ConsejosComida

Publicado 2017-06-14
0 Comentario

6 tipos de cebollas y cómo usarlas de manera adecuada

Aunque a muchos les sorprenderá esta noticia, la cebolla es una de las verduras conocidas por los hombres prácticamente desde el principio de la humanidad. Algunas de sus propiedades más extraordinarias fueron descubiertas ya hace unos cinco mil años y, desde entonces, el alimento que tanto nos hace llorar no ha perdido nada de su popularidad. De hecho, en la actualidad sabemos encontrarle un sinfín de empleos y no solamente nos enfocamos en el uso de la cebolla en la cocina. A los que vivían la antigüedad les encantaba tanto su sabor, como sus múltiples propiedades curativas.

1

Todos sabemos muy bien que consumiendo cebolla nos protegemos de las enfermedades, mejoramos el trabajo del corazón, podemos combatir los síntomas de las infecciones... Todo esto, gracias a la presencia de las vitaminas: C, A, y las del grupo B, pero también fósforo, hierro, calcio, aceites esenciales y, desde luego, compuestos de azufre. Es también una fuente perfecta de antioxidantes. Aunque la cebolla cocida o estofada no pierde nada de sus "superpoderes", lo más saludable es comerla cruda.

Lo mejor de todo que no existe una sola variante de este vegetal tan benigno para nosotros. De hecho, existen al menos 6 de ellas... Y aquí hay gato encerrado. Si siempre creías que no diferían entre sí en nada y que daba exactamente lo mismo cuál de ellas estabas usando para distintos platos y recetas, no podías estar más equivocado. A continuación te contaremos cómo elegirlas de manera adecuada y, así, poder apreciar aún más su sabor y cualidades. ¡No dejes de leer esta publicación!

3

1. Cebolla blanca

Las jóvenes cebollas blancas son perfectas preparadas al vinagre y marinadas. Esta variante de la verdura debe usarse para todos los platos que requieren espesor y textura (estofados, comidas mexicanas etc.). No sólo puede servirse en ensaladas y bocadillos, sino también como componente de platos calientes. Es la más crujiente de todas. Por lo general no debe ser almacenada por mucho tiempo: siempre es mejor consumirla después de comprar, o mantenerla en la nevera por un corto tiempo. En los países del este se usa como un remedio natural.

4

2. Cebolla morada

La cebolla morada es un poco más delicada que la amarilla, y suele quedar especialmente bien en las ensaladas hechas al estilo meditarráneo, platos compuestos de pescado y otras comidas calientes. Asimismo, sirve para espesar las salsas y mejorar el sabor de las carnes. Sabe igual de bien frita, estofada y cocida. Aunque en varias partes del mundo no goza del mismo éxito que la cebolla blanca, comparte casi todas sus propiedades benignas para la salud. La esencia de la cebolla morada ayuda a combatir los problemas relacionados con el pelo graso.

5

3. Cebolla amarilla

Es la variante más conocida y popular de la cebolla. De todas las cebollas, su aroma y gusto son los más marcados. Cuanto más tiempo pase cocinándose, más dulce se volverá. Pegan muy bien como ingrediente de los platos picantes, pero también ácidos, ya que su sabor minimiza la fuerza de los condimentos. A muchas personas les gusta caramelizarla: es el componente principal de la famosa sopa francesa de cebolla.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

6

4. Cebollín

Este tipo de cebolla sabe de maravilla sobre todo cuando está crudo, aunque también es posible cocinarlo. Debido al hecho de ser una verdura fresca y crujiente, y tener un sabor y aroma marcado, supone un producto perfecto para acompañar a los quesos (¿alguna vez has probado mezclarlo con un poco de crema o yogur y el queso quark?) y ensaladas, pero queda especialmente bien también en las sopas cremosas y bocadillos. Algunos opinan que ayuda a bajar la tensión sanguínea.

7

5. Cebolla dulce

No es la misma que la cebolla amarilla: su piel es de color dorado-naranja, y el gusto que tiene (muy delicado y prácticamente dulce) no tiene nada que ver con el de la otra. Es la mejor elección para todos los que no son muy fanáticos de las variantes más "clásicas" de esta verdura, y la mayoría de las personas la consumen cruda. Puesto que contienen bastante agua, pueden utilizarse también en la elaboración de las sopas y salsas.

8

6. Chalota

Aunque es generalmente asociada con la cocina italiana, la más pequeña de las cebollas puede funcionar también en la mexicana: por ejemplo, como ingrediente del guacamole. Su sabor dulzón y bastante delicado se puede apreciar tanto en versión cruda, como salteada en la sartén. Cruda, puede agregarse a todo tipo de ensaladas y tentempiés; preparada, para los platos a base de huevos y queso.
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Giphy

9
94
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Momia gritando: ¡solo después de 100 años se resolvió el misterio de su entierro!
Síguenos