Increíble!

Publicado 2015-11-18
3 Comentario

Los orígenes más turbios de estos famosos cuentos para niños

Si nos conoces bien, sabrás que nos apasiona una buena historia. Afortunadamente, tenemos estos “Cuentos para niños de los hermanos Grimm''. Las estanterías están repletas de estos libros, con comentarios inteligentes y alegre prosa. Mientras lo leíamos, nos impresionaron todas las perversas historias que puedes encontrar en los cuentos de los hermanos Grimm, o incluso, como estas historias han cambiado a lo largo del tiempo. Todas estas cosas crueles, malas conductas sexuales y muertes han sido completamente silenciadas. Te vamos a mostrar un poco de lo más terrorífico, horrible y bizarro de las primeras versiones de estos cuentos. ¡Te lo pensarás dos veces antes de leer “Caperucita Roja” antes de irte a la cama.

¡Pulsa siguiente para ver la siguiente página!

Fuente: Starstock

cuentos

1. La bella durmiente

Esta es una de las más versiones más originales de esta clásica historia, publicada en 1634, por Giambattista Basile. “La princesa Talía corría el riesgo de pincharse el dedo con el huso de una rueca oculta entre el lino, según advertían sabios y astrólogos. El rey y la reina deciden prohibir la entrada de ruecas, husos y lino al palacio y esto evita que la princesa sufra algún percance hasta que, siendo adolescente, encuentró un huso y una rueca para hilar lino y se clavó huso de la rueca bajo la uña, cayendo muerta.

El rey y la reina, afligidos por la pérdida de su hija son incapaces de enterrarla, depositan el cadáver de su hija sobre una tela de terciopelo, cierran el palacio y lo abandonan. Un noble príncipe llamado Jorge que solía cazar en el bosque, encontró el palacio abandonado, donde se  hallaba la princesa. Enseguida quedó prendado por su belleza y, no contento con besarla, mantuvó relaciones sexuales con ella.

Nueve meses después la princesa Talía, aún durmiente, dió a luz a dos gemelos, un niño y una niña cuyos nombres eran Sol y Luna. Los niños fueron cuidados hadas, que acompañaban a la princesa mientras dormía. Un día el niño trató infructuosamente de agarrar el pecho de su madre, encontrando finalmente su dedo. Empiezó a chuparlo y logró, casualmente, extraer de su piel la astilla envenenada. En ese preciso momento Talía recuperó el conocimiento.

Pasó el tiempo y el noble, recordando los “buenos momentos” vividos con la muchacha durmiente decide acudir de nuevo al palacio. Para su sorpresa, la princesa está despierta y además no está sola, sino que la acompañan sus dos criaturas. El noble príncipe Jorge se da cuenta de que son sus hijos y así se lo explica a Talía, que lejos de enfadarse decide iniciar una relación con él. La pareja pasa una semana de romance y entonces el noble príncipe Jorge se marcha, sin mencionar que el motivo era volver con su esposa.

El noble príncipe menciona en sueños los nombre de Talía, Sol y Luna y la esposa del noble se entera de todo, enterándose así de la existencia del palacio, de la princesa que en él vivía y de los hijos bastardos de su marido. Enfadada hasta más no poder, mandó secuestrar a Sol y a Luna, que fué entregada al cocinero, dando la orden de degollarlos y de hacer con su carne un sabroso plato. La esposa decide quemar viva en la hoguera a Talía, también capturada. En el momento de llegar a la hoguera, Talía solicita poder quitarse primero sus prendas más delicadas, a lo que la mujer accede. Con cada prenda que se quita emite un grito de dolor. Sonidos que el noble acaba oyendo y acude en su ayuda. Su esposa le explica a su marido que Talía había sido quemada en la hoguera y que, durante la comida, se había comido a sus hijos. En ese instante, el noble príncipe Jorge ordena que  su esposa, el secretario y el cocinero sean quemados en la hoguera también.

