Increíble!

Publicado 2018-02-07
18 Comentario

Los motivos por los que jamás hay que comprar un vestido para una ocasión especial usando internet

A la hora de una graduación de secundaria tanto mujeres como hombres se esfuerzan mucho para lucir un derrochante físico en tan esperado día. Esta fecha es muy importante ya que de alguna u otra forma marca una diferencia en el estudiante, ya sea hablando de madurez o inteligencia. Vale la pena destacar que cuando hablamos de mujeres, estas pasan un tiempo considerable indagando por Internet tratando de encontrar el vestido que mejor se adapte a sus preferencias y gustos. Si eres mujer, nosotros te recomendamos que el peor error que puedes llegar a cometer es hacer la compra de esta prenda por las redes ya que las fotografías te pueden enseñar una cosa muy diferente a lo que en realidad es el producto. A continuación te dejamos 13 ejemplos donde serás testigo de que estamos hablando un factor que ha causado muchos problemas en las mujeres...

1. Cuando te haces esa ilusión de que es el vestido perfecto con la mejor talla…

1. Cuando te haces esa ilusión de que es el vestido perfecto con la mejor talla…

Cuando nos lanzamos a comprar un vestido por internet nos pensamos que lo que nos va a llegar a casa se va a parecer bastante a lo que encargamos a través de la página. Si bien sabemos que no solemos tener las medidas de la modelo, queda claro que en este caso tiene más relación con que le enviaron un traje completamente distinto. Viendo que el acabado de la parte de arriba no guarda ningún parecido y de que la solución que le han dado para no transparentar la zona del pecho es propia de un aficionado, no nos equivocaríamos mucho si pensamos que ha sido víctima de una estafa. A veces el error puede ser motivo de una equivocación nuestra.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

1. Cuando te haces esa ilusión de que es el vestido perfecto con la mejor talla… 1

2. Cuando te equivocas de talla porque sin querer presionaste XL…

Puede que al hacer el encargo te equivocaras y pulsaras una opción por defecto o que pensaras que aún no habías dado el estirón, en esta ocasión nos vemos reflejadas todas las que hemos pedido alguna vez algo que no era de nuestra talla. Solo podemos recomendarle a esta mujer que no tire su vestido a la basura por si alguna vez llega a tener un “avatar” como el de la película de James Cameron. Sinceramente nos paramos a pensar en si realmente existe alguien de ese tamaño.

2. Cuando te equivocas de talla porque sin querer presionaste XL…

3. Bueno, la verdad que este vestido no se nota muy diferente al de la publicación en la página web…

Aunque en un primer vistazo podamos llegar a pensar que no hay estafa alguna, si nos fijamos en los detalles veremos que, por un lado, parece como si hubiesen ahorrado gran cantidad de dinero en pedrería y que no gustara demasiado el complemento del brasier, ya que aparece desunido y con mucha menos gracia. También es cierto que la mujer tiene una cara de que le han engañado que haría que hasta el traje de una reina le quedase mal. ¿Tendríamos los demás esa apariencia en su lugar? Habrá que ver si estaríamos para que nos echaran una fotografía.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

3. Bueno, la verdad que este vestido no se nota muy diferente al de la publicación en la página web…

4. "Estás preparada para la fiesta de promoción, te llega el vestido pero algo sale mal"...

No cabe duda de que la que recibió el traje no tiene nada que envidiarle a la modelo oficial, pero aunque hay quien pudiera pasársele desapercibido la longitud de su traje, no hay duda de que, salvo que alguien llevara unos zancos, no sería anatómicamente posible que existiera alguien de esas dimensiones. Por lo menos podrá cortar el exceso si tiene tiempo de llevarlo a una modista que se lo arregle de emergencia. Eso sí, el mal rato ya te lo llevas de casa.

4. "Estás preparada para la fiesta de promoción, te llega el vestido pero algo sale mal"...

5. Claro que primero se fijó en la modelo y por eso adquirió el precioso vestido rojo... ¡¡Son casi iguales!!

Admitimos que la constitución de la mujer no era ni de lejos la misma que la de la modelo original, pero también es cierto que el traje es mucho menos lustroso. Es como si le hubiesen traído la versión de traje de disfraces para niños, pasando de poder ser la estrella del baile hasta convertirse en la horrorosa versión que ven en la foto. Por lo menos ella se lo ha tomado con un buen humor digno de mención. La sonrisa que nunca se pase de moda. Queda claro que lo que te ahorras comprando por internet puede salirte muy caro.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

5. Claro que primero se fijó en la modelo y por eso adquirió el precioso vestido rojo... ¡¡Son casi iguales!!

6. Esto es lo que pasa cuando compras tu vestido en China... ¡¡Supuestamente los chinos tienen mejores diseños!! Eso dicen…

No queremos decir que en China no sepan hacer o buenos diseños o hasta copias perfectas. Pero para que puedan pasar la aduana, en muchos casos, se ven obligados a hacer cosas tan diferentes que terminan por engañar al consumidor. Desde luego desde la cintura del traje hasta el diseño del escote distan mucho de parecerse en algo al original. Otra vez dejamos claro que no siempre la modelo es lo que importa, ya que puedes pasar de querer ser la joven más atractiva a convertirte en su madre en solo una mala elección.

