1 Comentario

Lo que se siente antes de morir no tiene mucho que ver con lo que se cree...

Aunque el miedo a la muerte por lo general aumenta con el paso del tiempo (ya que, despidiéndonos de los siguientes seres queridos llegamos a darnos cuenta de que no somos inmortales), nos puede acompañar desde muy temprana edad. Si bien algunas personas manifiestan su temor al respecto a través de cierta precaución y cautela, muy a menudo es la muerte de nuestros seres queridos, la que nos preocupa más que nuestro propio deceso. Todo el tema es sumamente delicado y difícil, debido al hecho de ir acompañado de emociones mayormente negativas.

1

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en el fin de nuestra existencia, además del miedo (o incluso pánico), es la tristeza, el dolor y el sufrimiento. Como solemos creer, todos ellos caracterizan los últimos instantes de la vida humana. Basándonos en las fuertes y desesperadas reacciones típicas de las personas que pierden a sus familiares o amigos, es imposible que se nos ocurra otra cosa... Pero ¿de verdad es tan terrorífica la idea de morirse? ¡Lo que estás a punto de leer puede cambiar por completo tu punto de vista!

2

Puesto que se trata de un tema envuelto en un velo de misterio y considerado tabú por millones de personas en todo el mundo, hay quienes se rehusan a prestarle su atención. Por otro lado, mucha gente se va preparando para su "último viaje" ya al entrar en la llamada mediana edad. Otro grupo suponen las personas que se refieren al deceso con curiosidad e interés. A este, sin lugar a dudas, pertenecen los científicos y médicos que relacionan su trabajo con este asunto tan sutil. La revista "Psychological Science" hace tan solo unos meses publicó resultados de unos exámenes llevados a cabo por los sabios de la Universidad de Carolina del Norte, bajo dirección de Kurt Gray.

3

Según indican, a diferencia de lo que solemos pensar, la cercanía de la muerte implica sensaciones placenteras y puede ser más liberadora de lo que parece. Todo esto se puede leer en un artículo titulado "Dying Is Unexpectedly Positive" (en castellano: "morir es inesperadamente positivo"). Para poder sacar unas conclusiones tan chocantes, se necesitaban dos experimentos distintos. ¿En qué consistían? Sigue leyendo para conocer los detalles...

4

Experimento nº 1

Para empezar, el equipo de Gray se centró en el análisis del contenido emocional de las publicaciones realizadas por las personas que se encontraban gravemente enfermas, a un paso de perder la vida debido a un cáncer terminal o esclerosis lateral amiotrófica. Luego pidieron a un grupo de internautas imaginar que habían sido diagnosticados con dichas condiciones, y dejar por escrito sus pensamientos al respecto. Posteriormente, compararon ambas "bases" con la ayuda de un algoritmo.

5

Pronto resultó que los textos escritos por personas enfermas de verdad contenían muchas más palabras positivas que los mensajes dejados por los demás participantes en el experimento. Curiosamente, cualquier muestra de temor o ansiedad presente en ellos se desvanecía con el paso del tiempo. Cuanto más cerca del fin estaban, más tranquilidad y positivismo se podía ver en sus textos. Otra parte de la investigación puede parecer incluso más curiosa...

6

Experimento nº 2

A continuación el equipo se puso a analizar los textos escritos por los presos. Suma atención prestaron a los mensajes cuyos autores eran los condenados a la pena capital, y los que, al encontrarse en el corredor de la muerte, estaban prácticamente a un paso de ella. En ambos grupos se obtuvieron los mismos resultados: las personas que más cerca estaban del fin de su vida, con más ganas utilizaban las expresiones y palabras positivas en sus cartas. La mayoría de las personas examinabas hacía referencias a la religión y la familia: ideas que ayudan a soportar las tensiones relacionadas con la muerte, aunque sea inminente.

7

El mismo jefe de los exámenes se pronunció al respecto. Según dijo; "Los seres humanos son increíblemente adaptables -tanto física como emocionalmente-. Las últimas entradas de blogs de pacientes con enfermedades terminales y las últimas palabras de los presos condenados a muerte están llenas de amor, conexión social y significado". En conclusión, aunque el fallecimiento sea inevitable, el temor y sufrimiento no tiene que serlo.
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Pixabay

8
103
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Personas que han vivido una experiencia cercana a la muerte revelan cómo de verdad es morirse.
Síguenos