62 Comentario

Armarios convertidos en jaulas y cadenas en las camas: los padres de "la casa de la tortura" llegan ante los tribunales

Aunque la infancia y la juventud son generalmente asociadas con las ideas de felicidad, despreocupación y diversión, no todos los niños tienen la suerte de vivirlas de esta manera. En algunos casos estos períodos se convierten en los peores de toda la vida e influyen de forma directa en el desarrollo social, psíquico e intelectual de los seres humanos. Y aunque los detalles de las trágicas historias de Natascha Kampusch y Elisabeth Fritzl son tan horrendos que hasta parecen mentira, de vez en cuando sale a la luz la verdad de otros maltratos infantiles, aun más imposibles de creer.

1

El asunto más reciente que, sin lugar a dudas, se suma a este grupo, es el terrible caso de una familia oriunda de Perris (California, Estados Unidos), compuesta por 15 personas: David (57) y Louise Turpin (49) y sus 13 hijos. La pareja que ha convertido la vida de sus descendientes en un auténtico infierno y los ha maltratado durante varios años, pronto responderá ante la justicia. El mundo pudo enterarse de todo gracias a la valentía de una de las niñas... Si quieres obtener más información acerca de esta noticia, sigue leyendo.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

Después de que el pasado domingo su hija de 17 años, logró escaparse de casa saliendo por la ventana y marcó el número de emergencia con el uso de un teléfono bloqueado, en la residencia de los Turpin aparecieron las autoridades. Lo primero que detectaron los funcionarios al pasar la puerta fue la suciedad y el desorden, acompañados de un hedor nauseabundo. Lo peor, sin embargo, les esperaba en una de las habitaciones: ahí, en unas condiciones infrahumanas, desnutridos y asustados, estaban amontonados 12 personas de entre 2 y 29 años de edad.

Tanto Louise (quien, como indican los medios, se quedó anonadada ante la llegada de la policía y su posterior detención), como David enfrentarán varios cargos de abuso, torturas y privación ilegal de la libertad de sus retoños. Aunque hasta el momento no se sabe cuándo exactamente empezó la pesadilla de los jóvenes, la fiscalía admite que pudo haber comenzado incluso hace décadas. Basta con decir que el propietario de una residencia texana habitada anteriormente por todo el clan después de su mudanza a California encontró rasguños en las puertas y varios armarios transformados en jaulas... Los testimonios de los niños son aterradores.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

4

La pareja, acompañada de sus 13 hijos, varias veces renovaba sus votos matrimoniales en la famosa capilla de Las Vegas. Después de jurarse amor, apoyo y lealtad, los Turpin volvían a casa y a la "normalidad" que para sus descendientes significaba lo mismo que "el infierno en vida". Según informa la BBC, los 13 estaban acostumbrados a recibir palizas, tenían prohibido dormir durante la noche y jugar con los juguetes, podían ducharse una vez al año y lavarse las manos hasta la altura de las muñecas y comían una vez por día. Fueron privados de asistencia sanitaria y, en algunos casos, demostraban faltas de conocimientos básicos sobre el mundo.

Ninguno de los 13 iba a la escuela: sus progenitores iban a asegurarles la posibilidad de estudiar a domicilio y, así, aislarlos por completo del mundo exterior. Durante la investigación salió a la luz que algunos de los vecinos de los Turpin no sabían que la pareja tenía tantos hijos. Cuando se topaban con ellos (siempre al atardecer) e intentaban hablar, los chicos aparentaban asustados y ni siquiera respondían a los saludos. Curiosamente, pálidos hasta el punto de "parecer vampiros", extremadamente delgados y prácticamente inexistentes, nunca levantaron sospechas de nadie.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

Aunque una vez revelado lo sucedido varias personas admiten que la familia era un tanto extraña, durante los últimos 20 años ninguno de los habitantes de la zona, ni de los parientes de los Turpin ha advertido a las autoridades de lo que podía estar pasando en su casa de terror. Desde el día de su liberación, todos los hermanos reciben atención médica y por fin pueden respirar aire fresco, sin temer nada ni nadie. Los monstruos de sus padres, mientras tanto, esperan un juicio. Si durante el proceso las acusaciones de la fiscalía resultan ciertas, los dos pueden ser condenados a pasar hasta 94 años entre rejas.

Teniendo en cuenta que la joven que consiguió pedir ayuda tiene 17 años y luce como una niña de 10, su hermana de 29 pesa solamente 37 kilos y un hermano de ambas aparenta contar con unas 7 primaveras aunque ya ha cumplido 12, no nos queda nada más que desear a Louise y David una sentencia adecuada. Debido al trauma y los trastornos del sistema nervioso desarrollados a lo largo de su triste vida, muchos sus hijos probablemente nunca podrán disfrutar de su juventud. ¿Crees que existe una pena justa para las personas como sus papás?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Pixabay / Instagram

8
7
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
El Papa Francisco hizo un comentario que podría causar una gran polémica: “Dios te hizo así y te quiere así”
Síguenos