Increíble!

Publicado 2018-01-30
16 Comentario

Su mandíbula era tan prominente que ni comía y odiaba sus fotos, pero una increíble cirugía le dio cara de modelo…

Sophie Rose, de 22, “arreglaba” su mandíbula editando durante varias horas los contornos inferiores de su rostro y aplicando maquillaje sabiamente. Su condición no solo era un complejo sobre su físico, pues le impedía comer correctamente y tenía problemas de pronunciación. Cuando fue obligada a llevar un aparato dental a los 20, su confianza comenzó a empeorar. “Trataba de no aparecer en las fotos. Me sentía mal por dentro…” expresó la joven.

Su mandíbula era tan prominente que ni comía y odiaba sus fotos, pero una increíble cirugía le dio cara de modelo… 1

No obstante, tras pasar por una cirugía de 7 horas de duración el pasado julio, Rose finalmente obtuvo el aspecto que siempre había querido. Los doctores usaron tornillos y chapas metálicas para realinear su mandíbula, antes de encajarla con su ortodoncia, la cual fue removida seis meses después. “Me encanta mi sonrisa y amo mi cara. Ha cambiado pero aún me siento como yo misma,” comunicó a los medios. Prosigue tu lectura para conocer todos los detalles de su historia y como luce actualmente…

sophie mandíbula

“No pude creerlo cuando vi el resultado final, luce realmente impresionante. Ha sido un proceso muy emocionante y satisfactorio. Por supuesto no habrá más retoques en mis selfies. Me encanta mi sonrisa y el cambio que me han podido dar. Creo que resalta mis ojos y por fin tengo pómulos. No tengo que intentar usar maquillaje porque sé que están ahí. Me siento muy feliz tras recuperar el físico que siempre quise…” continuó Sophie.

Sabía que mi cara no volvería a ser la misma

Sabía que mi cara no volvería a ser la misma

A pesar de mostrarse excitada por ver su nuevo look, la joven Rose, quien fue operada en el Hospital Royal Berkshire de Reading, Inglaterra, estaba muy nerviosa por si su realineamiento pudiera modificar drásticamente su apariencia. Rose añadió: “Sabía que mi rostro no sería el mismo cuando me despertara. Conforme ellos cambian la posición de tu mandíbula, la forma de tu cara va mutando poco a poco, es una gran evolución.”

“Antes había revisado en la web que tu nariz puede también cambiar y recuerdo a mi cirujano preguntándome qué quería, y simplemente le dije que no quería que se agrandara. Tu cara es la primera cosa que la gente ve cuando te conocen por primera vez, así que no quería modificarla mucho. Me he estado mirando a un espejo durante 20 años, y hubiera sido muy impactante si después fuera otra persona totalmente distinta…” comunicó Sophie Rose.

Me sentía mal conmigo misma

Rose se dio cuenta por primera vez de la anomalía de su mandíbula cuando era pequeña. “De niña había tenido retenedores y fundas para los dientes, pero para cuando tenía alrededor de los 11 años comencé a notar que mi maxilar inferior sobresalía un poco. Me llevaron al dentista y confirmó que se me estaba formando una submordida, pero como mis huesos aún estaban en desarrollo no podían operarme hasta cumplir los 20.”

Me sentía mal conmigo misma

Mientras Sophie iba creciendo, este rasgo de su físico “empeoró bastante más”, haciéndola mucho más acomplejada y consciente de este problema. “Como adolescente fue un problema del que no podía dejar de pensar. Cuando volví a mi ortodoncista con 19 me comunicó que poseía una submordida de clase 3, el peor tipo de esta condición,” explicó la joven Rose, rememorando cuál fue el inicio de su odisea…

sophie mandíbula

“Fue luego de esta cita que empezamos a meditar sobre la operación. Me dieron un aparato dental, algo que empeoró la seguridad en mi misma incluso más. No quería tener una ortodoncia a los 20, quería disfrutar de mi sonrisa sin tener este instrumento. Un elemento que mueve tus dientes y te prepara para la cirugía de la mandíbula doble.” Luchando por aceptar su aspecto, Rose se acomplejó gravemente.

“Trataba por todos los medios de evitar las fotos y si alguna vez me tomaba un selfie editaba el contorno de mi cara para hacer la submordida menos evidente. Todos mis amigos me solían decir que era adorable y que mi mandíbula prominente era simplemente parte de mi. Sin embargo, no estaba tan segura de lo que pensaban otras personas o lo que percibían al contemplarme,” relató a los medios la joven sobre su antiguo rostro.

“Me sentía mal conmigo misma y para mi era un problema importante en mi vida. También desarrollé un balbuceo que me impedía hablar correctamente, y tras varios meses con aparato era complicado hasta comer”. Por suerte la operación de Rose salió bien y ahora goza de un look fantástico. Así llegamos al final de nuestro artículo, esperamos que te haya inspirado o al menos entretenido. ¿Qué te ha parecido? Coméntanoslo, nos interesa tu opinión. Si te agradó dale like y comparte con tus allegados.
Fuente: Facebook-Sophie Jemma Rose

Sophie rose mandíbula
41
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Harry y Meghan gastan millones renovando su nuevo hogar
Síguenos