Increíble!

Publicado 2017-06-26
0 Comentario

Se metió a robar a casa de un tatuador. Terminó con un horrible mensaje en su frente…

Un país devastado por un gran problema…

El artículo de hoy tiene lugar en Brasil, donde por desgracia la delincuencia es algo cada vez más frecuente a la vez que violento. Si ponemos sobre la mesa algunos datos pertenecientes a 2016, se puede observar que los asaltos aumentaron en un 15,4% con respecto al año anterior. En el periodo comprendido entre los meses de Enero y Abril 1715 personas perdieron la vida debido al ataque de otro individuo. Estos datos preocuparon a las autoridades solamente unos meses antes de los Juegos Olímpicos, pero éstos se celebraron sin supuestamente ningún problema reseñable…

Se metió en robar en casa de un tatuador. Terminó con un horrible mensaje en su frente…

En lo relativo a los robos con violencia y asaltos en las calles, se produjeron nada menos que 38461 (un 23,7% más que el año anterior). Si hablamos de la sustracción de vehículos, estaríamos ante más de 13000. El gobierno brasileño establece cada año nuevas medidas en pos de frenar la delincuencia y de rebajar el número de vidas humanas perdidas, pero la crisis que atraviesa este estado sudamericano ha provocado que muchas personas traten de obtener dinero a toda costa haciéndole daño a otras personas…
¿Quieres conocer el caso más viral del momento? ¡El protagonista aún sufre las secuelas de su osadía! Avanza para sorprenderte...

Se metió en robar en casa de un tatuador. Terminó con un horrible mensaje en su frente…

Este chico nunca lo olvidará…

No conocemos el nombre de este chico, pero sí que tiene 17 años y que ha experimentado hace unos días uno de los castigos más crueles a la vez que innovadores que se recuerdan. Parece ser que el joven se dedicaba a entrar en casas ajenas a robar objetos de valor para después venderlos, pero en este caso se encontró con que la residencia en la que se introdujo no estaba vacía. Se especula con que el muchacho quería sustraer o una bicicleta o la maquinaria de trabajo de los residentes de la mansión, pero las cosas no salieron como planeó en un principio.

Se metió en robar en casa de un tatuador. Terminó con un horrible mensaje en su frente…

Después de haber tenido éxito en otros robos, el chico creería que se saldría con la suya, pero tan sólo un minuto después de haber entrado en la casa se dio cuenta de que no estaba solo. De inmediato, el propietario del inmueble apreció una figura extraña dentro de su salón, así que gracias al uso de la fuerza logró reducirlo y colocarlo en una silla: era un hombre musculoso, por lo que no le resultó nada difícil esta tarea. Acto seguido decidió imponerle una sanción por su cuenta; no lo golpeó, sino que lo marcó de por vida… ¡Avanza para saber lo que le hizo! El joven no quiere ni siquiera salir a la calle…

¿Excesivo o merecido?

Aunque la idea de ponerle la mano encima se le pasó por la cabeza, lo cierto es que vio su máquina tatuadora muy cerca de sus manos, así que le obligó a sentarse y a soportar el enorme castigo que le tenía preparado. El chico estaba muy asustado, ya que otros dos hombres maduros estaban en la mansión e incluso le amenazaron con cercenarle una mano si no se sometía a esa “multa”. En unos minutos, en la frente del muchacho aparecían las siguientes palabras: “Yo soy un ladrón y un necio.” Las redes sociales no tardaron en pronunciarse sobre este caso…

Aunque hay división de opiniones, realmente una gran mayoría opina que el castigo fue excesivo. Muchos consideran que una simple denuncia en la comisaría e incluso hablar seriamente con los padres sería la solución, pero nunca colocarle un tatuaje. Mientras tanto, el joven ha afirmado a un medio local que no tenía intención de robar nada: había bebido mucho y simplemente se había desorientado. A lo largo de diversas plataformas online está intentando conseguir fondos con el eliminar esa marca para siempre. ¿Cuál es tu opinión sobre este caso? Puedes poner tu opinión al respecto en nuestro muro…
¿Tienes interés en conocer otro caso similar en el que los ladrones no salieron muy bien parados? ¡Continúa leyendo!

¡Sí que fue horrendo!

Hace unos años se hizo viral en las redes un caso muy especial; no se sabe a ciencia cierta si es totalmente veraz, pero de ser cierto tendría que haber sido una auténtica tortura para los ladrones. Todo sucedió en el estado norteamericano de Florida: dos individuos llamados Garfield Morgan y Kim Gorton eran dos personas que llevaban varios meses robando casas sin que nadie se percatara de su presencia: solían entrar en viviendas vacías cuando se cercioraban de que nadie estuviera presente, pero en la última ocasión fallaron…

Se metió en robar en casa de un tatuador. Terminó con un horrible mensaje en su frente…

En el preciso instante en el que estaban metiendo en la bolsa sus objetos de valor, fueron sorprendidos por un hombre llamado Harry Harrington. Este ser humano pesaba cerca de 150 kg y medía cerca de 2 metros, por lo que simplemente hizo uso de su fuerza bruta para someter a los asaltantes a su antojo. Conocido también como “el hombre lobo”, estuvo abusando de los ladrones durante cinco días, fecha en el que la policía llegó alertada por un vecino que había oído los gritos… ¡Qué mal lo pasaron!
No nos dejes todavía, si quieres conocer a otros ladrones que recibieron su merecido avanza hasta la última página...

¡El experimento dio resultado!

Cuando hay maleantes cerca, bastan solamente unos segundos para que dejemos nuestro dispositivo más preciado sin protección y cuando nos giremos a cogerlo nos damos cuenta de que ha desaparecido. Si estamos en una zona concurrida o sentados en una zona pública junto a varios desconocidos, hemos de prestar atención a nuestras pertenencias… ¡en el momento menos pensado podríamos sufrir un robo! Unos chicos decidieron colgar un vídeo en el que dejaban un móvil supuestamente desprotegido, provocando que algunos transeúntes lo robaran de manera muy disimulada.

Los autores de la grabación tenían un as en la manga: cuando observaban que alguien cogía sin permiso ese dispositivo simplemente pulsaban un botón. El teléfono venía incorporado a un dispositivo que emitía descargas eléctricas, por lo que los maleantes sufrían casi al instante su merecido por apropiarse de algo ajeno. El caso más célebre fue el de un chico que juró no haber visto nada de lo ocurrido, pero después de que el dueño apretara el pulsador sintió tanto dolor que no tuvo más remedio que devolver el celular… ¡Un corto muy útil!
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: StarStock/ Youtube-Mahatma Millán/ Youtube-MabeInAmerica/ Twitter-1-2-3

Se metió en robar en casa de un tatuador. Terminó con un horrible mensaje en su frente…
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las protecciones antirrobo más absurdas del mundo
Síguenos