0 Comentario

10 hábitos "saludables" que en realidad nos perjudican...

¿Alguna vez te has parado a pensar sobre todas las mentiras que los seres humanos solemos dar por verdades solamente porque nos aturden los comunicados emitidos al respecto en la radio, televisón, prensa e Internet? Tristemente, incluso algunas de las costumbres que solemos repetir a diario en realidad pueden llegar a empeorar nuestra condición física y mental. Descubre cuáles son las 10 más sorprendentes y recuerda: incluso hablando de "buenos consejos", no todo lo que brilla, es oro.

1. Tomar mucha agua

Si bien tomar agua es imprescindible para el buen funcionamiento de nuestros cuerpos, en algunos casos ingerir cantidades excesivas del líquido vital puede afectar nuestra salud de manera negativa. La hiperhidratación es un estado en el que los riñones no llegan a filtrar el agua como es debido, provocando hinchazón de células que, llegando al cerebro puede ser mortal. Aunque este problema tiene que ver sobre todo con los deportistas, merece la pena tenerlo en cuenta escuchando por enésima vez que "para estar sanos debemos beber 8 vasos de agua por día".
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

1

2. Usar chanclas en todo momento

Las hawaianas y flip-flops de suela plana serán cómodas, baratas y bonitas, pero no podemos utilizarlas con frecuencia si queremos gozar de buena salud. Pese a la fuerte creencia de las masas en que el calzado de este tipo ayuda a relajar los pies, no es del todo cierto: en opinión de los especialistas centrados en una investigación al respecto, las chanclas no aseguran a nuestras extremidades el apoyo que estas necesitan cuando vamos caminando por una superficie dura. En otras palabras, sirven únicamente para los paseos por el césped y por la playa. Además, siempre es mejor contar con el calzado de tacón, incluso de los más bajitos.

2

3. Limpiar a diario

Todos sabemos lo bonita que se ve la casa cuando decidimos pasar el piso, aspirar o quitar el polvo a diario. No obstante, hay que tener en cuenta que el uso frecuente de algunas sustancias que nos ayudan a mantenerla en orden puede traer cola. Por más que la mayoría de nosotros no nos damos cuenta de ello, los detergentes de limpieza suelen contener ingredientes químicos nocivos, peligrosos sobre todo para nuestros ojos y tejidos. Dichos productos no solamente provocan jaquecas y problemas respiratorias, sino también afectan la vista de los que los emplean demasiado a menudo.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

3

4. Usar antisépticos

Desde hace mucho tiempo ya, las publicidades y los gigantes farmacéuticos intentan convencernos de que usando geles y jabones antisépticos por excelencia vamos a poder cuidar mejor de nuestra salud y mantenernos fuera del peligro de padecer enfermedades. No obstante, exagerando con la frecuencia del empleo de dichas sustancias podemos empeorar la situación, provocando el surgimiento en nuestra piel de nuevas formas de virus y bacterias (mucho más fuertes y resistentes). Aunque en algunos casos no está mal limpiarse las manos con los productos antisépticos, es aconsejable confiar en el poder del jabón común.

4

5. Enjuagar la boca con agua

Por muy natural que parezca, esta costumbre que repite gran parte de los humanos justo después de terminar de cepillarse los dientes fue muy criticada por algunos de los dentistas. Gracias al empleo de la pasta adecuada, nuestras dentaduras quedan cubiertas con una capa de flúor que ayuda a cuidarlas. No obstante, desaparece apenas decidimos enjuagar la cavidad bucal con agua. Para disfrutar de los efectos benignos de los dentríficos por más tiempo, es mejor usar enjuagues especiales sin alcohol.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

5

6. Obsesionarse con el tema del peso

En los tiempos que corren, el contenido de las redes sociales, prensa y televisión impone ciertos comportamientos y gustos que poco tienen que ver con los canones de verdadera belleza. Mientras la gente se vuelve obsesionada con la idea de perder peso y lucir bien a costa de lo que sea, los especialistas advierten que ser demasiado delgado tampoco es saludable. Hasta los que tienen suerte de comer mucho y no engordar corren riesgos: ¡además de que en su caso la grasa puede rodear los órganos internos, se engripan con más frecuencia que la gente considerada rellenita!

6

7. Pasarse con las vitaminas

Diversas campañas publicitarias organizadas en todas partes del mundo aseguran de lo útiles que son las vitaminas ingeridas en forma de suplementos. Aunque cueste creerlo, abusar de su cantidad puede resultar extremadamente peligroso y causarnos graves problemas de salud. Como indican las pruebas oficiales, los que tienen vicios y toman vitaminas en forma de pastillas y cápsulas padecen enfermedades muy serias con una frecuencia 46% más alta que los que no van a la farmacia sin verdadera necesidad de hacerlo.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

7

8. Dormir siesta

He aquí: un guiño hacia todos los que disfrutan de llegar a su casa de trabajo y echarse a dormir un ratito... Resulta que, pese al hecho de parecer un hábito tanto benigno, como placentero, dormir siesta tampoco es recomendable. En opinión de algunos investigadores, las personas habituadas a ello con el tiempo pueden desarrollar diversas enfermedades cardiovasculares. Descansar de esta manera, además, puede empeorar la memoria e influir negativamente a nuestra agudeza mental e inteligencia.

8

9. Tomar bebida dietéticas

¿En serio te parece que tomando bebidas catalogadas como "dietéticas" vas a poder adelgazar con éxito? No te engañes. Si bien las empresas productoras de las gaseosas con edulcotantes no dejan de asegurar de que sus refrescos tienen menos calorías y sirven tanto para la dieta, como para la salud en general, están exagerando. La verdad es que incluso tomando una lata de bebida "light" al día podemos desarrollar enfermedades de corazón, hipertensión sanguínea y, desde luego, subir de peso como campeones. ¿Lo sabías?

9

10. Usar la cinta para correr en el gimnasio

A pesar de que la cinta sea una de las máquinas más populares entre los que van al gimnasio, y de que de verdad ayude a quemar grasa y perder calorías, hay que tener sumo cuidado mientras usarla. Los claros ejemplos de los deportistas especializados en la marcha deportiva prueban que pasándose con los ejercicios en la caminadora, cualquiera puede lesionarse las articulaciones. Con el fin de disminuir ese riesgo, merece la pena entrelazar los ejercicios en la cinta con las pesas.
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Giphy

10
77
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Costumbres que hemos considerado beneficiosos, pero en realidad NO lo son
Síguenos