Sin embargo, Talía no llegó a quemarse y el cocinero le explicó que no había sido capaz de hacer daño a los niños y que los había sustituido por carne de cordero.

El noble príncipe Jorge y la princesa Talía se casarón y el cocinero recibió el título de tesorero real”.

La bella durmiente

2. Caperucita roja

Los hermanos Grimm hicieron una historia bastante mejor que la original, por lo menos, estaba adaptada para los niños. En la versión original de Charles Perrault, incluida en una versión de 1697 llamada “Historias o cuentos del pasado”. Caperucita roja se desnuda, se mete en la cama y entonces muere, devorada por el gran lobo malvado, sin miramientos. En otra versión, se come a su abuela, y bebe su sangre en un vaso de vino. De hecho, Perrault escribe pequeños detalles para que recordemos que no todos los lobos son bestias salvajes, sino que te pueden seducir con amabilidad y después devorarnos. En el  contexto sexual, en la lengua francesa se dice que una chica “Ha visto al lobo” cuando pierde la virginidad.

Caperucita roja

3. Rumpelstiltskin (El enano saltarín)

La historia es muy simple: Un molinero, con el deseo de parecer más importante, se encuentra con un rey y afirma que su hermosa hija sabía hilar tan bien que podía convertir los hilos en oro. El Rey se queda con la chica, y la encierra en una habitación con paja, exigiendo que convertir toda la paja en oro por la mañana o sería ejecutada.

La muchacha, no sabía qué hacer, hasta que empieza llorar y un enano aparece en la habitación. A cambio de su collar, el enano transformaría toda la paja en oro. A la noche siguiente, el Rey encierra a la muchacha en una habitación con más paja incluso y le ordena que la convierta de nuevo.

El enano aparece de nuevo,y transforma la paja en oro a cambio de su anillo. La tercera noche le pide poder tener un hijo a cambio de la transformación de la paja en oro

El rey está tan impresionado con la hija del molinero que la convierte en su esposa. Cuando su primer hijo nace, el enano regresa y reclama su pago. La reina, asustada, le ofrece toda sus riquezas para mantener a su hijo. El enano se niega, pero está de acuerdo en renunciar al niño si la reina puede adivinar su nombre en tres días.

Durante los dos primeros días, la reina envía un mensajero por todo el reino, recopilando nombres, pero la reina no puede adivinar el nombre del enano. Sin embargo, antes de la noche final el mensajero de la reina escucha su nombre en el campamento de este.

En el tercer día el enano aparece, y la reina revela que su nombre es Rumplestiltskin. Rumplestiltskin, tan grande fué su enfado, que dió un pisotón al suelo, y esto le dejó la pierna enterrada hasta la mitad, y cuando intentó sacarla, el enano se partió por la mitad.

Rumpelstiltskin (El enano saltarín)

4. Cenicienta

En este cuento las tres hermanastras de la chica le obligan a vestir harapos. No tiene un hada madrina, sino un carnero mágico que, descubierto por la madrastra, es atado y asado.

Afligida por la pérdida de su carnero y deseosa de acudir a un baile real pide un deseo ante los huesos del carnero, solicitando un bonito vestido nuevo con el que acudir. El deseo le es concedido y, vestida con un lujosisimo atuendo, acude al baile donde cautiva al príncipe. Al volver a casa corriendo pierde su preciosos zapatos.

Como el príncipe se quedó prendado de su belleza decidió ir en su búsqueda con el zapato como única prueba y se corre la voz de que el príncipe se casará con la dama que demuestre ser propietaria del mismo. La madrastra decidió entonces cortar los dedos de los pies de su hija mayor. Sin embargo, se da cuenta de que todavía no es suficiente, que el zapato aún no le cabrá, y le corta también el talón.

El príncipe (que debía de ser medio invidente, imagino), acepta a la hermanastra, puesto que la zapatilla le va bien, pero más tarde un pájaro le confiesa que el pie oculto en la zapatilla está incompleto y que la bella muchacha que está buscando responde al nombre de cenicienta. El príncipe se casa con ella y viven felices.

