Increíble!

Publicado 2017-06-22
1 Comentario

10 cosas de los aviones que no sabías para qué sirven

Desde que los hermanos Orville y Wilbur diseñaron el primer vehículo volador en 1903 en Kitty Hawk, Carolina del Norte, los aviones han tenido alas, paneles de control y algún tipo de motor. Sin embargo, las aeronaves también se han ido desarrollando durante las décadas y los vehículos en los que ahora pueden viajar cientos de pasajeros tienen características que los hermanos Wright ni siquiera podrían imaginar. En el artículo de hoy te presentamos 10 detalles que están presentes en los aviones contemporáneos que a lo mejor no conocías o no sabías para qué sirven. Algunos elementos son misteriosos y desconocidos por casi todos, otros son curiosidades sobre las que muy poca gente piensa.

1. El triángulo sobre tu asiento

1. El triángulo sobre tu asiento

Cuando te subes a un avión, es posible que veas un triángulo sobre tu ventana. Tranquilo, no es el símbolo de una organización secreta, sino que es un punto de referencia para los miembros de la tripulación. Uno de ellos se encuentra en la parte delantera del avión y otro en la parte trasera. Para que tengas una idea: la mejor situación se da cuando el centro de gravedad está en el medio del ala para un mejor balance de la máquina. Pero eso, es posible que los miembros de la tripulación te pidan cambiar de asiento si el vuelo no va lleno. Es para distribuir el peso, conseguir menos carga y mejor eficiencia de combustible. El triángulo es facilita también encontrar la ventana correcta si la tripulación necesita inspeccionar uno de los alas del avión.

1. El triángulo sobre tu asiento 1

2. La pestaña en el ala

Probablemente, mientras esperas al despegue del avión, estás mirando por la ventana al ala del avión. En algunos aviones, como el A320, puedes encontrar una pequeña pestaña de metal unida al ala. No, esto no es para levantar la máquina. Es parte del sistema de evacuación. Si el avión se ve obligado a aterrizar en un lugar en el que no se puede usar las puertas, la tripulación activará una salida de emergencia inflable. Sin embargo, subirse al ala significaría pisar una superficie resbaladiza y muy lisa. Las pequeñas pestañas que ves sirven para atar cuerdas de emergencia y guiarte de manera segura fuera del avión.

2. La pestaña en el ala

3. El zumbido cuando te montas en el avión

¿Alguna vez te has dado cuenta de que siempre hay un sonido extraño mientras esperas al último pasajero a ocupar su sitio? Los motores todavía no están en marcha, pero algo está trabajando. Ese es el sonido de la unidad de potencia auxiliar (APU). Es el sistema que provee de electricidad al avión de manera temporal, desde que sale de la terminal hasta que está listo para el despegue. La APU es una turbina pequeña o generador que suministra energía a todo el vehículo, desde el motor principal hasta las luces sobre los asientos o ventiladores. La tripulación siempre enciende la APU antes de que entre cualquier pasajero a bordo.

3. El zumbido cuando te montas en el avión

4. Zumo de tomate

¿Te ha ocurrido alguna vez pedir un zumo de tomate o cualquier cosa salada durante un vuelo? ¿Empezabas a comer alimentos que en otras condiciones ni siquiera probarías? Es por la misma razón que puedes pensar que la comida de los aviones no tiene sabor. Todo lo que ocurre durante un vuelo es una conspiración para no disfrutar de la comida y resulta que no es sólo tu imaginación. Los científicos han descubierto que el ruido del motor disminuye la capacidad de sentir el sabor dulce. Un sonido de 85 dB (el de un motor) hace que las papilas gustativas no sientan el dulce. Además, el ventilador sobre tu cabeza sopla aire mucho más seco al habitual y una humedad reducida se traduce en una menor capacidad del olfato. Por si fuera poco, cuando el avión alcanza la altitud de vuelo, la presión dentro disminuye y lo puedes sentir cuando se te bloquean los oídos. La presión reducida también afecta a la capacidad de sentir los sabores. Todos estos factores hacen que tengamos la impresión de que la comida no tiene sabor y tengamos ganas de probar algo más fuerte y más salado.

