa por su buen comportamiento. Se podía palpar la felicidad en el ambiente, ya que todos comenzaron a bailar cogidos de la mano rodeando uno de los árboles del parque. Finalmente, llegó la hora de comer; todos los niños se sentaron en unas mantas que habían sido llevadas allí para la ocasión y comenzaron a degustar los bocadillos y la fruta que le habían preparado sus progenitores.

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

¿Y qué hay del joven que mencionamos anteriormente? Después de estar retenido en un cruce durante dos minutos sentía que si no pisaba el acelerador no llegaría a tiempo al examen. La velocidad excesiva en la carretera es una mala compañera de viaje: el chico tomó una curva de manera errónea, derrapó y chocó contra un muro de piedra. El coche comenzó a dar vueltas de campana y se precipitó hasta el mismo lugar en el que se encontraban los niños de la escuela infantil. Las maestras asistieron horrorizadas a cómo el coche aplastaba a todos sus alumnos…

Estos alumnos estaban haciendo una salida educativa… ¡Unos minutos más tarde todos estaban muertos en el parque!

¿Seguiremos actuando igual?

Por suerte, el relato que hemos contado no es real, sino que es un vídeo realizado por la Agencia de Seguridad Vial de Irlanda del Norte. De acuerdo al cortometraje, desde el año 2000 los accidentes de tráfico se han cobrado la vida de 25 niños, lo que equivale a una clase entera. Es bien sabido que lo más importante no es la velocidad que llevemos, sino llegar sanos y salvos a nuestro destino. La tendencia de fallecidos al año se reduce cada año en el mundo, lo que es de agradecer, pero hay que tratar que la cifra final sea un cero rotundo. Hagámoslo por todas esas familias que lo pasaron tan mal en su momento…
¿Te ha gustado este artículo? Si es así y quieres leer más de este tipo, compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: StarStock/ Pixabay/ Youtube-Agnieszka Chodkiewicz

76
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Padre hizo públicas fotos de su esposa e hijo tras haber sido victimas mortales de un accidente causado por un conductor ebrio
Síguenos