Cenicienta

5. Blanca nieves

Para aquellos que sólo conocen la versión de Disney, encontrarán que la historia narrada por los hermanos Grimm tiene inexplicables diferencias. Según el cuento, Blancanieves era una adolescente de extraordinaria belleza que tenía una madrastra que aspiraba a ser la más hermosa del reino. Por eso, el día que se enteró de que su hijastra era efectivamente la mujer más hermosa de la Tierra, le ordenó a un cazador que la llevase al bosque y la matara. Sin embargo, la sentencia nunca se cumplió: el cazador, conmovido por la belleza de la joven, la deja libre y Blancanieves vive feliz en la cabaña de los enanos.

Hasta aquí, todo coincide con la película de Disney. Es en la segunda parte de la historia cuando aparecen las diferencias más notables. En el momento que la madrastra se entera de que Blancanieves seguía con vida, decide tomar cartas en el asunto y matar a la joven con sus propias manos. Lo intentó en tres oportunidades: la primera vez, con una cinta para el pelo; luego, con una peineta tóxica, y finalmente, con la famosa manzana envenenada. En las dos oportunidades anteriores, los enanitos llegaron a tiempo para rescatar de la muerte a su doncella. Pero, en la tercera, la madrastra se sale con la suya y la princesa finalmente cae inconsciente en el suelo de la cabaña. Los enanitos se dan cuenta de que ya nada pueden hacer y deciden enterrarla en un ataúd de cristal porque no podían soportar que la tierra le devorara la belleza. Y la velaron durante años.

El final de la historia es lo más desconcertante. Un día pasaba por esas tierras un príncipe y al ver a Blancanieves se enamoró tanto de ella que pidió a los enanitos llevarla a su castillo para contemplarla durante toda su vida. Pero, al mover el ataúd, un trozo de manzana salió de la garganta de Blancanieves y la doncella se despertó. No hubo beso: sólo un afortunado accidente. El príncipe y Blancanieves se casaron. Invitaron a los enanitos y también a la madrastra, sólo que a ella le tenían preparada una sorpresa: fue obligada a bailar desnuda hasta morir, calzada con unos zapatos de hierro al rojo vivo.

Blanca nieves

6. Hansel y Gretel

Hansel y Gretel vivían con su padre, leñador de oficio, y su madrastra en una casita en el monte. Como no tenían que llevarse a la boca, el padre decidió abandonarlos en lo más oculto del bosque. “¿Cómo vamos a hacer eso? Son tus hijos”, dijo ella. El leñador, a quien no le gustaba que le llevaran la contraria, le dijo: “Cállate, si no quieres pasar hambre comiendo solo pan”. Humillada, la madrastra bajó la vista y acompañó al leñador a abandonar a sus dos hijos en medio del bosque.

Hambrientos y entristecidos, Hansel y Gretel deambularon sin rumbo durante horas hasta que dieron con una casa. Al chico le pareció que estaba hecha de dulces, y no se lo pensó dos veces antes de hincarle el diente al pomo de la puerta.

Se habían comido media puerta cuando llegó la dueña de la casa: una bruja simpática y dicharachera. Les dijo “No es bueno que comáis tanto dulce de una vez”.“Venga, pasad dentro. Os voy a hacer una manzanilla antes de que el dulce os siente mal”. Pero Hansel y Gretel no llegaron a probar la infusión, pues lo vomitaron todo. Tan mal fue el empacho, que la bruja tuvo que ocuparse de su cuidado durante varios días. En este teimpo creció el cariño mutuo entre los niños y la bruja. “Podrías adoptarnos”, dijo Gretel. “Sí, sí, adóptanos”, insistió Hansel. La bruja, que siempre había querido formar una familia, se mostró encantada y dio su primera lección como madre: “Lo haré, queridos, pero a partir de ahora sólo tomaréis una onza de chocolate y un caramelo al día. Y llevaremos una alimentación equilibrada”.

