Increíble!Consejos

Publicado 2017-08-17
22 Comentario

Errores importantes que cometemos cuando utilizamos la lavadora...

Lo cierto es que no todas las amas de casa conocen bien los secretos de una perfecta colada. Mientras que haya personas que no le den la más mínima importancia, hay otros que nos comenzamos a preocupar cuando vemos que nuestra ropa se está estropeando. Seleccionar la ropa por colores y tejidos o mantener la lavadora limpia por dentro no es desconocido para casi nadie. Sin embargo, hay algunas otras leyes para mantener tus prendas como el primer día que debes conocer. Continúa leyendo y te los contamos todos.

1. No cargar demasiado la lavadora

Es importante que cuando estés llenando el tambor de ropa quede algo de espacio para que esta pueda girar. Llenarla entera seguramente haga que no se lave todo bien ya que no podrá llegar ni el agua ni el detergente a todas partes de manera uniforme. De hecho, sobrecargar la máquina puede llegar a romperla y no es lo más conveniente únicamente por querer hacerlo todo de una sentada en lugar de en dos partes. Continúa leyendo en "siguiente página".

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! El mundial de Rusia se ha convertido en el evento deportivo del año, pero aunque muchas personas disfrutan del grandioso espectáculo, la verdad del país anfitrión sigue levantando ampollas entre sus habitantes...

2. Las toallas sin suavizante

En numerosas ocasiones la suavidad de las toallas no está directamente relacionado con su capacidad absorbente. De hecho, utilizar suavizante en este tipo de telas es contraproducente. Es mucho mejor que sean un poco ásperas pero ejercerán mucho mejor su función. Utilizarlas y continuar mojados no es la finalidad de su uso. Con añadir únicamente detergente, este aportará el olor y la limpieza necesaria que andabas buscando.

3. Los calcetines se lavan por separado

Tal y como hemos mencionado anteriormente es importante clasificar la ropa por color y por tipo. Obviamente los calcetines no podían ser menos. El truco es lavarlos con agua tibia e introducirlos en bicarbonato. Quedarán tan blancos como al principio y quitarás esas odiosas manchas que te obligan a querer tirarlos. Al introducirlos en la lavadora introducelos lo primero así no quedará pegados a ninguna otra prenda que esté en la máquina a la vez. Continúa leyendo en "siguiente página".

4. Utilizar 2 ciclos para mantas y almohadas

Recuerda que estos elementos suelen estar compuestos por plumas. Estas suelen absorber muy rápidamente el detergente siendo muy complicado que lo suelten todo en un solo lavado. Por estas razones es importante que haya un segundo ciclo. Este ha de ser sin jabón ya que buscamos que las mantas y las almohadas se desprendan de todo el que empaparon anteriormente.

5. ¡La ropa de baño no se lava!

Bikinis, bañadores y cualquier prenda cuyo tejido predominante sea la licra o el elastano no deben de ser lavados en la máquina. Es conveniente introducirlos en agua fría y frotar suavemente a mano tras su uso. Recuerda que este tipo de prendas se pueden dar de sí muy fácilmente limitando su uso a un par de puestas. También pierden color llegando a no parecer un conjunto la parte de arriba y la de abajo. Continúa leyendo en "siguiente página".

6. ¡Cuidado con el blanqueante!

La obsesión porque la ropa blanca permanezca como el primer día, en ciertas ocasiones nos llevan a errores catastróficos. Este producto debe de utilizarse únicamente en casos de emergencia. Hacerlo con demasiada frecuencia puede acabar definitivamente con las prendas, perdiendo la tela consistencia e incluso llegando a provocar agujeros. La lejía convierte el blanco en amarillo y recuerda que lo peor que puedes usar para lana y nylon es el cloro.

7. Cerrar cremalleras y botones

¿Cerrarlas o dejar abiertas? Es la eterna pregunta a la hora de lavar prendas con este tipo de elementos. Las cremalleras así como los corchetes destruyen la ropa interior y delicada. Por otro lado, si abrochas los botones, al estirarse la prenda en la lavadora puede hacer que el hilo ceda y estos se descosan o rompa el ojal. Recuerda no mezclar los tejidos para no destrozarlo como consecuencia de estos ganchos. Continúa leyendo en "siguiente página".

8. Detergente en su justa medida

Puede ser bastante contradictorio ya que el detergente que se utiliza para limpiar la ropa puede provocar que esta quede aun más sucia si no se administra la cantidad recomendada. Siempre se ha considerado que a más ropa más jabón. Sin embargo, este deja una serie de residuos que hace que haya más restos de sustancias diversas. Bacterias y manchas en las zonas de pliegues es el principal síntoma de que no se está administrando bien este elemento.

9. Las manchas no se frotan

Lo que nos ha parecido el recurso esencial desde siempre, ahora resulta que estábamos equivocados. Lavar la ropa sucia cuidadosamente ahorrará el mal trago de encontrar agujeros y rotos allá donde antes había manchas. Frotar desgasta la tela y empeora el tejido más de lo que estaba. ¿Conocías todos estos trucos? Si te ha gustado este artículo haz clic en “Me gusta” y comparte en Facebook.
Fuente: Instagram/ Twitter

649
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Cómo sobrevivir a un tiburón
Síguenos