ConsejosPaternidad

Publicado 2017-08-10
2 Comentario

¿Qué expectativas tienes de tus hijos? El efecto pigmalión y qué debe preocuparte.

El "Efecto Pigmalión" puede tener lugar en diferentes ámbitos de la vida de tu hijo. Tal situación probablemente estará afectando a tus pequeños en el colegio, en las actividades extraescolares o incluso en casa. Todos conocemos a nuestros niños, así como valoramos sus habilidades y capacidades. El problema aparece en el mismo instante en que no son ellos quienes establecen esas metas personales, produciendo adversas consecuencias en su autoconfianza. A continuación estos son los 7 resultados que lo demuestran.

La comunicación

Tanto verbal como no verbal, decir a un niño que puede hacer algo y poner malas caras si no lo consigue, no tendrá ningún efecto positivo en él. Tu hijo prestará atención a lo que dices en un 80%. No cumplirlo no es una opción, debido a que ellos no han de hacer méritos para ganarse tu amor. Ellos mismos han de ponerse sus propias metas, y los padres son quienes han de respaldarlos y apoyarlos en todos los ámbitos posibles. No son tus expectativas de vida, sino las suyas. Continúa leyendo en "siguiente página".

Falta de atención

El tiempo y dedicación a un niño ha de ser por igual en todos los aspectos. Tenga mejores o peores habilidades en algo, has de apoyarle. Debes estar ahí respaldandole en todo momento. Hablarás de una forma positiva sobre ello mostrando el orgullo que sientes por él. También hay que admitir cuando hemos emitido algún juicio que no debíamos, esto le demostrará que somos conscientes de nuestros errores. Aprenderán qué es lo correcto, y en su etapa adulta actuarán del mismo modo que hoy haces tú con ellos.

Más críticas y más a menudo

Serás su ejemplo. Quien le diga que debe y qué no debe hacer. Has de ayudarle a mejorar transmitiéndole confianza para desarrollar esas habilidades de las que carece. Al igual que tienes que felicitarle, cuando haga las cosas de la forma correcta. Elogiar en su justa medida, siempre es un refuerzo positivo que mejorará su autoestima, haciéndole estar más seguro de sí mismo y queriendo arriesgarse en situaciones que le asustan. Sin embargo, sabe que son buenas las razones para hacerlo. Continúa leyendo en "siguiente página".

Menores exigencias

Si sabes que a tu hijo le cuesta una asignatura, sólo le exigirás hasta donde pueda llegar o incluso le dirás que no pasa nada, que no debe preocuparse por mejor o peor, todo saldrá bien. Las metas que le exijas al pequeño han de ser asequibles y alcanzables para él. No esperes que de ni más, ni menos de lo que pueda. Confía en que será capaz de lograr todo aquello que se proponga y de esta manera cumplir sus objetivos. Permítele que sea él solo quien se exija, tu únicamente respaldale proporcionándole todo tu apoyo.

Motivación

Es posible utilizar el efecto pigmalión para favorecer al niño. Al crear un ambiente motivador donde le demuestres que confías en sus capacidades y habilidades dejando de lado aquellos esfuerzos que fracasaron, su autoestima mejorará. Si son menos hábiles en algo está bien que refuerces lo que se les da mejor, no obstante es también importante que le ayudes a mejorar en eso que les cuesta un poco más. Desarrollar ciertas destrezas pueden venir directamente propiciadas por la fuerte motivación del pequeño por lograr esa meta que se ha autoimpuesto. Continúa leyendo en "siguiente página".

¿Quieres ayudarles y no sabes cómo?

Deja de mostrar solo afecto cuando consiguen lo que tú les has propuesto, pese a que creas que es lo mejor para ellos. Si les preguntas qué quieren hacer probablemente te sorprendan con sus respuestas. Déjales que decidan y tú guíales por el camino que han de seguir. Mejorará su autoconfianza lo que le propiciará un mayor rendimiento y consecuentemente una alta autoestima. No le mientas para motivarle, alimenta el esfuerzo y baja la preocupación creyendo en él.

Una capacidad no se alimenta pretendiendo que es algo que resulta no ser. Una meta inalcanzable es eso, algo que no se puede conseguir. Inspira a tu hijo a alcanzar aquello que quiere y aléntalo a superar las dificultades de lo que no puede. Recuerda que un hijo no fracasa, sino que lo hacen las expectativas que tienes de él. Permítele ser el mismo y llegar hasta donde pueda. Refuerza su esfuerzo diario y quiérelo tal y como es, no por las cosas que consiga. Si te ha gustado este artículo haz clic en “Me gusta” y comparte en Facebook.
Fuente: Twitter

620
Ira Hayes: La historia del nativo americano que ayudó a levantar la bandera...
Ira Hayes: La historia del nativo americano que ayudó a levantar la bandera en Iwo Jima...
El miedo, si ninguna duda, es la lucha interna de todos. Cuando un humano ordinario se enfrenta a él, se pone en pie, se levanta contra las probabilidades y enfrenta el desafío, este hombre se convierte en héroe. Se dice que el coraje es seguir...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Pavel Robles De los Rios
Pavel Robles De los Rios 14/8/17 6:01
Ninguna...que alcancen las que ellas se propongan y las que Dios les permita alcanzar.
Celine Agui
Celine Agui 13/8/17 6:01
A poner atención a esto!!!!!!
Síguenos