Increíble!Paternidad

Publicado 2017-10-13
144 Comentario

Todas las cosas que heredamos de nuestras madres...

La cuestión de la herencia genética nos acompaña desde los primeros días de nuestra existencia. Cuando fuimos concebidos, se determinó nuestro sexo, estatura, aspecto físico, temperamento e incluso la propensión a padecer enfermedades. Todo quedó inscrito en los genes, de los cuales una mitad heredamos de nuestro padre y sus antepasados, y la otra, de la madre y sus ancestros. Cabe destacar que nuestro carácter y personalidad se crean también gracias a la observación de los progenitores. Esta, sin embargo, no es la única opción.

1

Parecerse más a los abuelos que a los padres también es algo muy frecuente y ocurre debido al intercambio del material genético en el proceso de la partición de células. Muchos de los rasgos recesivos relacionados tanto con el aspecto físico, como con la índole de una persona pueden quedar ocultos por los genes dominantes recibidos de la otra parte de su familia. En otras palabras, aunque ciertas características de un abuelo no se manifiesten en sus hijos, pueden verse claramente en los nietos, cuando se combinan con otro conjunto de genes, proporcionados por su otro progenitor. ¿Quieres saber qué heredaste de tu papá, y qué de mamá? Sigue leyendo y descúbrelo...
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

2

Inteligencia

Los científicos han estado investigando la influencia de las madres en el desarrollo intelectual de sus retoños desde hace décadas. Ya en los años 80 del pasado siglo los sabios de Gran Bretaña constataron que cada uno de los seres humanos heredaron la inteligencia de su progenitora. Más tarde, este descubrimiento quedó confirmado por los expertos de Suecia y Alemania. Los profesores escoceses, a su vez, analizaron las pruebas realizadas sobre más de 12 mil personas de entre 14 y 22 años de edad y, a base de ellas, probaron que el coeficiente intelectual materno es el factor más importante en el desarrollo de la inteligencia en los niños.

3

Esto, sin embargo, no es todo. Aunque a base de dichas revelaciones científicas se podría creer que el padre en sí no tiene nada que ver con el tema del nivel del intelecto de sus descendientes, no es cierto. Ya la misma presencia del padre en la vida de sus hijos y la relación existente entre ellos pueden ayudar a que un pequeño pueda crecer y desarrollarse en buenas condiciones, en casa de su familia.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

4

Belleza física

A base de las observaciones llevadas a cabo a lo largo de varios años, los científicos escoceses han probado que los hombres físicamente atractivos transmiten su buen aspecto sobre todo a sus hijas (y no hijos, como se solía creer en las décadas anteriores). Mientras que las féminas heredan las características físicas tanto de la madre, como del padre, los hijos varones se quedan con la constitución corporal, musculatura y parte de los rasgos faciales paternos. Aunque las bellas parejas suelen tener unas hijas extremadamente hermosas, sus hijos no corren la misma suerte. Por si fuera poco, ¡hasta el momento no se sabe por qué es así!

5

Gustos alimenticios

Si bien el tema de la alimentación tiene cierta relación con los genes que "aconsejan" a las células sobre los elementos que necesitan, un papel más importante en esta categoría pertenece a la observación. Son sus madres, las que enseñan a los hijos las reglas alimenticias. Dichas costumbres suelen ser tan fuertemente arraigadas, que a menudo los hijos cometen incluso los mismos errores en cuanto a la dieta que sus progenitoras.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

6

Temperamento

También la capacidad de experimentar la satisfacción por las mujeres es hereditaria. Lo demostraron los resultados de investigaciones médicas publicados en la revista "Biology Letters", aunque solamente hasta cierto punto. Los indagadores analizaron la vida sexual de 4.000 mujeres y descubrieron que las que experimentaban problemas en la alcoba sabían que sus madres pasaban por los mismos. Otro grupo descontento en este campo queda formado por las féminas cuyas madres evitaban mantener contacto físico con ellas.

7

Detalles

Por último, es importante remarcar que las niñas y las chicas jóvenes aprenden a imitar a sus mamás, y los varones, a sus padres. Si la madre de una es una mujer elegante, fuerte y bien cuidada, es muy probable que su hija siga sus pasos. Lo mismo se puede decir sobre los hombres. Además, esta dependencia puede funcionar también al revés: observando a sus retoños, los padres pueden aprender muchas cosas sobre la salud, moda y vida actual.
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock

8
15
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los accesorios de vestuario y estilo perfectos según nuestro signo del Zodíaco
Síguenos