4. Zumo de tomate

5. Alerones

En los aviones siempre luchan dos fuerzas: la de los motores y la carga aerodinámica. Una de las fuentes de carga son los remolinos de aire que se crean en las alas. Cada carga aerodinámica en un vehículo se traduce en mayor fuerza que hay que emplear para combatirla. Los alerones en las puntas de las alas impiden la formación de dichos vórtices, lo que disminuye la carga aerodinámica, el desgaste de combustible y también los precios de los billetes.

6. Subir las persianas al despegar y aterrizar

Seguramente pensabas que las persianas eran para que puedas dormir tranquilamente durante el vuelo. Sin embargo, de repente viene la azafata y pide que se levanten las persianas durante el despegue y el aterrizaje del avión. ¿Por qué? Si, las persianas están para que el pasajero pueda controlar sus alrededores, pero la seguridad siempre viene primero. Los puntos cruciales de cada vuelo son cuando el avión está casi tocando tierra. Si algo le pasa al sistema de alimentación durante estos momentos, la única luz (además de las señales de las puertas de emergencia) será la que entre por esas ventanas. Y si alguien va a abrir una puerta de emergencia, tiene que controlar los alrededores por si encuentra escombros, aire, agua u otros peligros.

6. Subir las persianas al despegar y aterrizar

7. El side stick

En los tiempos pasados, un avión se pilotaba con un árbol de dirección y la fuerza de sus músculos con la que tiraban de cables de control. Las máquinas contemporáneas tienen sistemas eléctricos incorporados que ayudan a manejar enormes alerones en las alas y la cola del avión. Uno de los sistemas que ayudan a pilotar es el side stick, que se parece a un joystick de los videojuegos. Cada uno de los dos pilotos posee uno cooperan para mantener el avión el vuelo. Tienen un botón para establecer cuál de ellos es el dominante y muchos otros controles, como el de encender o apagar el piloto automático.

7. El side stick

8. Sistema de aire comprimido

Los aviones contemporáneos, a diferencia de los primeros inventos de los hermanos Wright, son capaces de volar a alturas que superan el pico de la montaña más grande del mundo. Los escaladores conocen un fenómenos que llaman zona letal y que está a uno 3 mil metros de altura. Cuando un avión alcanza la altura de vuelo, tiene que mantener una presión adecuada dentro para que los pasajeros sigan con vida. Sin aire comprimido, te sentirías mareado y poco después caerías al suelo desmayado por falta de oxígeno para el cerebro. Uno de los retos tecnológicos para cada avión es saber mantener la cantidad y presión de aire adecuada. Una de las fuentes es el sistema de aire comprimido, un mecanismo instalado en uno de los motores. Además de la presión, el aire es calentado por la turbina, de lo contrario la temperatura de la cabina sería de unos 60 grados bajo cero a la altura de 10 mil metros. Así que el motor que ves por la ventana no sólo te impulsa hacia adelante, también proporciona la cantidad de oxígeno necesaria para sobrevivir el vuelo.

8. Sistema de aire comprimido

9. Indicador de nivel de vista

Los pilotos son de diferentes estaturas y al igual que tú puedes ajustar el asiento en tu auto, ellos pueden hacerlo en los aviones. Ellos necesitan un punto de referencia para tener la seguridad de que ven los exteriores y alcanzan todos los interruptores y monitores en el cockpit. Este punto es el indicador de nivel de vista y es un pequeño elemento con dos bolas en la parte superior de la ventana delantera. Mientras el piloto ajusta su asiento, mira al indicador y se asegura de que las dos bolas, blanca y roja, están alineadas. De esta manera, el 50% de su campo de visión es el exterior del avión y el otro 50% lo cubre el panel de control.

9. Indicador de nivel de vista

10. El orificio en la ventana

Dado que la presión de la cabina es tan importante, puedes pensar que un agujero en la ventana es muy mala idea, pero en realidad es todo lo contrario. Cada ventana posee un orificio diminuto y ayuda a igualar la presión dentro de los cristales con el de dentro de la cabina. Al igual que las ventanas de casa, las del avión protegen el interior de las bajas temperaturas, pero estos cristales tienen que soportar drásticos cambios de presión, por lo que están compuestos por tres capas protectoras. Si el artículo te ha parecido interesante, no dudes en compartir el artículo con tus familiares y amigos.
Fuente: YouTube - Be Amazed / Starstock

10. El orificio en la ventana
68
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Maddox reclamará la custodia de sus hermanos por el exceso de peleas entre Brad y Angelina
Síguenos