Increíble!Controversial

Publicado 2017-07-04
2 Comentario

PUBLICIDAD ENGAÑOSA: Así es como nos Controlan las GRANDES Marcas…

Una gran cantidad de psicólogos se dedican exclusivamente a analizar nuestros hábitos de compra y nuestros gustos para poder ofrecernos de una forma más apetecible los productos que venden. Aunque en muchos casos también les suelen acompañar otros tantos diseñadores que buscan las formas, colores y estéticas más acordes con el público, en definitiva son los propios directivos los que acaban por decidir engañarnos para que compremos más sin que nos demos cuenta. Por ello os mostramos una lista con los trucos más famosos.

publicidad engañosa

1. Helado con puré de patata

¿Alguna vez te has preguntado por qué nunca logras que tus helados tengan una apariencia similar a las del famoso “Consejo de presentación”? Si en teoría es el mismo producto, ¿por qué no logramos que tenga la misma apariencia? En realidad se trata de una versión muy diferente. Para lograr un aspecto mucho más apetecible se utiliza puré de patata, ya que su textura es más atractiva para nuestros ojos. Y para lograr el color simplemente se le añade el mismo colorante. Así que posiblemente no tenga la misma apariencia pero sí mejor sabor. Hemos comenzado con uno de los más ligeros de la lista.

publicidad engañosa

2. Leche

Cuando los publicistas añaden la leche sobre unos cereales o cualquier otro producto que lo necesite, ésta tiene un aspecto y una consistencia muy saludable y apetecible. Pero aunque a mucha gente no le gusten los productos lácteos, lo cierto es que se trata de pegamento blanco. Esto se debe a que el producto original tiene una composición demasiado aguada y desluciría la imagen final. Por suerte nadie tiene que probarlos una vez se sirven, ya que sin duda resultado sería menos apetecible de lo que imaginábamos.

publicidad engañosa

3. Protección solar

Si alguna vez te has tenido que acercar a una farmacia para comprar un bote de protección solar siempre te habrá asaltado la duda sobre el tipo de factor que vas a escoger. Pero lo cierto es que por encima de 30 son todos prácticamente iguales. La clave para los publicistas está en el miedo a quemarte, que hace que puedas sacar un producto con un número elevado que satisfaga tu pánico. Eso sí, aunque la composición y el coste de producción son similares, a ti te van a cobrar una enorme diferencia para justificar tu miedo. ¿Se encoge mucho la carne cuando la hierves?

publicidad engañosa

4. Carne pasada por agua

Cuando compramos un producto cárnico, solemos pagar al peso. Pero para conseguir que éste tenga mejor aspecto y se conserve mejor, las empresas inflan los productos con una sobredosis de agua. Por supuesto el agua es mucho más barata que la carne, por lo que ellos acaban por venderte un producto final más caro. El problema viene que a la hora de guisarla el líquido se evapora y, con ello, el sueño de la carne suculenta que queríamos degustar. Una auténtica pena.

publicidad engañosa

5. Envases

Otro de los timos más comunes es el de vendernos un producto que contiene gran cantidad de aire. En muchas ocasiones esto se utiliza para poder proteger el contenido de los golpes, pero en otros casos es simple cuestión de marketing, pues si alguien te da una bolsa de 30 gramos de patatas que mide 30 centímetros de alto y otra de 50 centímetros, te quedas con la grande. Aunque en realidad acabes por pagar el mismo precio por ambas. Eso nos pasa por fiarnos de las marcas. A continuación el timo del siglo XX, la fecha de caducidad.

publicidad engañosa

6. Fecha de caducidad

La fecha de caducidad surgió como la necesidad de calcular el tiempo que tardaba un producto en echarse a perder o en dejar de ser apto para el consumo. Poco a poco esto se fue controlando de modo que sirviese para acelerar el proceso de consumo, de modo que la gente acabase por comprar productos nuevos con mayor asiduidad. No significa que una comida pasada de fecha SIEMPRE esté en buen estado, sino que a veces simplemente ha perdido alguna de sus propiedades, tales como el sabor, el color o simplemente la consistencia.

publicidad engañosa

7. Los supermercados

Otros de los campos en los que se emplean a fondo los psicólogos es en el de los supermercados. Concretamente en la forma en la que se distribuyen los pasillos, ya que se busca ofrecer los productos más cotizados a la altura de los ojos, dejando los menos rentables en posiciones menos ventajosas. También se trata de colocar productos golosos y apetecibles a la vista en las zonas de caja, de modo que siempre acabes por comprar algo antes de marcharte. Aunque a pesar de esto puede que el elemento más interesante sea el del carro de la compra.

publicidad engañosa

8. El carrito de la compra

Los carros de la compra son elementos que nos acompañan durante todo el proceso, por lo que tienden a ser una herramienta interesante de estudiar. En concreto hay que tener en cuenta que son lo suficientemente lentos como para garantizar que podamos observar todo lo que queremos sin que nos pasemos de largo. Tienen una inclinación hacia un lado, para que podamos casi chocar con las filas de productos y acabemos por caer en la trampa.

publicidad engañosa

También son considerablemente más grandes que antes, ya que se ha demostrado que la sensación de un carro vacío nos resulta incómoda. Por supuesto está también la comodidad de poder añadir muchas más cosas sin necesidad de recurrir a un segundo vehículo, pero eso realmente no forma parte de la psicología, por lo que en el fondo no les interesa demasiado. Al fin y al cabo para ellos somos simplemente esas máquinas de adquirir productos. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Pexels / Youtube:Luan Palomera / Pixabay

publicidad engañosa
298
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Publicidad que fue hecha por los verdaderos genios
Síguenos