Increíble!Controversial

Publicado 2017-08-22
1 Comentario

El lago Nyos: asesino silencioso de más de 1700 personas...

Hace exactamente 31 años, el 21 de agosto de 1986, en la República de Camerún, ocurrió un acontecimiento misterioso y macabro a la vez. En más de una aldea situada cerca del lago Nyos durante tan solo una noche murieron 1700 personas. Por si fuera poco, ninguno de los cadáveres lucía signos de violencia o lucha. Esta historia, parecida a las que forman parte de la trama de la serie "Los expedientes secretos X" quedó contada por primera vez por un joven habitante de la zona. Si quieres conocerla mejor y descubrir cómo llegó a pasar algo tan trágico, no dudes en seguir leyendo.

1

Fue una sola noche

A la madrugada del 22 de agosto de 1986 un joven camerunés partió en bici hacia un pueblo de Nyos. Todo parecía normal, aunque en camino hacia la aldea pasó al lado de un antílope muerto. Poco después se sorprendió de verdad: también vio algunas ratas y un perro muerto. Al llegar a su destino, le entraron las ganas de preguntar a los vecinos sobre el fin de los animales: fue entonces cuando descubrió que todos ellos también yacían sin vida. Horrorizado, puso pies en polvorosa. Antes de que el joven volviera a su propio pueblo, empezaron a aparecer allí otras personas que, la noche anterior, de una manera u otra, lograron escapar de Nyos y los poblados lindantes.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

Pormenores de lo sucedido

Pronto corrió la voz sobre los residentes (hombres, mujeres, niños y animales) y la manera en la cual caían al suelo sin poder respirar ni gritar, débiles como nunca. Lo que en aquel entonces nadie sabía a ciencia cierta fue que, durante aquella noche, perdieron la vida prácticamente todos los organismos vivos en un área de 25 kilómetros desde el lago. A excepción de más o menos 2000 personas y algo más de ganado, no se salvaron ni los pájaros, ni los insectos, ni los animales salvajes. Puesto que todo esto tuvo lugar en Camerún, un país prácticamente no desarrollado, ha pasado bastante tiempo hasta que el asunto pudiera ser detenidamente examinado por los científicos de Francia, Estados Unidos y otras partes del mundo.

3

Cada vez más dudas

Las pruebas que llevaron a cabo, desgraciadamente, no sirvieron de mucha ayuda. Los cuerpos no presentaban lesiones, no había rastros de sangre, muestras de enfermedades ni, aunque sea, del uso de un arma química. Tampoco se podían detectar muestras de sufrimiento de las víctimas: parecía como si todos simplemente cayeran sin vida en un momento. Cuando a alguien se le ocurrió decir que la tragedia pudo haberse producido debido a la emisión del dióxido de carbono en un terreno amplio. Justamente la ubicación de los muertos supuso la primera pista sobre la verdad acerca de la tragedia.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

4

El lago de la muerte

De repente, los ojos de todo el mundo se dirigieron hacia el lago situado en el mero centro de la aldea. Curiosamente, pronto salió a la luz algo aun más aterrador. Resultó que el lago Nyos se consideraba peligroso mucho antes de lo sucedido. Los habitantes de la zona contaban leyendas sobre unos espíritus que, al emerger del agua, asesinaron a todos los que vivían a su alrededor. Pero no solamente la zona misma indicaba la "culpa" del lago: también lo hacía el hecho de que la mayor cantidad de cadáveres fue encontrada muy cerca de sus orillas. De todo el poblado de Nyos que contaba con 800 habitantes se salvaron solamente 6 personas. Cabe destacar que el agua, por lo general cristalina y de tonalidad azulada, se volvió tenebrosamente roja.

5

Otras pruebas

Además de los síntomas típicos de asfixia por dióxido de carbono, los cadáveres demostraban también rasgos típicos del envenenamiento con hidrógeno y azufre. Asimismo, era sabido que Nyos fue un lago de cráter, o sea, se formó en la caldera de un volcán inactivo. Sin embargo, puesto que nadie ha notado actividad séismica en la zona, la idea sobre una posible erupción fue rápidamente descartada. Los siguientes exámenes demostraron una gran cantidad de hierro y alta saturación de CO2 en el agua: las muestras sacadas a profundidades de decenas de metros (ya que el lago cuenta con más de 200 metros de profundidad) literalmente echaban espuma y parecían hervir sacadas a la superficie.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

6

Todo por el CO2

Cuanto más cerca del fondo, más dióxido de carbono se registraba en ellas. Aunque la acumulación de CO2 en el fondo de los depósitos del agua no es nada fuera de lo común, lo que pasó en Nyos fue extraordinario por numerosas razones. Los vientos débiles, la temperatura estable y la considerable profundidad del lago fueron los factores principales que impidieron "descargar" el exceso del dióxido de carbono de una manera más suave y no tan fatal. Se cree que la causa principal de la tragedia fue un pequeño desliz del terreno que provocaría emisión de varios miles de toneladas del gas venenoso. En aquel instante, el nivel del agua bajó más de un metro, y una nube invisible cayó sobre la zona, apagando los fogones, las lamparas de aceite y la vida de casi 2000 personas.

7

¿Qué hacer para que no vuelva a ocurrir?

Para impedir que esto vuelva a pasar en el futuro, en la actualidad se producen las emisiones controladas del dicho gas proveniente del fondo de Nyos. Lo único que se necesita para llevar a cabo dicho proceso es una larga tubería con la cual se bombea un poco de agua desde el fondo. El dióxido acumulado ahí se libera solo y, debido a su pequeña cantidad, no es tan peligroso como en el año 1986. La explicación más exacta de esta historia puedes encontrarla en el vídeo que adjuntamos a continuación.
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Google Maps / Youtube / Starstock

84
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El pequeño lago africano que mató a 1.700 personas durante una sola noche…
Síguenos