Había pasado una semana desde el feliz encuentro de los chicos con su nueva madre, cuando ésta les anunció algo: “No os lo he dicho, niños,  tengo novio. Viene a verme todos los domingos. Así que hoy os lo presentaré. Ya veréis, os gustará”. A Hansel y a Gretel la idea de formar una nueva familia, después de que la anterior los hubiera repudiado, les pareció maravillosa. Se lavaron, se peinaron y se pusieron elegantes. Querían hacer todo lo posible por agradar a la visita.

Llamaron a la puerta y la bruja fue a abrir. Al otro lado, un hombre recio y corpulento la tomó en sus brazos al momento. Ya le subía el vestido, cuando se percató de la inesperada presencia de los niños. “Pero… ¿Y esto?”. La bruja se colocó junto a Hansel y Gretel de un salto y dijo: “Siempre me estás prometiendo que vas a dejar a tu mujer y vamos a formar una familia. He adoptado a estos chicos, ya podemos ser una”. El hombre soltó el hacha que llevaba en una mano y, señalando con ella a los niños, dijo: “¡Qué cojones hacéis vosotros aquí!”.

Hansel y Gretel

7. Rapunzel

Rapunzel, rapunzel, deja caer tu pelo. Bueno en la versión de los hermanos Grimm, ella lo hace muy a menudo, para su príncipe, y bueno se queda embarazada. La bruja no quiere competencia, así que le corta el pelo y la transporta muy lejos con magia. Entonces ella empieza a vivir como una mendiga, sin dinero, sin casa, y después de algunos meses con dos bocas hambrientas que alimentar. En cuanto al príncipe, la bruja lo tira por una ventana y algunos arbustos con espinas frenan su caída, así que hay un poco de derramamiento de sangre, sin embargo, esta historia acaba con final feliz cuando la pareja se encuentra de nuevo.

Rapunzel

8.Ricitos de Oro y los tres osos

En la historia original, no aparecía el personaje de Ricitos de Oro  sólo los tres osos y un zorro llamado Scrapefoot, que entra en el palacio de los tres osos, duerme en sus camas y deja la casa desordenada y se come la comida de la familia de ositos. Curiosamente, se ha sugerido que el uso de la palabra "zorra" en el sentido de zorro hembra es como llego a convertirse en  Ricitos de Oro, como resultado de los cambios que han surgido a lo largo de los años

Ricitos de Oro y los tres osos

9. La sirenita

Todos conocemos la historia de la sirenita, ella canta con su mágica voz, y se gana el corazón del el príncipe, no?

Bueno no es exactamente así. En el cuento original de Hans Christian Andersen, ella vende su lengua por tener unas piernas, pero cada paso que daba era como caminar sobre afiladas espadas, poco después el príncipe se casó con una mujer, entonces ella morirá y se convertiría en espuma, así que, ella bailó con el príncipe aun estando agonizando, pero aun así este eligió seguir con la otra mujer. Las hermanas de la sirenita le dijeron que debía matar al príncipe y dejar caer su sangre en sus pies para volver a ser una sirena. Se negó y entonces se convirtió en espuma marina. Este cuento originalmente no tenía un final feliz.

La sirenita

10. El principe rana

Tradicionalmente la versión de los hermanos Grimm era muy simple: La princesa besa a la rano, con todo su corazón, y se convierte en un apuesto príncipe. O si lees la versión original, la rana engaña a la princesa para que haga un trato con él, la siguió a su casa, y ella lo tiró hacia una almohada de seda varias veces, hasta que se canso y lo tiró fuertemente contra la pared, y se convirtió en un príncipe. Pero esta no es la versión más violenta, hay otra en la que tiene que cortar la cabeza a la rana para que se convierta en príncipe. Esto no tiene nada que ver con el beso a la rana que todos conocemos ¿Qué opinas tú?

El principe rana

166
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

¿Halle Bailey es la mejor opción de DISNEY para interpretar a la Sirenita?
Síguenos