Increíble!

Publicado 2017-06-30
5 Comentario

Harvey de “Sabrina, la bruja adolescente” parece otra persona tras el paso de los años

Primero llamó nuestra atención en el clásico de los años 90 llamado “Sabrina, la bruja adolescente” como el inquebrantable Harvey Kinkle, probablemente siendo el chico que menos sospechaba del mundo. Para muchos, el gato parlante de Sabrina habría sido la primera señal de que algo no iba bien en casa de las Spellman, pero Harvey, interpretado por Nate Richert, saboreó toda esa extraña magia que lo rodeaba con un desafortunado encanto que se ganó el corazón de espectadores de todo el mundo. Hoy en día, a sus 39 años, es imposible reconocer a Richert como el ex novio de Sabrina, interpretada por Melissa Joan Hart.

Unas fotos recientes mostraron a Richert alternando entre un par de gafas de tipo “culo de botella”, y una apariencia montañista, nada que pueda rememorar a lo visto en los pasillos de Westbridge High. A menudo suele burlarse de la gran diferencia en su cuenta de Twitter, sin embargo, todavía es conocido regularmente como Harvey, algo a lo que se ha resignado. “Me satura un poco”, admite, “pero sigo siendo reconocido por Sabrina, probablemente un par de veces a la semana”. Si quieres conocer todos los detalles de lo que hizo después de la serie y cómo vive su día a día, no dudes en continuar leyendo en la página siguiente.

“Llevaba barba, sombrero y gafas de sol en un restaurante de comida rápida, en algún lugar del centro del país, cuando me encontraba en un viaje por carretera, y aún así, el cajero de la ventana dijo: “¡Oh, Dios mío, eres Harvey!”. Desde entonces, Richert ha pasado de esos recuerdos mágicos; ahora trabaja como músico, otra área en la cual se ha alejado mucho del modelo de Harvey. La música ha sido una gran parte de su vida desde que sus padres le compraron una batería de juguete a los 10 años. Se crió en Minnesota, una parte de América donde, “por suerte para los tímpanos de sus padres, casi todas las casas tienen un sótano”.

Practicó con tanta diligencia que, finalmente, trasladó su dormitorio al sótano y, a los 14 años, le compró una batería de verdad a un amigo de la escuela con dinero que había ahorrado. En bachiller se unió a una banda, con Richert y sus amigos tocando temas de The Clash y Cheap Trick, pero el éxito en la actuación pronto descarrilaron sus sueños rockeros. A los 17 años se graduó de la escuela secundaria, así que se mudó a Los Ángeles y “comenzó a tocar la armónica como un método para lidiar con el tráfico”. En menos de un año, consiguió el papel que le dispararía al estrellato adolescente. ¿Cómo afrontó ese destino tan repentino? Lo contamos en la página siguiente…

“Yo era un chico de 18 años de edad del medio oeste cuando empecé a trabajar en Sabrina”, recuerda. “Fue surrealista, por decir lo menos, y muy divertido. Se me permitió compartir los rodajes con actores a los que conocí durante años, y siempre bajo circunstancias extrañas debido a todo lo relacionado “con las brujas”. Me las arreglé para seguir adelante con todo”, confesó. “Escribir y grabar música es algo que hago por mí mismo por obligación. Actuar es algo que hago para combatir el miedo escénico y la ansiedad social. Creo que todo es mucho más barato que ir a terapia”.

Richert se toma su producción musical muy en serio, y los resultados se encuentran en algún lugar entre Tom Waits y Emmylou Harris, un sonido agradable y hogareño: arraigado a la tradición popular, pero muy alejado de bandas folclóricas “de moda” como Mumford and Sons. Ha grabado tres álbumes hasta la fecha, y gravita hacia lo que él llama “música de los viejos tiempos”, con influencias como John Prine, Ray Price, Johnny Cash y Nina Simone. El hecho de escribir canciones comenzó como una forma de hacer frente a la inactividad tras estar frente a las cámaras. “Crear algo con un grupo muy grande y organizado de personas, como Sabrina, es “pura magia”, y definitivamente echo de menos ser un engranaje en esa máquina de risas, admite. ¿Qué es lo que tiene pensado hacer de ahora en adelante? No te lo pierdas en la última página…

A pesar de encontrar un consuelo tan profundo en su arte de hacer música, Richert todavía piensa que tiene que sacudir al personaje de Harvey. “Ha sido difícil actuar sabiamente”, admite. “Creo que los papeles se desvanecieron para mí porque la gente identificó mi cara de una manera tan sólida con ese personaje que no tuve la oportunidad de ser visto de otra manera. He escuchado por ahí, “no podemos traer al Harvey de Sabrina en las audiciones con demasiada frecuencia”. El tiempo ha pasado, y ahora soy muy diferente. ¿Quien sabe?” Esto incluso trasciende en sus expectativas musicales, aunque en menor grado. “Tengo reacciones mezcladas”, dice.

“Creo que muchos fans de la serie esperaban algo más que una versión pop de mí mismo. Algunos están realmente disgustados por lo que ven en mí - lo que produce una gran risa - pero la mayoría parece realmente disfrutar de ello, y me ha servido de un apoyo increíble. “Hay algunas partes del mundo donde los fans de Harvey ven de la manera correcta la transición a la música, Australia es uno de los más grandes”. ¿Por qué pensará que los australianos aceptan de mejor manera sus inclinaciones populares? “Quizás haya gustos más refinados”, piensa. ¡Ese es el encanto de Harvey! ¿Qué piensas del gran cambio de Richert? ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter - @NateRichert

2
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Harry y Meghan gastan millones renovando su nuevo hogar
Síguenos