Increíble!

Publicado 2018-01-22
19 Comentario

“La enfermedad mental” que diagnosticaron a la Princesa Diana y que atemorizó a la Corona…

A finales del pasado mes de septiembre, salió a la luz un documento que afirmaba que el ex médico de la Reina tenía miedo de que la princesa Diana sufriera un oscuro trastorno mental que pudiera desembocar en el llamado “desastre dinástico”, de acuerdo al medio informativo The Mail on Sunday. La elección de las palabras sugiere que el doctor Sir John Batten, que trató a Diana durante los primeros años de su matrimonio, creía que esa condición “peligrosa” era genética y que podía transmitirse a sus hijos.

Además, se dice que otro médico de la Casa Real y dos figuras médicas superiores compartieron sus sorprendentes preocupaciones. Sus puntos de vista fueron detallados en una extraordinaria carta escrita en el mes de febrero de 1983 por el prominente psicoterapeuta Dr. Alan McGlashan, quien fue llamado para tratar a la princesa después de ésta comenzara a distanciarse de los médicos de la Corona. Los explosivos contenidos de su correspondencia nunca habían salido a la luz hasta septiembre, ni tampoco la historia de cómo el grupo de facultativos reales intentó, y falló, al ayudar a la Princesa. ¿Quieres saber más? Pues continúa leyendo con nosotros…

El doctor McGlashan escribe que Sir John, en ese entonces jefe de la Queen´s Medical Household, y sus compañeros, estaban “simplemente asustados” por sus síntomas e “intimidados por las posibilidades de un desastre dinástico”. Diana le dijo a McGlashan que el equipo le había administrado antidepresivos y que había probado con terapia conductual. Sin embargo, ninguno de los hombres pudo finalmente ayudar con su “caleidoscopio” de problemas, que incluía sueños perturbadores recurrentes sobre monstruos marinos gigantes.

En ese momento, solo unos pocos meses del nacimiento del Príncipe William, Diana, de 21 años, también padecía bulimia por un trastorno alimentario y estaba ansiosa, deprimida, volátil y con baja autoestima, aunque en el lenguaje psiquiátrico, estaba “altamente funcional”, capaz de montar un gran espectáculo en público. Junto a Sir John, quien falleció en 2013, Michael Pare, la jefa de psiquiatría del Hospital St Bartholomew de Londres, también la estaba tratando, además de Michael Linnett, boticario de la casa de los príncipes de Gales; y un terapeuta, referido en la carta solo como “Mitchell”. Entérate de otros detalles a continuación…

Según la carta, el Dr. Pare tomó una “visión innecesariamente sombría y alarmista del caso”. Con el paso de los años, a medida que se revelaban más cosas sobre el estado de ánimo de Diana, Charles era considerado a menudo como frío e indiferente durante este período, pero la carta sugiere que estaba profundamente preocupado. Siguiendo los esfuerzos de Sir John y los otros, Charles acudió desesperado hacia su mentor, el escritor y filósofo nacido en Sudáfrica Laurens Van der Post. Después de que el autor viera a Diana en Balmoral, él la instó a consultar a su amigo cercano y contemporáneo, el Dr. McGlashan.

En total, Diana y Mcglashan se reunieron ocho veces y la evaluación del psicoterapeuta fue muy diferente a la de los médicos Reales, y concluyó: “Ella es una niña normal cuyos problemas eran emocionales, no patológicos”. Estas noticias debieron haber sido un gran alivio para Charles. Posteriormente, el príncipe se convirtió en un cliente asiduo del propio Mcglashan, pasando 14 años en terapia con él. De hecho, Charles todavía tiene un busto del psiquiatra en Highgrove. La visión única del tratamiento de Diana vino en una carta, aunque muchos la considerarían de una violación clara de la confidencialidad del paciente. Prosigue tu lectura para saber más…

En ella, el Dr. McGlashan usa el código inventado por Van der Post para referirse a Charles. Lo llamó “The Young Man” o TYM, que pronunciaba “Tim”. El doctor escribió: “[Charles] me telefoneó el 24 de enero y me pidió que viera a D al día siguiente, lo cual hice. Es una niña muy infeliz, enfrenta situaciones en varios frentes con las que le resulta difícil lidiar, aunque hace un esfuerzo valiente para llevarlo a cabo”. Siempre cerca de sus problemas se encontraba Camilla Parker Bowles, de quien se quejaba frecuentemente a su marido; ella también encontró a la corte real como opresiva. Un año antes, después de una discusión con Charles, ella se había arrojado por la escalera principal en Sandringham, aterrizando a los pies de la Reina, que estaba pálida y temblando de miedo. McGlashan dijo: “Ha estado rodeada por un ejército de médicos… y solo ha recibido dosis de antidepresivos y terapias conductistas”.

“He llegado a la conclusión de que ella es una niña normal cuyos problemas eran emocionales, no patológicos. Sus doctores la habían tratado como a una paciente con una enfermedad oscura y peligrosa que los desconcertaba… Ella se quejaba de que todos los trataban “como si estuviera hecha de porcelana”. Fue una situación difícil y delicada para mí, entrar en una escena médica tan sobrecargada, pero esto fue muy simplificado por la misma D, que se distanció suave pero firmemente de todos ellos, habiendo hecho lo que creo que es muy buen contacto conmigo”. Hoy, el los príncipes William y Harry continúan sus esfuerzos por desestigmatizar los problemas de salud mental, como los que padeció Diana siendo princesa. ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de facebook!
Fuente: Instagram - Princess Diana Forever

34
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

William y Harry son los fieles representantes del legado de Lady Di
Síguenos