Increíble!

Publicado 2017-09-12
49 Comentario

El intrigante mundo de las “geishas”, las mujeres más complacientes del mundo…

A menudo, sobre todo en Occidente, se suele confundir el término “geisha” con el de “prostituta”, sin embargo, aquellos que entienden las complejidades de la cultura japonesa explicarán que no tienen nada que ver. Una geisha es una mujer altamente entrenada en las artes de la música, la danza y el entretenimiento; de hecho, significa “persona de arte”. Pasan muchos años aprendiendo a tocar varios instrumentos musicales, cantar, bailar y ser las anfitrionas perfectas para un grupo determinado de hombres. Cuando están trabajando, son como la ilusión de "la perfección femenina".

curiosidades de las geishas

Una verdadera geisha tiene éxito porque proyecta un sentido de perfección inalcanzable. Cuando los hombres contratan a una de ellas para entretener en una fiesta, las relaciones íntimas no tienen nada que ver. Estas mujeres armonizan la velada con su canto, la música, la danza, la narración de cuentos, la atención y el "coqueteo". Pueden hablar de política de la misma manera que pueden explicar las reglas de un juego relacionado con el alcohol. En un tiempo en que las esposas japonesas eran excluidas de la vida pública en general, las geishas eran quienes podían desempeñar el papel de "mujeres atentas" en las reuniones de negocios. Déjanos contarte algunas curiosidades al respecto en la página siguiente…

curiosidades de las geishas

Las primeras geishas fueron hombres

Como es de suponer, trabajaban a lo largo de todo Japón. Las restricciones sociales dictaban que las mujeres no podían divertir en una fiesta, por lo tanto, eran hombres los que mantenían conversaciones, realizaban actuaciones artísticas y halagaban a los invitados en eventos organizados por los nobles y otros miembros de clase alta. Hacia los años 1700, las primeras mujeres geishas aparecieron en los “distritos del placer” de Japón, constatándose como una amenaza para los burdeles típicos de la zona. Con el fin de reducir su popularidad y centrarse en las mujeres de compañía previamente registradas, el gobierno estableció una serie de reglas estrictas para las geishas en cuanto a vestimenta, cómo y dónde podían asistir, y a qué horas. Para asegurarse de que las relaciones íntimas no formaban parte del juego, no se permitió contratar a una sola mujer, pero en lugar de reducir el éxito, solo las hicieron más deseables. Hoy en día, las mujeres jóvenes optan por convertirse en geisha al igual que podían elegir la carrera de medicina. Comienzan su formación después de secundaria, y es muy rigurosa; solo las más dedicadas llegan a dicho estatus.

curiosidades de las geishas

¿Pueden las geishas mantener relaciones íntimas?

Esta es una cuestión complicada. Una geisha, por lo general, puede decidir comenzar a tener relaciones íntimas con un cliente con el que haya desarrollado una atracción especial, pero esto no formará parte de su trabajo como geisha, y no puede ser en una sola noche. De hecho, la relación de una geisha con un “danna” (patrón) debe ser a largo plazo: La ceremonia que une a una mujer con su cliente es similar a la celebración japonesa del matrimonio, y cuando una geisha y su danna deciden terminar la relación, experimentan otro nuevo evento a modo de “divorcio” final.

curiosidades de las geishas

Trabajar como geisha

El trabajo principal de una geisha es el de anfitriona. Todas sus habilidades están enfocadas en que una fiesta sea un completo éxito y que todos los presentes pasen un buen rato. Un agradable servicio para una geisha, tradicionalmente, involucra fiestas asistidas por hombres de negocios que están tratando de llegar a algún tipo de acuerdo. Por ejemplo, uno de ellos organiza un evento para impresionar a sus asociados potenciales, y demostrar lo rico, culto y bien situado que está, ya que estas fiestas son exclusivas y caras. Hoy en día, este tipo de eventos puede costar de 200 a 300 dólares por invitado, y las geishas están presentes varias horas. Lo que sucede es que, al ser privadas, estas mujeres no hablan de sus clientes; en una cultura conocida por su reserva social y la adicción al trabajo, estas ocasiones son para que los hombres hablen alto, beban y coqueteen sin repercusiones sociales. Los distritos más famosos donde se ofrecen estos servicios son Hanamachi, en Tokio, y numerosas casas de té, posadas y restaurantes.

curiosidades de las geishas

Contratar un servicio

Las geishas son muy exclusivas, no puedes llamarlas por teléfono y contratarlas. Cuando alguien quiere un servicio, puede hacerlo de varios modos: llamando al “okasan” de un casa de geishas, o contactando a una casa de té, lugar donde suelen estar. Luego, la señora “okasan” llama a la oficina central para organizar todos los asuntos, maneja las reservas y cobra al cliente por los servicios; cada geisha debe registrarse en la oficina para trabajar en su distrito. Por otro lado, estas mujeres nunca comen con sus invitados cuando están trabajando. Deben estar de puntillas en todo momento, procurando que el huésped se sienta feliz, y contando las historias perfectas cuando la charla se vuelva aburrida, además de asegurarse de que la taza de sake nunca esté vacía; se podría decir que no es algo relajante para la geisha, sino su lugar de trabajo.

curiosidades de las geishas

La vestimenta

Estar lista para el trabajo implica horas de preparación. La distintiva apariencia de una geisha es parte de su encanto, pero no es solo acerca de la belleza y la exclusividad. También es una manera de distinguir entre una maiko y una geisha, y una infantil y una adulta; se puede decir mucho con solo mirarla. A diferencia de un kimono regular, estas mujeres llevan escote, ya que se considera la parte más sensual de la mujer. El maquillaje blanco característico estuvo una vez hecho de plomo y sustancias venenosas, pero ahora es inofensivo. Si se sigue el modo tradicional, primero se aplican aceite y una capa de cera en el rostro, para que pueda adherirse el polvo blanco. Después puede usar labial rojo en su labio inferior, indicando que es aprendiz. El kimono es muy difícil de colocar correctamente, y es casi imposible que una mujer consiga hacerlo por ella misma. Hay capas y capas de tela costosa que se doblan cientos de veces. Un “maiko obi” es tan largo que apenas pueden hacer que no arrastre por el piso sin ayuda.

curiosidades de las geishas

Vivir como una geisha

La geisha vive en una sociedad matriarcal: Las mujeres dirigen el okiya, enseñan a las niñas las habilidades que necesitan saber, e introducen nuevas geishas en las casas de té. La cabeza del okiya se llama “okasan” o “madre”, y la mentora es la “onesan” o “hermana mayor”. Si una mujer ofende a la señora “jefa” donde ella hace negocio, puede perder completamente su sustento. La vida de una geisha tiene distintas etapas: Shikomi, Misedashi, Maiko, Erikae, Geisha y Hiki-iwai. Hoy en día, muchas mujeres eligen la profesión de geisha debido a su naturaleza romántica, artísticas, o por ser un negocio familiar. Incluso aquellas que alcanzan el estatus de geisha, solo pueden permanecer durante algunos años, hasta que deciden ir a la universidad o casarse. Hoy son mujeres modernas cuya carrera implica recrear el pasado. ¿Te ha parecido interesante? ¿Conocías el mundo de las geishas? ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: StarStock

curiosidades de las geishas
1826
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
El Papa Francisco hizo un comentario que podría causar una gran polémica: “Dios te hizo así y te quiere así”
Síguenos