26 Comentario

Los hábitos que más dañan nuestro cabello y nosotras no lo imaginábamos

Pese a lo que se suele creer, el factor principal que nos ayuda presumir de una melena saludable, brillante y fuerte es un buen estado general del organismo. ¡No es por nada que sea el cabello, lo que puede indicar ciertas anomalías de nuestra salud! Ya que los nutrientes presentes en los alimentos quedan transportados a través de la sangre hacia los folículos pilosos, una dieta bien balanceada y una vida sin estrés pueden suponer un remedio perfecto para su mala condición.
No obstante, es posible mejorarla también prestando atención a los siguientes 7 consejos.

1. Exponerlo mucho al sol
Si bien siempre recordamos usar los cosméticos adecuados para proteger la piel de la influencia de los rayos de sol, con frecuencia tendemos a ignorar el tema del cabello cuando salimos a la playa, o pasamos mucho tiempo al aire libre durante el verano. Para proteger tu melena de la mejor manera basta con utilizar sombreros o fulares finitos con los que se puede cubrir a la perfección.

1

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! A veces los hábitos más desagradables no dejan de ser por ello los más sanos. Que no te engañen las buenas costumbres, hoy explicamos las ventajas de ser un poco cochino.

2. Usar peinados apretados con demasiada frecuencia
El siguiente punto es una noticia bastante mala para todas las chicas aficionadas a los rodetes, moños y las coletas. Aunque desde luego no tiene nada de malo atarse el pelo, es mejor hacerlo de vez en cuando, y no todos los días. Llevarlo fuertemente atado todo el tiempo influye de manera fatal en su condición, ya que es muy nocivo no solamente para las raíces, sino también para la parte que queda "en contacto" con los elementos de metal con los que cuentan algunas gomitas. Si no puedes vivir sin estos peinados, modifica su altura todos los días e intenta no ajustarlos demasiado.

2

3. Cepillar el cabello mal
Nunca intentes deshacerte de los nudos cepillándote el pelo comenzando desde las raíces. ¡Es lo que produce efectos contrarios y, a largo plazo, termina empeorando su estado! En primer lugar, si sientes que en realidad no te hace falta peinarte, no lo hagas. En segundo lugar, si necesitas hacerlo, procede desde las puntas hacia arriba, y no al revés.

3

4. Ser indiferente a la existencia del acondicionador
La función del champú no tiene nada que ver con la del acondicionador, por lo cual es imposible sustituir el uno por el otro. Para obtener los mejores resultados, es aconsejable limpiar el cuero cabelludo con el primero de ellos, y proporcionarle la hidratación de la que precisa mediante lo segundo. Solo de esta manera podrás estar segura de proporcionar todo el cuidado posible a tu melena.

4

5. Lavarse el pelo con agua demasiado caliente
Si eres de las chicas que disfrutan de pasar mucho tiempo en la ducha y por lo general usan el agua súper caliente, cambia esta costumbre por tu propio bien. Lo que muchas mujeres ignoran es que las glándulas de nuestra cabeza producen más sebo de lo común cuando entran en reacción con el agua caliente: es por eso que, a pesar de lavarte el cabello todos los días, puedes notar que tiene tendencia a llenarse de grasa de inmediato. ¿Quieres cambiarlo? Usa agua tibia y lávatelo cada dos o tres días.

5

6. Teñirse el pelo a solas, en casa
Si no eres peluquera profesional y no te sientes segura de tus capacidades, mejor deja que un estilista se ocupe de tus mechas. Aunque no lo parezca, es todo un arte. La mayoría de las personas que deciden hacerlo solitas, si o si terminan buscando ayuda de un profesional. El problema consiste en que les resulta más costoso y difícil invertir todo lo que se han hecho... Resumiendo: no tengas miedo, ni te cortes y fija una cita en un salón de peluquería.

6

7. Peinarse antes de secar el cabello
No es ningún secreto: el pelo mojado es más frágil y, por tanto, propenso a experimentar daños. No importa si se trata de las altas temperaturas, o la fuerza con la que tiramos de las mechas con el uso de un peine o un cepillo. No importa qué pretendes hacer con él, ni cómo arreglarlo: lo importante es que antes que nada dejes que se seque. ¡Pronto verás cómo disminuye el número de pelos arrancados, caídos y con las puntas abiertas!
Solución: déjalo secar antes de cepillar y peinar. Te recomendamos el uso de algunos productos de protección térmica.
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Giphy

7
20
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

10 Formas que diran que siempre te lavas el cabello de forma incorrecta
Síguenos