6. Esto es lo que pasa cuando compras tu vestido en China... ¡¡Supuestamente los chinos tienen mejores diseños!! Eso dicen…

7. Cuando tienes unos rollitos y no los puedes esconder por nada en el mundo...

Otra vez salió algo mal en el diseño, pues el vuelo de la falda, el corte y hasta la caída del vestido en el primer caso no tiene nada que ver con lo que resulta del segundo. Es hasta divertida la presencia de discos brillantes a modo de lunares que se prolongan incluso hasta la propia parte inferior. Queda claro que cualquier parecido entre el original y la burda copia es pura casualidad. Salvo que fuera un traje para una parodia, claro, en cuyo caso es completamente un acierto. Seguimos pensando que no volveremos a pedir nada por internet.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

7. Cuando tienes unos rollitos y no los puedes esconder por nada en el mundo...

8. Este es uno de los mejores vestidos de promoción jamás vistos... ¡¡Estamos hablando de verdad!!

Posiblemente la chica de la derecha pensaría que tiene un físico suficientemente atractivo como para lucir el vestido que la modelo llevaba con todo el glamour. De hecho apostamos a que le quedaría igual de bien. Por desgracia no recibió lo mismo que encargó, ya que parece como si el costurero encargado de diseñar la parte de arriba hubiese utilizado una tela barata con un acabado estándar en forma de círculo. Ahorramos presupuesto y nos cargamos el nombre, el diseño y hasta la ilusión de la pobre clienta.

8. Este es uno de los mejores vestidos de promoción jamás vistos... ¡¡Estamos hablando de verdad!!

9. A esta chica le queda muy hermoso su nuevo vestido... ¿Crees que perdió su dinero?

Si ves el vestido sin conocer la referencia, puede que te resultara curioso el hecho de que tenga un escote nulo. Pero cuando ves que en realidad el diseñador original sí que colocó uno una zona con hombros desnudos te podrías detener a pensar que sí que había un error de diseño. Luego ya entraríamos en detalles menores como que los adornos no tienen nada que ver, con zonas al aire libre que aparecen cubiertos de tela. Por lo menos podrías pensar que el tuyo es único. En algunos casos puede terminar por destruir un momento tan importante como el de la graduación.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

9. A esta chica le queda muy hermoso su nuevo vestido... ¿Crees que perdió su dinero?

10. Después que se midió el vestido, cambió su opinión y dijo: "¡¡No iré bajo ningún motivo a la fiesta de graduación!!"

Algunas veces nos olvidamos que cuando un traje de este tipo va a ser utilizado por una modelo, siempre le están realizando unos retoques para que se ajuste a su natural cuerpo y a sus propias curvas. Por ello cuando nos vienen a casa no podemos imaginar que se nos va a quedar exactamente igual que en la fotografía. Si bien es cierto que la chica de la fotografía no tiene mal cuerpo, no cabe duda de que habría tenido que reservar un tiempo para poder ajustárselo un poco.

10. Después que se midió el vestido, cambió su opinión y dijo: "¡¡No iré bajo ningún motivo a la fiesta de graduación!!"

11. Compramos un vestido, no un milagro

Este ejemplo es otro más que se suma a la lista de que cuando compramos un traje debemos pensar en nuestro cuerpo, nuestras proporciones y no tanto en cómo de bien le queda a la modelo. Sobre todo porque, aunque es cierto que el original no lleva mangas, el color no es el mismo, los brillos no son iguales, el corte de la pierna es mucho más bajo, las transparencias son casi inexistentes… Vale, aceptamos que el traje no es el mismo en realidad. Aunque hay que decir que el original tampoco era ninguna maravilla. Los últimos dos destrozos son de los más divertidos.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

11. Compramos un vestido, no un milagro

12. Desgraciadamente la compradora de este vestuario terminó llorando cuando se lo probó…

Ni el color, ni los dibujos, ni nada de este par de fotografías nos harían pensar que guardaran alguna relación entre ellos. Debería ser punible tratar de ofrecer este tipo de trajes y, además, pretender cobrar por ello. Aunque hay que destacar que la mujer no supo ni como vestirlo si quiera, por lo que no sabemos si era un problema de cincuenta a cincuenta por cierto. Nos quedaremos con la intriga de si al final terminó por lucirlo a modo de parodia o decidió hacerse con otro.

12. Desgraciadamente la compradora de este vestuario terminó llorando cuando se lo probó…

13. A veces es bueno improvisar un poco y fingir el estado de ánimo para la foto de Instagram…

Para terminar hemos dejado este último traje que, por lo menos, venía con una sonrisa de la clienta. En el fondo sabía que le iba a servir para hacerse famosa, pues con un horror de vestido como ese no podría haber sido para menos. No le acompaña ni el físico, ni el diseño, ni ese horrible brasier, pero desde luego gracias a su actitud ha quedado como un completo momento de diversión. Tan solo esperamos que pueda devolverlo y recuperar el dinero que tristemente invirtió. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter

13. A veces es bueno improvisar un poco y fingir el estado de ánimo para la foto de Instagram…
4
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los mejores outfits de Zara México en los que invertir estas rebajas...
Síguenos