26 Comentario

Ella pasó casi 15 años de su vida embarazada

En opinión de millones de personas, una de las decisiones más difíciles de tomar en la vida es la que tiene que ver sobre el tema de los niños. Ni siquiera hace falta ser padre o madre para saber cuánta responsabilidad y paciencia requiere el hecho de criar a un pequeñín. Aunque en la actualidad muchas personas parecen ignorarlo, dar vida a una criatura y brindarle todo lo necesario para asegurarle un desarrollo completo y adecuado es todo un reto. Por lo tanto, no puede sorprender demasiado la última tendencia que se puede observar entre las parejas que habitan en el continente europeo.

1

Ocupados por completo de un sinfín de cosas, deberes y fines que tienen que cumplir, los europeos con cada vez más frecuencia tienden a atrasar el momento de agrandar sus familias. Primero tienen que terminar los estudios, luego encontrar un buen trabajo, ahorrar una cuota de dinero que les facilite la adquisición de una vivienda, un coche propio, etc... Cada vez más parejas declaran también que para sentirse felices y completos simplemente no necesitan tener hijos. ¿Por qué ocurre esto? Es simple: los especialistas indican los cambios sociales, éticos y tecnológicos como factores principales.

2

Mientras que las estadísticas demuestran que la falta de hijos tenía que ver con una de cada nueve mujeres europeas nacidas en 1935, en la siguiente generación (o sea, las féminas que nacieron en 1965) una de cada cinco nunca fue madre. Si bien todo indica que la tasa de natalidad en el Viejo Mundo seguirá bajando, en Inglaterra vive una familia que supone una extraordinaria excepción de esta regla tan alarmante. Pasa a la siguiente página para conocerlos y familiarizarte con los detalles de su historia.

Chris, Chloe, Daniel, Luke, Millie, Katie, James, Ellie... No, no son los nombres más populares de Gran Bretaña, sino los nombres de algunos miembros de la familia más numerosa del Reino Unido. Noel (46) y Sue Radford (42) viven en Morecambe, Lancashire, y son padres de 19 hijos (10 varones y 9 nenas). El mayor de sus retoños tiene 28 años, y el menor, todavía ni siquiera ha cumplido un añito. ¿Qué tal fueron los principios de su amor y cómo manejan la vida repleta de niños? Todo te lo vamos a contar a continación.

Noel y Sue se conocieron hace mucho tiempo, todavía en la infancia. En aquel entonces ella contaba con 7 años de edad. Fueron vecinos, y Noel no tardó en entablar una amistad con el hermano de la chica. Cuando los dos se convirtieron en adolescentes, se dieron cuenta de que sentían algo el uno por el otro. El amor que nació entre ellos pronto trajo su primer fruto: Sue se quedó embarazada por primera vez ya a los 13 años, y su primogénito, Chris, nació cuando tenía 14. A pesar de las críticas a las que se enfrentaron, ni se les cruzó por la cabeza separarse.

El siguiente niño -una hija llamada Sophie- apareció en el mundo tres años más tarde. Fue entonces cuando los jóvenes decidieron casarse. Como dicen, desde siempre sabían que iban a tener una familia grande y numerosa, pero cuando nació otra parejita -Chloe y Jack- acordaron no tener más niños. No obstante, más de un año después la mujer volvió a quedar encinta. Antes de darle la bienvenida al pequeño Daniel, la familia puso todos sus esfuerzos en cumplir el sueño de poseer un negocio propio: los cónyuges compraron una panadería que funciona hasta el día de hoy.

Cabe destacar que todos los miembros de la familia ayudan a llevarla adelante y, a decir verdad, no pueden quejarse: les está yendo tan bien que el dinero que ganan haciendo pasteles en "Radfords Pie Company" les ayuda a abastecer todas las necesidades. Puesto que manejar un negocio requiere el mismo esfuerzo que mantener una casa llena de gente, Sue dejó de trabajar y dejó la firma en manos de su marido, y dos hijos mayores: Chris y Sophie. Siendo madre de un grupo tan grande de chicos ¡tiene demasiado que hacer en casa!

Para preparar el desayuno para más de 20 personas, la señora Radford necesita más de una hora. El lavavajillas y lavarropas las prende varias veces por día. El clan gasta 300 libras por semana tan solo en la comida (todas las semanas consumen 20 barras de pan, 18 botellas de leche y 3 listos de jugo de fruta). A veces tardan solamente un día en vacíar dos cajas de copitos de maíz. Gastan también 100 libras por niño cuando tienen que comprar regalos de cumpleaños, y 250 libras por cada uno de sus descendientes cuando llegan las fiestas. "La familia es todo lo que tengo", repite Sue.

Hasta hace poco, preguntados sobre sus ganas de llegar a tener 20 hijos respondían que todo estaba "en las manos de la naturaleza". Aparentemente, en septiembre de este año van a superar su propio récord. ¿Qué te parece la idea de tener una familia tan grande? ¿Crees que los padres son capaces de prestar toda la atención necesaria a todos sus retoños? ¿Te gustaría rodearte de esta cantidad de niños?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Giphy / Instagram @theradfordfamily

34
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La historia de una mujer de Uganda que casi cada año está dando a luz
Síguenos