2 Comentario

7 factores que complican levantarse por las mañanas…

Muchos de nosotros sabemos a que se refiere este título. Cada noche procuras hacer las cosas bien para ser capaz de levantarte por la mañana, aunque por lo general suele convertirse en una misión imposible. Buscamos excusas como el estrés o el frío. Lo cierto es que hay muchos otros factores de los que no somos conscientes ni que existen, y están perjudicandonos a la hora de levantarnos para comenzar nuestro día. Continúa leyendo y te damos las 7 claves que necesitas.

1. Establecer una rutina

1. Establecer una rutina

Hay diversos estudios donde se señala que la mayoría de las personas exitosas del mundo tienen su propia rutina mañanera, estableciendo este factor como la clave para triunfar. Se dice que nuestro cuerpo está supeditado a los “relojes biológicos”, esto significa que al establecer ciertos ciclos de actividad nos acostumbramos a ellos. En definitiva, si interrumpes estos hábitos ya adquiridos es probable que alteres tu sueño y como consecuencia aparezca el insufrible insomnio. Continúa leyendo en "siguiente página".

2. Horario de fin de semana

Cuando llega el amado viernes noche muy pocos continuamos yéndonos a la cama a la misma hora que el resto de la semana. Esto suele tener como consecuencia el “odiado lunes”. Tras alterar tu ritmo biológico durante el fin de semana tambien haces lo mismo con tu horario de sueño. Lo que es dificil de llegar a imaginar, es que este comportamiento puede tener graves consecuencias como la diabetes o algún tipo de enfermedad cardiovascular. Recuerda que los findes también son para descansar.

3. Posponer alarma

Pensar que el botón para retrasar el despertador nos ha salvado de llegar tarde en innumerables ocasiones, es algo muy común hoy en día. Lo que no sabíamos es que esos 5 minutos más no tienen beneficio alguno en nuestro cuerpo. Al no permitir a tu cuerpo establecer un ciclo de sueño completo lo agotas aún más. Es complicado hacer fuerza para levantarse por la mañana, sin embargo esto te permitirá tener un día con más energía de la que estás acostumbrado y por lo tanto aprovechar mucho más las horas. Continúa leyendo en "siguiente página".

4. Luces fuera

Nos han dicho hasta la saciedad que la influencia de la luz en el sueño no es para nada saludable, pero se complica cuando esto supone apagar tu teléfono móvil. Lo que quizá no sabías es que este tipo de luz estimula tu retina y consecuentemente tu corazón. Mirar una pantalla antes de dormir altera el sueño, no importa si es la televisión o el ordenador, todos ejercen la misma influencia. Si la iluminación es natural, no tiene las mismas consecuencias que este tipo de aparatos.

5. Desayunar es tu energía diaria

Muchas personas deciden saltarse la comida más importante del día. Unas porque dicen querer controlar su peso, otras debido a que tan temprano son incapaces de ingerir alimento alguno. Y todos ellos tienen algo en común, están alterando su reloj biológico. El cortisol aumenta debido a este motivo, lo que provoca un aumento del estrés en la persona que tiene dicha rutina. Tal y como decíamos al principio, muchos atribuimos la imposibilidad para levantarse a la ansiedad, sin embargo muy pocos identificamos que esto es un síntoma de una mala alimentación. Continúa leyendo en "siguiente página".

2. Horario de fin de semana

6. Cenas indigestas

Se podría decir que la cena es un tema que ha causado mucha polémica y actualmente continúa. Unos expertos dicen que no es buena y otros que sí. No obstante, lo que sí sabemos es que ingerir demasiados hidratos así como dulces perjudica directamente al ciclo del sueño. Al igual que no desayunar, estos provocan la la producción de la hormona del estrés (cortisol) y por consiguiente, un efecto que dura en el cuerpo humano unas 5 horas. Esto significa que tanto patatas, como pizza o dulces deben de ser suprimidos de la dieta, al menos respetar este tiempo antes de ir a la cama.

3. Posponer alarma

7. Maniáticos del desorden

Al igual que para estudiar se recomienda un escritorio ordenado, a la hora de acostarte tu dormitorio también debe estarlo. Quizá no te habías parado a pensarlo pero según corroboran los científicos, las sábanas limpias y el cuarto recogido facilitará que concilies el sueño y sea mucho más fácil levantarse por la mañana. ¿Habías puesto en práctica alguna de estas rutinas? Si te ha gustado el artículo haz clic en “Me gusta” y comparte en Facebook.
Fuente: Starstock/ Twitter

4. Luces fuera
170
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Insomnio y pesadillas durante la pandemia y cómo podemos remediar esta desagradable situación
Síguenos