Increíble!

Publicado 2017-06-13
2 Comentario

¿Cómo se limpian los monumentos más grandes del mundo?

La Estatua de la Libertad, Cristo Redentor, el Monte Rushmore, el London Eye, Las Pirámides de Guiza, La Gran Muralla. Son sólo algunos de los monumentos más impresionantes que podemos ver en el mundo y que han nacido de la dedicación, pasión, duro trabajo, gran imaginación y valentía de sus creadores. Gracias a ello, hoy podemos visitar lugares apasionantes y disfrutar de lo que es capaz el ser humano. Aún más impresionante es que muchas de las maravillas del mundo fueron creadas en épocas antiguas, cuando el ser humano no poseía tecnología, conocimiento ni recursos de seguridad para realizarlas.

Uno de los grandes misterios de los que se escribe a menudo es cómo se construye semejantes maravillas. Los inventos que crearon nuestros antepasados para dar vida a estatuas de tamaños descomunales son seguramente algo curioso y digno de conocer. Sin embargo, muy pocas personas se acuerdan de algo muy importante: no sólo se trata de erigir un monumento, sino de hacerlo aguantar la prueba del tiempo. ¿Qué queremos decir? Cada monumento se llena con el paso del tiempo de suciedad, polvo, moho, suciedad orgánica, etc.

Resulta que en nuestro mundo hay profesiones y empresas que se dedican a las tareas más extrañas que podrías imaginar. Una de ellas que está relacionada con el tema de hoy, se ocupa de la limpieza, pero su especialidad son los monumentos emblemáticos de todo el mundo. No te pierdas la siguiente sección de nuestro artículo para conocer mejor a la empresa que se ocupa de ello y aprender cómo lo hacen.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Aunque cada vez que el ser humano trata de predecir el destino suele equivocarse, nunca antes estuvimos tan cerca de nuestro futuro.

Si alguna vez te has preguntado cómo es posible que los monumentos más grandes del mundo están limpios aún pasadas décadas o siglos desde su fundación, la respuesta reside en una empresa que se llama Kärcher, un negocio procedente de Alemania que ha encontrado su vocación en el mantenimiento de las maravillas más grandes del mundo. Algunas de sus obras más maestras de los últimos años fue limpiar a Cristo Redentor de Brasil, las columnas de la Ciudad del Vaticano o La Estatua de la Libertad de Nueva York. Son lugares que parecen inaccesibles, pero ellos han sido capaces de hacerlo. A veces tienen que colgar a más de 30 metros de altura mientras efectúan su trabajo.

Cristo Redentor

La estatua de Cristo Redentor fue inaugurada el 12 de octubre de 1931 y exactamente 60 años después, en 1991 fue limpiada y restaurada por el equipo de la empresa con ayuda de limpiadoras de alta presión. En la imagen puedes ver a uno de los trabajadores colgando y el “antes y después” de la figura. Sin embargo, limpiar la estatua de 38 metros (incluido el pedestal de 8 metros) duró aproximadamente un mes entero de duro trabajo.

London Eye

Thorsten Möwes es uno de los trabajadores profesionales encargado de la limpieza de los monumentos más grandes del mundo y revela que una de sus experiencias más complicadas consistió en limpiar el London Eye de Londres. Por una lado, los trabajadores tuvieron que laborar a 135 metros de altura y además tuvieron que trabajar en una noche nevada para asegurar que la atracción turística estuviera preparada y en funcionamiento el día siguiente. ¿Cómo realizan su tarea? Es toda una aventura peligrosa y emocionante.

Para desempeñar su labor, los trabajadores necesitan mucha valentía y dedicación, pero también se requiere un preparamiento previo y un cuidado muy especial para que todos salgan con vida. Sí, en su trabajo pueden ocurrir accidentes mortales con facilidad si se descuida las normas de seguridad. Los trabajadores tienen que ir equipados con cascos, sistemas de arneses y cuerdas de seguridad. El equipo usa cualquier posible grieta, hueco o rincón para llegar a los lugares más inaccesibles. A veces, cuando esto resulta imposible, hacen usa de helicópteros para llegar a su destino en las cimas más peligrosas del mundo. A partir de ahí, usan máquinas con agua a presión para eliminar cualquier suciedad orgánica o inerte que puede obstruir la apariencia de los monumentos.

Monte Rushmore

Otro de los monumentos que fueron limpiados a fondo por su equipo, fue el Monte Rushmore, donde están grabados los rostros de los presidentes de Estados Unidos: George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln. El monumento está situado en el estado de Dakota del Sur, es un emblema de los Estados Unidos y ocupa unos 5,17 kilómetros cuadrados de extensión.

La Estatua de la Libertad

Otro de los monumentos americanos que fueron limpiados por la empresa Kärcher fue el famosísimo obsequio francés, La Estatua de la Libertad. La limpieza fue encargada en 1985 y, como puedes imaginar, no fue un trabajo para nada simple y seguro. Entre otros muchos monumentos, la empresa visitó incluso algunos de los sitios más protegidos del mundo, como la Ciudad Prohibida de China o el Coloso de Memnon de Egipto. Si el artículo te ha parecido interesante, no dudes en compartirlo con tus familiares y amigos.
Fuente: Instagram

346
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Así se despidieron de Cameron Boyce, la estrella Disney que se fue demasiado pronto
Síguenos