Increíble!

Publicado 2017-07-04
10 Comentario

13 fotos de la ciudad más fría del mundo

Los humanos pueden ser criaturas verdaderamente resistentes y trabajadoras. Y quizás no hay otro lugar en el que esta afirmación se haga más evidente que en el pequeño pueblo de Oymyakon, Rusia, reconocido como el sitio habitado más frío de la Tierra. Las temperaturas oscilan normalmente alrededor de los -50ºC durante los meses de invierno, siendo -71,1ºC el récord más bajo de la región, alcanzados en 1924.

El aventurero y fotógrafo Amos Chapple visitó hace poco la población, así como Yakutsk, el núcleo urbano más cercano. Chapple pasó un total de cinco semanas en el lugar, documentando cada día la vida en estas condiciones tan desfavorables, así como la gente que llama a esta área su hogar. Empezó su viaje en Yakutsk, la capital de la provincia Sajá, en el noroeste de Rusia. Es generalmente conocida como la ciudad capital más fría del mundo. Prosigue la lectura para conocer más sobre estos gélidos territorios y visualizar estos magníficos documentos…

Una publicación compartida de RFE/RL (@rfe.rl) el

La ciudad tiene una población de aproximadamente 300.000 habitantes, y durante el invierno los grados no suelen ser más cálidos que los -35ºC. Aún así, Chapple comunicó a los medios que los residentes de estas tierras eran maravillosos: “muy amigables, verdaderos nativos, y magníficamente vestidos”. Pero, ¿Cómo combaten el frío extremo? “Lo hacen con una bebida llamada “Russki chai”, que significa literalmente té ruso, una palabra para referirse al típico líquido espirituoso.” Explicaba Chapple…

Chapple se quedó en una pequeña casa para invitados en Yakutsk antes de conocer a los locales y ser invitado a sus casas. “Intenté cocinar platos para ellos en forma de agradecimiento, pero es bastante complicado preparar unos buenos nachos en las profundidades de Siberia,” comentó. Un fuerte comercio de diamantes ha traído “diversidad y salud económica” a esta población. En las imágenes podemos observar la simpatía de estos lugareños…

Una publicación compartida de Gwen (@dolceacqua) el

Los efectos de la Guerra Fría se notan menos en estas áreas, “la etnia de los Yakutos distan bastante de parecerse físicamente a los rusos, y no cargaron el sentimiento del orgullo herido cuando su imperio colapsó”. Esta ciudad es la antesala de Oymyakon, el más gélido lugar habitado del planeta. Toma dos días llegar hasta allí, viajando por una yerma y estrecha carretera. Al principio tuvo que ser remolcado hasta la mitad del camino, donde estuvo varado dos días.

Una publicación compartida de Elie Haouzi (@elie_haouzi) el

Debido a que los coches sufren las condiciones climatológicas, se deben mantener en marcha siempre, y las gasolineras de la ruta siempre están abiertas. “Los empleados de las estaciones petrolíferas aisladas de la región trabajan durante dos semanas seguidas, y descansan otras dos.” Chapple se refugió en esos días en una casa remota conocida como “Café Cuba”, localizada en medio del frío baldío del camino. Sobrevivió a base de sopa de reno y de té caliente mientras esperaba a que otro carro le recogiera y pudiera terminar la travesía.

Una publicación compartida de Camille Jrs (@joriscamille) el

“Los muchachos y yo terminamos transportados de manera hospitalaria y por otro lado algo rara. Comí sangre congelada de caballo y macarrones con su familia antes de que nos dejaran en Oymyakon,” relató Chapple. El monumento de la era comunista cerca de los carteles de entrada marcaba el récord de la temperatura más baja antes comentada, con -71,1ºC. La señal reza “Oymyakon, El Polo del Frío.”

Una publicación compartida de Elie Haouzi (@elie_haouzi) el

Actualmente la ciudad alcanza unos -50 en invierno. En el idioma Even hablado en Siberia, Oymyakon significa “agua sin congelar”, aunque parezca extraño. Parece hacer referencia a los balnearios de primavera que los pastores de renos solían visitar en el pasado. En la aldea, Chapple fue sorprendido por los inmediatos y extremos efectos de las frías temperaturas. “Recuerdo sentir cómo el frío estaba agarrando físicamente mis piernas.”

Una publicación compartida de Elie Haouzi (@elie_haouzi) el

“Los otras sorpresas fueron que ocasionalmente se me congeló la saliva en agujas que pinchaban mis labios” Según Chapple todo un día en este entorno es “agotador”. Usar una cámara es igualmente difícil. “El vaho que expulsábamos era igual de denso que el humo de un cigarro, tanto que tenía que aguantar la respiración mientras tomaba una foto.” Centrar las lentes de la máquina era también bastante laborioso, ya que el frío se comenzaba a adherir a sus componentes.

El suelo completamente helado del área hace imposible llevar tuberías hasta las viviendas del pueblo. En vez de eso, utilizan los cobertizos. El camino desde los hogares hasta los cuartos de baño externos son tortuosos. Enterrar a los fallecidos también alberga cierta dificultad para esta gente, ya que la capa de hielo de la superficie es durísima. Antes de los enterramientos y funerales se encienden grandes hogueras para calentar la tierra.

Una publicación compartida de Elie Haouzi (@elie_haouzi) el

Chapple esperaba que los aldeanos estuvieran entusiasmados de encontrarse con nuevos visitantes. En vez de eso fue complicado hablar con alguien. “La únicas personas que estaban fuera corrían de una casa a otra con sus abrigos de piel pegados a la cara o estaban en estado ebrio buscando problemas”. Debido a que la tierra es demasiado fría para cultivar vegetales, los principales trabajos se centran en la ganadería o los servicios municipales como las plantas de calefacción. Es su única manera de tener ingresos monetarios.

Una publicación compartida de Elie Haouzi (@elie_haouzi) el

Esto también marca sus hábitos de comidas. La mayoría de lo que comen es pescado congelado, como salmón o pescado blanco, e incluso hígado de caballo. La mayoría sobrevive a base de sopa de carne. Los residentes se identifican poderosamente con sus alrededores e historia, son la etnia de los Yakutos. “la vida prosigue por lo general como en cualquier sitio, pero con mucha más atención al termómetro.”

Una publicación compartida de Elie Haouzi (@elie_haouzi) el

“Cuando bajan de los -50ºC las cosas se empiezan a parar.” Más tarde, eventualmente el verano llega al área, y las temperaturas pueden ser moderadas. El récord de la más alta fueron unos 36ºC. Sin embargo, los meses cálidos tienen vidas muy cortas, y el brutal invierno se mantiene por lo que parece una eternidad. Así llegamos al final de este artículo en el que hemos conocido mejor a uno de los lugares habitados más extremos de la Tierra. ¿Te gustaría visitarlo o vivir allí? Coméntanoslo. Si te gustó dale like y comparte con tus allegados.
Fuente: Instagram/Twitter

Una publicación compartida de DMAX España (@dmax_es) el

123
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las impresionantes imágenes de la aldea más fría del mundo
Síguenos