Increíble!ConmovedorAnimales

Publicado 2017-11-14
0 Comentario

4 mascotas que odian los árboles de Navidad. Nadie puede resistirse a sus rostros de culpabilidad...

Nosotros, los seres humanos amamos a nuestros perros de la misma manera que lo hacemos con nuestros hijos, y la verdad que el sentimiento está ampliamente interconectado desde lo más profundo de nuestros seres, según científicos. Estudios documentados arrojaron que la misma hormona, oxitocina, es liberada abundantemente tanto en el cerebro canino como en el del humano, al momento de que la mascota está siendo acariciada por su dueño.

Es conmovedor que nuestra raza haya aprendido a convivir fielmente y hermosamente con nuestros amigos caninos. No está de más decir que respondemos a nuestros perros con casi la misma carisma, entusiasmo y amor como lo hacemos con nuestros pequeños de la casa. De la misma manera, estudios de imagenología del cerebro han mostrado que las redes cerebrales de las madres responden inequívocamente de la misma manera a imágenes del can hacia su propio hijo. Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

A parte de los perros, en el mundo, hay una infinidad de cosas que tambien amamos. Por ejemplo, la navidad es una fecha con gran relevancia para la mayoría de las culturas. En este tiempo se manifiestan un gran número de canciones especiales, ornamentación y calor familiar que inundan nuestros espíritus de amor y felicidad. El ser alegre y lleno de energías positivas que llevamos con nosotros durante ese periodo también lo reflejamos con todas esas personas quienes amamos, de igual manera en nuestros cachorros.

Para una cantidad significativa de perros, el exceso de decoración puede llegar a ser un poco tormentoso. En el caso de los árboles de navidad, que muchas veces los decoramos con gran extravagancia, en presencia de un sinfín de luces de todos los colores, puede llegar a tomar su atención de forma inherente. A continuación te mostraremos una serie de fotos, donde podrás apreciar los cariñosos rostros de los animalitos al hacer algo no tan bien en época navideña. Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

1. Alguien botó el árbol de navidad...
Este hermoso perrito que podemos apreciar en la foto tiene el nombre de Micky y podemos comprobar que no le entusiasman mucho las fechas navideñas. A pesar de que este canino recibe el amor suficiente por sus dueños en Nebraska, Estados Unidos, le aterran inconmensurablemente los árboles de navidad. Su amo agrega que: “Micky se pone muy nervioso con los sonidos que emite nuestro arbusto, de igual manera tenemos algunos adornos que se mueven y desprenden una gran cantidad de luces”. Pues, podemos verificar sin ningún prejuicio que con la mirada angelical de Micky se trata de un perro de buen corazón y buenos sentimientos.

2. “¡Ayuda, el árbol me está atacando!"
En esta parte del artículo, podemos apreciar un gatito llamado Brad, de origen argentino. ¿No es hermoso ver la imagen de nuevo otro animalito que fue capturado con las manos en la masa al destruir el árbol de navidad? Podemos imaginar que Brad empezó a jugar con alguno de los adornos azules, y ese no es su color favorito. Este gato vive con una señora de 75 años, ella agrega que: “Brad se pone muy nervioso desde el primer día que empezamos los arreglos del arbusto de navidad”. Por otro lado: “Pareciera que nunca duerme, ya que se la pasa vigilando incansablemente las luces que desprende, hasta que salta y lo tumba. Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

3. “No sé quién se comió los chocolates debajo del árbol”…
Ahora la pregunta que más nos intriga, ¿Cómo sabía que dentro de los regalos de navidad había chocolates? Nunca lo sabremos. La verdad es que Pelusa de nacionalidad mexicana siempre le han gustado las chucherías y las comidas altamente calóricas. En la foto podemos apreciar a Pelusa haciendo la digestión después de los sabrosos bombones. Rato más tarde, no se podía mover casi de lo satisfecha que estaba y fue sorprendida por la dueña. ¿Gracioso, no?

4. Una pandilla de traviesos…
En esta imagen podemos intuir claramente cómo son estos tres perros. Vemos que el “jefe” de la pandilla está enredado inocentemente a las luces de navidad. Por el contrario, el que está a su lado se muestra algo molesto, pensando algo como: “¡Qué rayos está pasando aquí?”. Y el tercero se muestra con una actitud más relajada y con un aparente grado de inteligencia superior al del resto. Lo más resaltante es ver las caras de inocencia y dulzura que fueron captadas por la cámara al momento del acto. Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!

Fuentes: Pixabay/ Twitter

0
CAMBIOS QUE SUFRIRÁ EL CUERPO HUMANO EN EL FUTURO...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Síguenos